-->

Escribe y presiona enter

Carla Zunino recibió a su hijo con emoción: "No podía parar de llorar"

On
Carla Zunino recibió a su hijo con emoción

Situaciones gestacionales, astrológicas y sentimentales, establecieron que un nuevo ciudadano chileno apareciera el pasado miércoles 21 de abril, bajo el signo zodiacal de Tauro y ciertas lágrimas contextuales. La madre del recién nacido, conocida como Carla Zunino (38) e identificada como rostro noticioso de TVN, precisa que el infante llegó de forma robusta: registrado como León, hijo además del Ingeniero Sebastián Donoso, pesó 3 kilos 400 gramos, midió 48,5 centímetros y, hasta el cierre de esta edición, mantenía un gran apetito lechoso.

"Por suerte llegó súper sano y vigoroso, como un leoncito. Afortunadamente ha estado súper buena la toma de leche, empezó súper bien... me pide 'papa' cada dos horas", contextualiza la periodista Zunino aún desde la clínica santiaguina donde ocurrió todo, develando que el parto se produjo tras una cesárea. "Ni con mi primer hijo (Facundo, de 7 años) ni con León he podido tener un parto normal, así es que he debido optar por ese procedimiento, que claro, te deja algunos días más en observación, aporreada y en recuperación", sigue ella, quien en teoría recibirá el alta médica este sábado.

-Hábleme del parto, por favor.
-Pensé que con la experiencia de un primer parto, iba a ser menos arrollador el momento, en términos de la emoción y el llanto. Pero fue igual de emotivo que lo que experimenté con un primer hijo. Es un momento de muchos sentimientos encontrados, uno siente mucha ansiedad, mucha emoción y también mucho susto, porque te ponen anestesia, te abren la guata... es un cúmulo de sensaciones que provocaron, al igual que mi vez anterior, que llorara mucho. Eran muchas emociones.

-El llanto.
-Cuando ya sentí llorar a León, empezó a disminuir, porque viene esa tranquilidad que te dice que todo está bien. Fue súper emocionante, inolvidable. Pero este es un llanto muy diferente. Es atroz. No logro contenerlo. No podía parar. Es un llanto que me sobrepasa. Me pasó con Facundo también, al nivel de que el médico me preguntó en el momento: "¿Estás bien? ¿Llora porque se siente mal?". Y claro que estaba bien, yo lloro porque es una emoción muy grande, de amor... yo igual me emociono en mi vida, pero no hay nada como esto. Pienso que esto es lo más emocionante que puede movilizarme en la vida. Sí, puedo llorar al ver una película, pero esta imposibilidad de calmarme me pasa sólo en mis partos.

-¿Cuánto duró en recomponerse del llanto del parto, Carla?
-Uno pierde un poco la noción del tiempo, pero deben haber sido 10 minutos de mucha intensidad. Es que igual, cuando uno está en la cesárea, sientes todo lo que te hacen y sientes que en cualquier momento van a sacar a tu hijo. Entonces ahí se me empieza a acelerar el corazón. Esa ansiedad de decir en qué minuto lo escucho llorar. Y después que pasa eso, viene la tranquilidad, la felicidad. Y el llanto se convierte en uno movilizado por el amor. Es un llanto de amor por el hijo.

Click para comentar