-->

Escribe y presiona enter

Francisco Castro habla del intenso pololeo con Lila Monroy

On
Francisco Castro habla del intenso pololeo con Lila Monroy

Francisco Castro (30) es parte de la generación dorada de aquel plantel de Universidad de Chile que, de la mano de Jorge Sampaoli, consiguió un tricampeonato, la Copa Sudamericana y fue semifinalista de la Libertadores en 2012, tras caer con el Boca Juniors de Juan Román Riquelme. "Todavía recuerdo como manejó los partidos Román. También como se movía hasta los camarines cuando jugamos en La Bombonera", dice el ex jugador azul.

Toby pertenece a los registros de Barnechea, equipo al que llegó con la ilusión de conseguir su tercer ascenso consecutivo. "En 2018 subí con Cobresal y en 2019 con Wanderers. Recuerdo que jugamos con Rangers el mismo día del estallido social y nos tuvimos que quedar en Curicó porque estaba quedando la escoba en Talca. El movimiento se veía venir por las evidentes desigualdades. Al final, se suspendió el campeonato y ascendimos con Wanderers", recuerda.

Sin embargo, el ex delantero de Universidad de Chile optó por abandonar el club de Valparaíso antes de que la ANFP decidiera dar por terminado los campeonatos de 2019. Castro, según indicó Wanderers, apeló a motivos de carácter personal para justificar su decisión. "Me acerqué a la dirigencia y les di mis motivos para dejar la institución. Estoy muy agradecido, sobre todo porque entendieron mis razones", cuenta el jugador, que se inició en Cobreloa.

-¿Por qué decidió irse antes que se diera por terminado el contrato?
-Por razones personales. Después tuve la oportunidad de llegar a Barnechea, donde había estado anteriormente. Mi intención era conseguir el tercer ascenso consecutivo, pero realmente este año, teniendo un buen plantel, no se pudo conseguir el título. En ese sentido, creo que para mí fue un fracaso. El tema de la pandemia nos afectó a todos.

-Esas razones personales eran estar más cerca de sus hijos.
-Siempre he sido un padre muy presente. Y claro, estar cerca de ellos fue uno de los motivos, pero me entusiasmó la idea de poder jugar en Barnechea. Además estaba iniciando una nueva relación. Para qué entrar en tantos detalles. Ahora me siento muy feliz estando con mis hijos y con mi polola.

-O sea que el amor lo trajo de vuelta a Santiago.
-(Ríe) Llevo un año y un mes con mi polola Lila Monroy. Ella ha sido un pilar importante durante el tiempo que llevamos juntos. La pandemia me sirvió para muchas cosas, como cuidar más mi cuerpo como deportista que soy, darle valor a las cosas simples y no materiales, y también para complementarnos más con Lila. Además que el encierro sirvió bastante en la convivencia con mis cuatro hijos (Pascal, Valentín, Renata y Bastián). Ellos se llevan súper bien. Aprovechamos de hacer muchas actividades juntos. Ahora para la Navidad fuimos a buscar a los niños y la pasamos súper bien. Además que me da la tranquilidad de poder entrenar. Antes, a veces, no tenía con quién dejar a mis hijos. En ese aspecto Lila ha sido un puntal, porque se llevan bien con mis hijos.

-¿Dónde se conocieron?
-En la casa de unos amigos en común en Arica, pero no pasó nada. Luego, con el tiempo, nos dimos cuenta que vivíamos cerca en Santiago. Yo en Talagante y ella en Isla de Maipo. Después que terminé una relación, la busqué y nos encontramos.

-El que la sigue la consigue.
-Así es. Después que nos reencontramos, empezamos a salir y comenzamos nuestra relación. Nos llevamos súper bien, así que estoy feliz a mis 30 años.

-¿Planes de boda?
-¿Quieres que te invite al matrimonio? (Ríe) Tenemos planes, así que ahí te mando la invitación. Ahora tengo que pensar en lo que vendrá para mí el próximo año, porque finaliza el contrato con Barnechea. Por ahora quiero terminar de la mejor forma en Barnechea y después ver mi futuro. Si tú me preguntas cuál es mi anhelo, sería volver a la U algún día. Por todo lo que conseguí en el club, me gustaría tener otra oportunidad.

-Como tiene experiencia en Primera B, capaz que pueda jugar por la U si es que llegara a descender.
-Ufff. Está complicado el tema. Pero tengo confianza en que no pasen por eso. Pero yo siempre voy a estar dispuesto a defender la camiseta de Universidad de Chile. Hasta ahora recibo el cariño de la hinchada. Jugar por la U es grandioso.

-Usted fue de los pocos de ese plantel que ganó todo con Sampaoli pero que no se fue al extranjero.
-Creo que me faltó creerme más el cuento. Tuve la oportunidad de salir al extranjero (Brasil y Suecia), pero me quedé. Me subieron el sueldo y me quedé. No me arrepiento para nada. Siempre he sido un agradecido por lo que he conseguido. A veces veo a colegas que se han matado por conseguir un título y yo tengo varios. Los campeonatos con la U, con Unión Española y los del ascenso. Por eso soy un agradecido. Y no solamente con la U, sino que de todos los equipos en que he jugado. Recuerdo cuando Darío Franco me dijo que sería prácticamente el sexto extranjero. Me fui a Unión Española, fui campeón y le ganamos una Supercopa a la U en Antofagasta. Después de eso despidieron a Franco.

Click para comentar