Escribe y presiona enter

Ventiladores mecánicos hechos en Chile ya se prueban en pacientes

On
Ventiladores mecánicos hechos en Chile  ya se prueban  en pacientes
Hace ocho días llegó a la UCI del Hospital Clínico de la Universidad de Chile el primero de los cinco prototipos de ventiladores mecánicos hechos en Chile que fueron seleccionados por la iniciativa "Un Respiro para Chile", liderada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Sofofa Hub y el Ministerio de Economía.

Las pruebas clínicas son el inicio de la fase final para determinar si estos dispositivos son seguros y pueden comenzar a fabricarse en masa para ayudar a contener la crisis sanitaria debido a la pandemia de Covid-19.

El prototipo llamado Dispositivo de Asistencia Ventilatoria Mecánica, que fue desarrollado por Asmar y la Universidad de Concepción, superó 450 pruebas técnicas. Eduardo Tobar, médico intensivista del Hospital de la Universidad de Chile, explica que se hicieron ensayos clínicos y pruebas en animales, principalmente en cerdos, previamente.

"El protocolo ahora consiste en pruebas de ocho horas por paciente. Durante ese periodo se reemplaza el ventilador tradicional por el prototipo y se realizan mediciones para ver la estabilidad del funcionamiento de los gases arteriales, tanto el oxígeno como el C02. Se ve que los parámetros que dice entregar sean los correctos", dice el vocero de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva e integrante del Consejo Multidisciplinario para Facilitación de la Crisis Covid.

"Podemos probar máximo un paciente diario, porque debe haber alguien de punto fijo vigilando. Lo hemos probado en cinco personas. Si llega a fallar algo hay que reemplazarlo inmediatamente. El paciente tiene atrás el ventilador tradicional. El cambio dura cinco segundos, no pone en riesgo al paciente", dice Tobar, quien debe emitir un informe este jueves sobre el funcionamiento del prototipo en el hospital.

"Nos parece que es probable que se conviertan en ventiladores mecánicos de emergencia, que sirven en la etapa en que el paciente está más grave, en la fase inicial mientras está dormido. Para el despertar se necesita otra modalidad ventilatoria que estos prototipos no tienen. Creo que es bastante probable que estos prototipos puedan instalarse, pero no será antes de 3 a 4 semanas pensando que primero hay que aprobarlo y luego manofacturarlo", dice Tobar.

Idea del MIT

Este proyecto comenzó a mediados de marzo, impulsado por el capitán de fragata Cristian Machuca, jefe del departamento de sistemas de armas de Asmar Talcahuano y Pablo Aqueveque, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción, quienes se basaron en los planos de un modelo de ventilador mecánico que liberó el Massachusetts Institute of Technology(MlT). "Corresponde a un prototipo basado en un ambú o resucitador manual que es accionado mediante un motor de paso programable que permite modificar las variables ventilatorias", explica Machuca.

Cuenta con un concentrador de oxígeno que obtiene su alimentación desde la red. El circuito ventilatorio tiene una válvula inspiratoria y una expiratoria separada por otra válvula expiratoria que permite recoger la expiración y llevarla hasta la válvula de presión positiva al final de la expiración.

"También tiene un sistema de presión de soporte para evitar disincronía durante la ventilación mecánica del paciente. La presión positiva al final de la expiración es lograda mediante una columna de agua", dice Machuca.

Pablo Aqueveque explica que todo ventilador necesita una presión positiva para la expiración (Peep). "Nuestro ventilador puede usar una válvula Peep que en estos días ha estado agotada en el comercio, por lo que podemos reemplazarla con una columna de agua, que sirve para colocar una presión. Es como tratar de empujar con una bombilla debajo del agua. Vas a tener que hacer una fuerza en tus pulmones para hacer que ese aire pueda salir a través del agua. Esto permite mantener los pulmones no cerrados completamente porque pueden colapsar. Los mantiene con una presión positiva interna y los protege", dice.

El prototipo cuenta con una interfaz de monitorización que permite verificar en tiempo real los parámetros y está equipado con alarmas que brindan seguridad a la ventilación del paciente.

El contraalmirante Luis Kohler, director de Asmar, comenta que el equipo en la planta de Asmar Talcahuano está formado por 30 personas que desarrollan el carro de transporte, el módulo de ventilación, el panel y módulo de control electrónico, y la programación del sistema de software. "Nuestra capacidad de construcción, sería en esa etapa, de hasta unos 25 equipos semanales, una vez que contemos con las partes y piezas necesarias".

Click para comentar