-->

Escribe y presiona enter

Cómo sobrevivir a tanto calor usando mascarilla

On
Cómo sobrevivir a tanto calor usando mascarilla

El sudor en la frente al mediodía indica que en los valles centrales del país, al menos, la primavera llegó con cara de verano. Este sábado, según la Dirección Meteorológica de Chile, en Santiago la temperatura máxima fue de 27,7 grados a las 15.09 horas; y para el domingo se pronostican 26. El lunes, la temperatura baja a 21, pero el martes vuelve a subir a 26 grados. Todo ese calor, por supuesto se acentúa en la zona de la nariz y la boca por el uso de la mascarilla.

¿Qué mascarilla es más cómoda y más respirable?

Ricardo Valenzuela, urgenciólogo de la Clínica Universidad de los Andes, explica que para que una mascarilla cumpla su rol protector siempre debe tener tres capas. "Hay algunas que son más livianas, como las quirúrgicas, que son esas que parecen ser de papel, de colores celeste o blanco. El único problema que tienen es que duran menos porque hay que cambiarlas cuando se humedecen. Esas pueden ser las más cómodas en época de mucho calor", recomienda.

José Manuel Manríquez, médico epidemiólogo y académico del Instituto de Salud Pública de la Universidad Austral de Chile, coincide con su colega. "Lo que hay que tener claro es que ese tipo de mascarillas no son reutilizables, se eliminan después de usarlas. Tienen la gracia de que otorgan protección a la persona que la usa, para evitar contagiarse, y para los que rodean a esa persona, en caso de estar contagiado o ser asintomático. Las recomiendo, sobre todo, para la población de mayor riesgo que son los adultos mayores. Son mascarillas mucho más respirables que otras, esa es su ventaja", destaca.

Agrega que las que tienen mayor capacidad de filtración son las N95 0 su símil de origen asiático KN95, que también son cómodas y pueden reutilizarse. Se dejan guardas durante una semana y se pueden volver a ocupar. El problema, dice, es que son más costosas.

¿Cómo reconocer una mascarilla quirúrgica?

Cecilia Vizcaya, infectóloga pediátrica de la Red de Salud UC CHRISTUS, dice que una mascarilla quirúrgica es la típica celeste por fuera y blanca por dentro, con tres capas de tela, que tiene tres dobleces. Aunque puede variar en color.

"Para saber cómo ponértela tienes que mirar los dobleces, deben quedar apuntando hacia abajo en la parte externa. De esa manera puedes distinguir que esté puesta por el lado correcto porque hay algunas que son celeste por los dos lados", enseña.

¿Qué se puede hacer para no sentir tanto calor?

José Manuel Manríquez insiste en que para soportar el calor, respirar mejor y sudar menos, las mascarillas quirúrgicas "son más recomendables, absolutamente" porque son livianas, respirables y entregan una protección eficiente. Lo mismo concluye el urgenciólogo Ricardo Valenzuela. "Esas pueden ser las más cómodas en época de mucho calor, pero la persona tiene que tener la precaución de cambiarla cuando se humedezca", destaca.

¿Cuánto tiempo duran en días de alta temperatura?

"Dura lo que demora en humedecerse. Con el aliento, hasta cuatro horas. Si la persona transpira mucho, puede ser una hora o una hora y media. Las N95 están hechas para durar 24 horas", complementa el urgenciólogo Ricardo Valenzuela.

¿Cómo determinar que está suficientemente húmeda como para cambiarla?

"Después de dos horas la mascarilla empieza a humedecerse y se percibe con la misma piel. También se siente por la respiración: el aire se calienta más cuando está húmedo. Incluso las personas empiezan a sentir que ese aire está más caliente. Esa es la primera indicación de humedad. Pero insisto, hay personas que humedecen su mascarilla en una hora, eso varía", explica Juan Manuel Manríquez.

¿Qué le hace la humedad a la mascarilla?

-"Hace que los poros de la mascarilla se abran y con eso aumenta el espacio para que pase el virus. Además, el mismo líquido de la transpiración o humedad puede influir en que el virus pase de un ambiente externo a uno interno. La humedad actúa como un vehículo. Pero un consejo: si alguien tiene su mascarilla humedecida y no tiene otra para cambiarse, no se la quite", enfatiza el médico epidemiólogo Juan Manuel Manríquez.

¿Qué hacer si sudo mucho?

El urgenciólogo Ricardo Valenzuela recomienda corroborar que no haya nadie cerca y detenerse a secar la cara. "Uno, en general, puede levantarse la mascarilla con cuidado por unos minutos, secarse y volver a ponérsela. Pero lo recomendable es mantener la nariz y la boca cubierta la mayor parte del tiempo".

Cecilia Vizcaya dice que desde el punto de vista más práctico, si alguien está al aire libre, sin gente cerca, puede quitarse la mascarilla en caso de no poder soportar el calor. "Con eso vas a poder respirar mejor, transpirar menos, por lo tanto, vas a mojarla menos".

-¿Influye el color en la temperatura de la cara?

-El color de la mascarilla, afirma la doctora Vizcaya, también influye en sentir más o menos calor. "Mientras más oscuro, más calor atrae. Lo ideal es preferir las mascarillas con tres capas que sean más claras. Además, los colores claros visualizan más la mugre, te das cuenta si es que está sucia", asegura.

Click para comentar