-->

Escribe y presiona enter

Se compró ambulancia dada de baja y la transformó en una motorhome

On
Se compró ambulancia dada de baja y la transformó en una motorhome

En 201 5, el periodista español Pablo González (26) creó el blog pegameunviaje.com para compartir sus experiencias viajando por diferentes partes del mundo. En 2019 decidió darse el salto y comenzar una travesía por todo el globo, empezando por Sudamérica.

Alcanzó a pasar por Brasil, Uruguay, Argentina, Bolivia, Perú, Chile y Colombia. En nuestro país estuvo en octubre de 2019. "Llegué a Santiago justo para las protestas, luego fui a Valparaíso y estuve también en Chiloé. Esa isla es mágica, la gente conserva sus tradiciones y mantienen viva la mitología, te la cuentan siempre como si algo de verdad hubiera en esas historias", recuerda desde Alicante, España.

Por la pandemia, en marzo de 2020 tuvo que detener su viaje y volver a su país. "Justo antes de irme había visto una ambulancia a la venta, un Peugeot Boxer del año 2006, con apenas 57.000 km recorridos y a un excelente precio", relata. En España, uno de estos vehículos cuesta entre 5.000 euros (94.396.684) y 20.000 euros (17.586.736), precisa. Sin revelar la cifra, dice que a él le costó la mitad. "Acá a las ambulancias las dan de baja cuando cumplen IO años de uso, independientemente del kilometraje que tengan. Es común que la gente las compre, sobre todo como furgonetas de carga", explica el viajero.

González retomó su trabajo en el diario "Información" de Alicante, pero "como estaba había confinamiento total, para no quedarme encerrado y aburrido empecé a camperizar la ambulancia, que para eso la había comprado", afirma. Es decir, la transformó en una motorhome.

Con tutoriales

Hace poco más de un mes, el bloguero valenciano contó en Twitter su trabajo y, sorprendentemente, su posteo recibió 190 mil likes, 1.400 comentarios y 12.800 retuiteos, además de otros varios miles en las historias que subió a su Instagram (@pegameunviaje).

González admite que antes de emprender esta tarea no tenía idea de mueblería y que "hice todo siguiendo cientos de tutoriales de Youtube".

Entre las modificaciones que le realizó al vehículo estuvo retirar todo el interior de la ambulancia. "Venía equipada para trasladar enfermos, con camilla, oxígeno y hasta con la sirena", relata.

Luego empezó a montar los muebles. "Dejé el panel de fibra de vidrio de los laterales, pero puse madera en el techo. Hice un salón cama, con una mesa al centro que se sube y se baja, y que en la noche se transforma en una cama de 1,80 metros de largo por 1,40 de ancho. En la parte más próxima de la cabina instalé un grifo y una bomba de agua desde donde puedo conectar una manguera de ducha extensible, que sirve para bañarse fuera de la camper. Está equipada con un bidón de agua de 35 litros que dura tres días y adentro también instalé un baño portátil químico cerrado, para la privacidad", detalla.

Para resolver los temas eléctricos, un amigo con conocimientos básicos del tema lo ayudó a montar paneles solares que le permiten tener energía para usar su televisor y su computador, desde donde teletrabaja. Para conectarse a internet usa el plan de datos de su celular e incluso puede ver Netflix.

Las modificaciones le significaron gastar 4.000 euros ($3.521.332). "Todo me costó mucho, porque al principio no sabía ni poner una bisagra, pero después de un tiempo ya vas puliendo la técnica y se hace menos difícil", relata.

Las chilenas Nadia Puga y Setfany Matamala, ambas arquitectas de la empresa Cota 2.675, hicieron un trabajo parecido: compraron una micro y actualmente están trabajando en transformarla en una motorhome. Sobre la labor de Pablo González, Puga opina que "se nota que él usó técnicas simples, no hay tanto trabajo en la madera. Le quedó sencillo, bonito y muy funcional".

Puga, quien vivió en Europa, comenta que es común que los españoles compren furgonetas y las modifiquen como casas rodantes. "Ellos tienen una cultura de motorhome y allá los campings están habilitados para este tipo de vehículos", declara.

Click para comentar