-->

Escribe y presiona enter

Pato Strahovsky cuenta por qué empezó a hacer y vender pan amasado

On
Pato Strahovsky cuenta por qué empezó a hacer y vender pan amasado

En el peak de la cuarentena, a Patricio Strahovsky se le ocurrió hacer pan. "Me acordé que me quedó bastante rico una vez que hice y me animé a probar nuevamente. Resulta que también quedó bastante bueno y seguí haciendo. De repente se transformó en una suerte de terapia, de introspección y empecé a vender en el condominio donde vivimos. Así partió todo", relata el actor (@patostrahovsky en Instagram).

Strahovsky, recordado por su programa "TV Condoro" y participaciones en series y teleseries, cuenta que a su hija se le ocurrió crearle al emprendimiento una cuenta en Instagram (@lapanaderiadepapa) y que las ventas subieron aún más. "Tengo una clientela fija que me encarga pedidos y funciono en base a eso. Es un negocio muy casero: el pan lo amaso con mis manos y no pretendo comprarme ninguna máquina que lo reemplace. Lo cocino en el horno de mi cocina de siempre, que es bien sensible. De repente me juega unas malas pasadas. Tengo que estar muy atento. No creas que es fácil. Es un arte hacer pan rico", dice el actor, que esta semana fue a la playa a pasar unos días con su familia, incluida su mamá de 106 años. "Ella está súper bien", comenta.

-¿Tiene una receta buena?
-Tengo la receta con la que aprendí a hacer pan hace unos años y a partir de eso hago pan de molde blanco e integral. Depende de los pedidos de los clientes. Algunos me piden que le eche aceitunas verdes o negras, otros prefieren semillas. Soy abierto a las sugerencias que recibo. La gente sabe lo que quiere y le gusta explorar nuevos sabores. Lo divertido es que ninguno de mis clientes es actor.

-Me imagino que el pan también obedece a necesidades económicas.
-Claro. Tú sabes que los actores no estamos protegidos por ningún lado. Sé que hay otras carreras que también se han visto afectadas, pero en este momento hablo de lo mío. Yo agradezco que me gusta hacer pan, entonces se combina el querer con el deber. Lo paso bien haciéndolo. Siempre me ha gustado cocinar.

-¿Por qué dice que el pan le sirvió como terapia y para hacer introspección?
-Yo no tengo mayores rollos con el encierro. Vivo con Andrea, mi pareja, dos de sus hijos, y gran parte de la cuarentena estuvimos con uno de mis tres hijos. Es una familia bien amorosa, pese a vivir en departamento funcionamos bastante bien. Yo soy una persona más bien espiritual y eso me ha llevado a plantearme nuevos caminos. Me metí a un taller de Fundamentos de la Biología Cultural con Humberto Maturana y Ximena Dávila. Dura seis meses, es a través de Zoom y eso me tiene muy contento y motivado.

-¿Qué le comenta la gente cuando se entera que está haciendo pan?
-Me miran extrañados. Yo no siquiera lo pensé cuando empecé. Nunca tuve prejuicios, me lancé nomás.

-A nivel laboral está presentando la obra "Mentirosos del chat".
-Yo he tenido una larga carrera con trabajos normales y un par de fenómenos, como "TV Condoro" (Chilevisión) y las obras "Sopa de machos", "Machísimo" y "Parejas de trapo". Fue un ciclo que ya pasó. Las cosas tienen un principio y un final. Yo sigo adelante, tratando de levantarme y hacer cosas. "Mentirosos del chat" es un divertimento que armamos con la Marilú Cuevas para pasar los sabores amargos de la pandemia (ver acáhttp://bit.ly/38wpJuF). No tiene una gran dramaturgia, pero ha servido en esta etapa. Yo persigo el buen vivir ahora, porque con todo lo que está pasando no puedes planificar nada.

Click para comentar