-->

Escribe y presiona enter

▷ José Maza - Bajo el manto de Urania [LIBRO]

On
José Maza - Bajo el manto de Urania LIBRO
José Maza lleva la cuenta de su cuarentena. Han pasado 97 días desde que dejó el Observatorio Astronómico Nacional para confinarse en su casa, ubicada a unos siete minutos en auto del lugar en el que meses atrás pasaba las tardes. "No me he movido. A lo más he salido a la vereda a abrir el portón. De estos 97 días que llevo encerrado, unos 80 los dediqué a darle los últimos retoques a mi libro. Lo tenía escrito, pero había que darle una repasada", cuenta el astrofísico y académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, quien acaba de lanzar el libro "Bajo el manto de Urania".

-¿Cómo fue el lanzamiento en cuarentena, profesor Maza?
-Hice un lanzamiento virtual el sábado pasado a las cuatro de la tarde. Mi amiga Andrea Arístegui me ayudó. También estuvo un youtuber español que es doctor en física de partículas, Javier Santaolalla se llama. Los dos me preguntaban cosas. Estuvimos como una hora y media conversando. Transmitimos por Instagram, Facebook. Todas las plataformas virtuales. Ya estoy convertido en un experto en videoconferencias.

-Su libro tiene el nombre de una diosa griega, Urania.
-Urania es la musa de la Astronomía. Las musas son nueve, son las hijas de Zeus y patrocinan actividades más espirituales del hombre como la música, la danza o la poesía. Urania apoya a los hombres en entender y estudiar el cielo. El libro se iba a llamar la gran revolución científica, pero es un titulo muy usado.

-¿Quiénes están bajo el manto de Urania, profesor?
-En este libro hablo de Nicolás Copérnico, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Galileo Galilei e Isaac Newton. Son cinco personajes que impactaron en el área de la física y la astronomía. Newton tomó todo el conocimiento anterior, lo ordenó y le dio sentido. Estableció las leyes de la mecánica. Ese periodo que existe entre Copérnico y Newton se llama la gran revolución científica.

-Newton es un hito en la física.
-Exacto. De Newton para delante la ciencia comienza a tener estructura, un lenguaje, una manera de acercarse a los fenómenos. Antes de Copérnico hay atisbos, chispazos de ciencia. La ciencia del pasado la había hecho Aristóteles. Transcurrieron 1.900 años en que los seres humanos, por distintas razones, se dedicaron a ponerse cascos y armaduras. No pensaron, ni discutieron, ni filosofaron.

-La famosa Edad Media.-
-Imagínate que la filosofía quedó parda desde Aristóteles a Copérnico. Con Copérnico empezamos a ver la luz y esa tiniebla de la Edad Media se disipa totalmente con Newton. El libro trata de eso, de los cinco delanteros de la ciencia.

-¿Delanteros?
-Ellos hicieron un partido de fútbol de los antiguos. Fueron un equipo del mundial del 62 en Chile, en que se atacaba con cinco delanteros. La pelota la tomó bien atrás Copérnico, le hizo un pase a Tycho Brahe por la punta, Tycho cambió de lado y se la pasó a Kepler, Kepler se la entrega a Galileo, Galileo a Newton y Newton hizo el gol que estableció la ciencia moderna.

-En el libro usted reflexiona sobre el hombre, el único animal que ha sido capaz de levantar la vista y mirar el cielo. ¿Cómo observa a la humanidad en la pandemia?
- En Chile estamos pagando el no haber sido realmente exigentes en educar a la gente. En educarlos para que todos sean ciudadanos de primera categoría. Si una persona no sabe leer significa que no es capaz de entender, con eso no me refiero a saber leer una frase, sino a entender lo que leo. Yo aprendí a leer con novelas de Corín Tellado.

-¿Usted cree que los chilenos no entendemos la pandemia?
-En muchos aspectos. Mira, a Churchill le preguntaron sobre Sudamérica. Él respondió que mientras Europa lee periódicos, en Sudamérica lo usan para limpiarse. Las palabras de Churchill a mi me resuenan. Esa diferencia te marca en lo que puede responder un país en una pandemia. El subdesarrollo está en la cabeza de todos nosotros. Vi en la tele que llegaron al cementerio y les dijeron que estaba cerrado. Pero si tú estás a cargo de un cementerio y te das cuenta de que aumentó el número de fallecidos, cómo no se le ocurre extender el horario. Otra cosa es que las inscripciones de defunción se hacen de lunes a viernes. En eso se nota el subdesarrollo, se espera que venga una orden de arriba, que se promulgue una ley. ¿De qué sirve tener un desarrollo por ingreso per cápita si tu mente es subdesarrollada?

Click para comentar