-->

Escribe y presiona enter

Explosión en el puerto de Beirut dejó un cráter de 43 metros de profundidad

On
Explosión en el puerto de Beirut dejó un cráter de 43 metros de profundidad
La fuerte explosión que el martes sacudió al puerto de Beirut, dejando 158 fallecidos, 6.000 heridos y decenas de desaparecidos, dejó también un cráter de 43 metros de profundidad. Así lo reveló una fuente de seguridad libanesa a Afp luego de que expertos franceses en pirotecnia enviados a terreno evaluaran la zona afectada.

La explosión también destruyó barrios enteros, dejó 300.000 personas sin hogar y fue equivalente a un sismo de magnitud 3,3 según el USGS. Ocurrió en el almacén 12 del puerto donde se guardaban desde hace seis años 2.750 toneladas de nitrato de amonio "sin medidas de prevención", reveló el primer ministro Hassan Diab.

Cristián Sánchez, académico de Ingeniería Civil en Minas de la Universidad Central, explica: "Al momento de detonarse, cualquier tipo de explosivo va a liberar una gran cantidad de energía y esta se va a transformar en una onda de compresión. Además de la onda de choque, también se genera cercana a la explosión una gran cantidad de gases a muy alta temperatura. Esta reacción es muy pequeña, porque la teoría dice que mientras más corta sea la reacción química la liberación de energía va a ser más grande. Sucede en el orden de 2 a 3 milisegundos más o menos, generando además una gran presión, sobre 20 kilobares o dos gigapascales".

Agrega que normalmente en minería lo que se necesita para generar una detonación es una cara libre que permita proyectar todo el material. "El explosivo estaba confinado, pero estaba sobre la superficie. Cuando se libera una cantidad de energía esta va a tender a expandirse por las zonas donde no se le genere resistencia. El galpón tenía muchas caras libres a los lados y además hacia arriba. La única cara no libre era el piso. La mayor cantidad de energía liberada fue a través de las caras libres, pero como estaba en contacto con el piso este tenía que sufrir daños, porque la liberación de energía también estaba tocándolo. El suelo para este explosivo es fácilmente deformable. Cuando uno detona un explosivo en roca más dura uno tiende a fragmentar la roca para que después no cueste tanto molerla al procesarla, pero acá estamos hablando de suelo, no roca. Es prácticamente gravilla, un material bastante blando que se pulveriza". Además, la cantidad de nitrato de amonio era mucha: "Era una concentración muy alta de explosivos en la zona. Sobrepasa cualquier tipo de límite de explosivos en minería, donde se usan alrededor de 700 kilos por pozo".

Francia convocó a una videoconferencia junto a la ONU en la que participaron representantes de 36 países que comprometieron 252,7 millones de euros, manifestaron que la ayuda financiera será"entregada directamente a la población libanesa" y ofrecieron apoyo para una investigación "imparcial, creíble e independiente", dice "Al Jazeera".

El Líbano, por su parte, registró el segundo día de manifestaciones y la primera dimisión en el gobierno con la renuncia de la ministra de Información. Manal Abdel Samad expresó: "Pido disculpas a los libaneses, no hemos sabido responder a sus expectativas". Horas después la siguió el titular de Medio Ambiente, Damianos Kattar, quien dijo estar "triste hasta la muerte" por lo ocurrido.

Click para comentar