-->

Escribe y presiona enter

Hay tres plantas que reemplazan al pasto y también se pueden pisar

On
Hay tres plantas que reemplazan  al pasto y también se pueden pisar

Con el cambio climático, ahorrar agua en el jardín se volverá clave, Io que en algunas zonas significa derechamente cambiar el pasto por una alternativa de menor consumo hídrico. El tema ya es considerado por las empresas dedicadas a los jardines y la ornamentación, ofreciendo plantas que funcionan donde llueve muy poco.

Una de ellas es Cubresuelos Chile, que comercializa la alternativa de reemplazar el pasto por variedades como el Tiqui-tiqui, Cotula o la Dymondia.

"Contamos con muchos tipos de cubresuelos, cuya características es que permiten colocar entre 10 y 15 plantas por m2, las que al juntarse arman una cobertura vegetal o cuadrícula, que se ocupa en jardines residenciales de todos los tamaños. Las tres se venden por unidades, desde los 9350", explica María Jesús González, dueña de Cubresuelos Chile.

"Tienen la gracia de que soportan ser pisadas y, en promedio, permiten un ahorro de agua que varía entre un 60% hasta un 80% luego de tres meses aproximadamente", agrega María Jesús.

"Tardan cerca de mes y medio en crecer y, durante el primer mes, se riegan día por medio para que se adapten al suelo. Luego, dos veces a la semana, hasta llegar a un riego a la semana, cuando está toda la superficie cubierta", cuenta.

Según Iván Grez, ingeniero forestal y académico de Facultad de Ciencias Forestales y Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, estas tres especies "tienen una adaptación en sus hojas que les permiten transpirar menos, por lo tanto, gastan menos agua y son bonitas. Además, generan buenos colchones y tienen una floración amplia, por lo tanto, son una alternativa al pasto".

Peumos y lavandas

Para aquellos que tienen un jardín donde es posible colocar árboles y arbustos, existen dos especies que son recomendadas para bajar el requerimiento hídrico de los espacios verdes. "Hay que intentar elegir especies nativas porque su consumo de agua es más bajo. Para aquellos que pueden tener árboles en sus casas, buenas opciones son el Quillay y el Peumo, ambos son nativos de la zona central chilena y siempre tienen hojas. Se adquieren a partir de $9.990, aproximadamente, y son posibles de encontrar desde el 1.40 centímetros de altura. Lo principal es que ya están adaptadas a un clima mediterráneo", dice Fernando González, del vivero Lahuan (en Instagram @vivero_lahuan). En los meses de calor, estos árboles se riegan una vez por semana y en invierno, cada 15 días.

Dentro de los arbustos, están las variedades de salvia que llegan al metro de altura, pero que su principal beneficio es que atraen polinizadores, por Lo tanto, permiten que estos últimos utilicen al jardín como un corredor biológico, explica Fernando. Su precio varias entre los $1.900 y los 93.000, dependiendo de su tamaño.

Las lavandas y los romeros son plantas que soportan mucho sol, necesitan poca agua y atraen a las abejas. No obstante, no aguantan ser pisadas como las opciones que se entregó Cubresuelos Chile. El valor de las primeras varía entre los SI .200 hasta los 97.000 y los segundos desde los SI .200 hasta los 93.000, dice Fernando González.

Césped cuestionado

Según Alejandro Antúnez, agrónomo, perteneciente al Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) y director del posgrado de riego de la Universidad Mayor, en zonas áridas, mantener una hectárea de césped requiere de mucha agua.

"Se estima que se necesita del orden de 8.000 a 10.000 metros cúbicos por hectárea al año. Por Lo tanto, el reemplazo de estas carpetas de césped por otro concepto de jardín que implique plantas que demanden menos agua, podrían ser una buena adaptación de la ciudad al cambio climático", sostiene Antúnez.

El césped es una mezcla de gramínea y leguminosas, ambas han sido seleccionadas porque, al estar en un proceso de continuo de crecimiento, siempre presentan hojas tiernas y verdes, siendo de textura agradable y, a la vez, soportan ser pisadas, explica Antúnez.

Pese al déficit de áreas verdes que tienen algunas comunas, este último no debiera enfrentarse utilizando césped porque la ciudad será incapaz de sustentar una superficie de esas características, dice Antúnez. Por lo tanto, recomienda diseñar jardines xéricos (áridos), con especies nativas de bajo requerimiento hídrico, ya que han evolucionado en ambientes que poseen escasa disponibilidad de agua. Debido a ello, tienden a ser más rústicas y de tejidos menos tiernos que el clásico césped, añade.

Click para comentar