-->

Escribe y presiona enter

De dónde viene la moda de partir las frases con verbos en infinitivo

On
De dónde viene la moda de partir las frases con verbos en infinitivo

"Esta forma extraña o nueva de hablar está arrasando, cada vez la gente la usa más. Encanta, es contagiosa", dice la lingüista Soledad Chávez, académica de número de la Academia Chilena de la Lengua, a quien con frecuencia le toca escuchar a estudiantes, conferencistas e incluso colegas profesores que prefieren comenzar sus discursos públicos con un verbo en infinitivo.

Cuenta Chávez que esto partió hace unos 20 años cuando los periodistas de deportes comenzaron a probar formas de economizar el lenguaje. De hecho, dice, no es algo que ocurre solo en Chile, sino que forma parte del mundo hispanohablante.

-Bueno, preguntarle sobre esta nueva forma de hablar.
-¡Ja! Clarísimo ejemplo de una frase que comienza con un verbo en infinitivo. En lingüística lo llamamos simplificación del lenguaje. Los hablantes tendemos a ahorrarnos elementos, palabras y sonidos. Es normal. Se dice que el español de América es mucho más económico que el de España porque, entre otras cosas, no se pronuncia la zeta. En el de Chile no se suelen pronunciar las eses finales.

Chávez, quien también es profesora del Departamento de Lingüística de la Universidad de Chile, menciona que al articular una frase que comienza con un verbo en infinitivo se suprime un aspecto que tiene que ver con el deseo y la voluntad.

Por ejemplo, cuando alguien dice "invitarlos a..."—asegura Chávez- se inhibe el deseo o la motivación del hablante, ya que la frase debiese ser "quiero invitarlos a..." o "tengo que invitarlos a...".

-¿Se pierden matices al hablar así, profesora Chávez?
-Sí, se pierde ese aspecto volitivo, desiderativo, todo lo que tiene que ver con el deseo. Se pierden el sujeto y una serie de matices, entre ellos, a quién va dirigido ese discurso. El infinitivo no tiene ningún problema, el problema ocurre cuando se pierde todo el carácter volitivo, se inhiben las formas verbales y se pierde a la persona que está hablando, desaparece.

Por qué se usa

En su cuenta de Twitter @AntoRivas, la abogada y doctora en Antropología Antonia Rivas escribió: "La batalla contra el uso sostenido del infinitivo está perdida, ya no hay nada más que pueda hacer. Se propaga como una plaga siútica y contagiosa".

Tuiteó porque hace unos dos años empezó notar cómo en cada conferencia a la que iba más de algún expositor comenzaba su ponencia con algún verbo en infinitivo.

"He visto que se usa más cuando las personas tienen que dirigirse a otros en público. Creo que Io utilizan para darle formalidad a lo que están diciendo. Me he dado cuenta de que en vez de decir: Quiero agradecerles el apoyo , dicen: Agradecer el apoyo . Se usa en contextos que en general la gente los siente más solemnes. La gente lo siente más elegante, tal vez", describe.

Héctor Velis-Mesa, periodista y autor de más de 40 libros sobre el uso del lenguaje, menciona que es común ver a los estudiantes universitarios utilizar verbos en infinitivo para iniciar oraciones cuando tienen que disertar o enfrentarse al profesor.

"A simple vista es una reducción defectuosa del lenguaje. Lo que pienso es que les cuesta conectar frases con otras", dice.

La lingüista Soledad Chávez agrega que ha visto hablar de aquel modo a personas en reuniones, en asambleas, entre colegas de la universidad, entre estudiantes y, sobre todo, en entrevistas que se realizan en los noticiarios.

-¿Por qué surgió esta moda?
-Se piensa que al hablar así la persona le otorga a lo que está diciendo un matiz más formal, serio y objetivo. Pero lo que hay es una absoluta simplificación, una reducción del enunciado. De todos modos la simplificación forma parte del lenguaje. Son procesos que hacen más rápida la comunicación. A mí no me gusta, pero es mi opinión, tal como a quien le puede gustar el vino más que la cerveza.

-¿En qué otras situaciones se utiliza esta forma de hablar?
-Mira, a veces el verbo incluye el pronominal, por ejemplo, contarles, decirles o manifestarles. Eso de alguna manera muestra que se utiliza en situaciones grupales orales (más de dos personas) y que tiene una cuestión muy vocativa, que está destinada a un público amplio.

-A todo esto, ¿puede mencionarme una forma correcta de usar un infinitivo?
-No hablo de correcto o incorrecto. Cuando el infinitivo se sustantiva está bien usado. Por ejemplo, cuando uno dice: el cantar, el creer o el reír. En oraciones subordinadas se usa mucho. También en perífrasis verbales.

Click para comentar