Escribe y presiona enter

On
Senador Girardi cuenta que hace mil abdominales diarios para tener buena salud en cuarentena
Antes de la pandemia, la rutina del senador PPD Guido Girardi comenzaba a las 6:30 de la mañana ya en el gimnasio y con una botellita de alcohol gel. Dos cosas vitales para un hombre de 59 años al que le falta un riñón y el bazo (órgano que combate las infecciones que adquiere el organismo). Ahora que dichos recintos están cerrados y las sesiones del Congreso, en su mayoría son telemáticas, el parlamentario realiza su rutina de ejercicios, que sigue desde el año 1999, en su casa. Más de una hora diaria dedica a realizar mil abdominales y unos minutos de rutina cardio sobre una elíptica.

"El ejercicio para mí es como lavarse los dientes. Aunque me acueste a las tres de la mañana lo hago todos los días, porque se trata de salud", dice el senador de 85 kilos de peso, hipertenso, que tras un accidente sufrido en 1997, cuando el auto que manejaba chocó de frente con un camión tolva, tuvieron que realizarle una operación para retirarle el bazo. También le retiraron un riñón que, según dice el senador, colapsó con el impacto.

"Luego del accidente me dijeron que nunca más podría hacer deporte, porque quedé con una lesión en la columna, pero a los dos años comencé a hacer ejercicio y me he rehabilitado gracias a esa hora y media de ejercicio que hago todos los días", cuenta el senador Girardi y, sobre su rutina precisa:

"Hago normalmente mil abdominales en un día que los combino con dorsales (una especie de contra abdominal que se realiza boca abajo levantando pies y pecho al mismo tiempo)", detalla Girardi.

"Si tú tienes buena musculatura en el tronco es como si tuvieras pilares de apoyo que ayudan a sobrellevar mejor la lesión que uno pueda tener en la columna, por eso le doy tanta importancia a los abdominales. Si dejo de hacer esos ejercicio al rato ya empiezan los dolores", cuenta.

Además de las placas metálicas que le insertaron en sus cuatro extremidades, a raíz del accidente antes mencionado, los médicos le taparon un orificio en su estómago, producto de la pérdida de tejido de ese órgano, con una malla abdominal (de 25 por 20 centímetros aproximadamente) que con los años se ha ido recubriendo con musculatura.

-¿Explíqueme cómo es la secuencia en la que hace mil abdominales diarios?
- Me demoro aproximadamente 40 minutos. Voy cambiando tipos de abdominales, primero hago los cortos que se llaman crunch, luego continúo con abdominales largos y laterales. También agrego planchas (se realiza boca abajo y consiste en mantener el cuerpo separado del piso por algunos segundos)

-¿Queda adolorido con esa cantidad de abdominales o ya no siente las molestias?
-No me duele, porque estoy acostumbrado. Hay días que probablemente hago 500 y no los 1.000, pero con la costumbre de tantos años se van las molestias.

-De qué se tratan las lesiones que tiene en la columna?
-Es una espondilólisis (fractura en una vértebra) y espondilolistesis traumática que genera desplazamiento de una vértebra en columna lumbar y la otra es una hernia cervical traumática.

Marcelo Rosemblat, preparador físico, jefe del Área de preparación y Optimización del Rendimiento de la Universidad de Chile, comenta que "la forma de evitar el dolor de espalda por una lesión es justamente tonificando toda la pared abdominal. Me parece que el volumen que está haciendo puede ser mucho, pero si hay una costumbre de tantos años es muy probable que le acomode esa cantidad", dice el especialista sobre el trabajo físico de Girardi.

-¿Con esos mil ejercicios diarios a estas alturas debería tener Six pack de futbolista?
-Hay que diferenciar una cosa. El tejido graso no se elimina con los abdominales. Es el trabajo aeróbico el que quema la grasa. Claro, no vas a tener panza de cervecero, porque, en este caso, se está haciendo un buen volumen de ejercicio, pero no necesariamente tiene que haber calugas. Esa es una gran confusión. Para que baje la grasa se debe quemar el tejido adiposo a partir de trabajo aeróbico en todas sus variantes (por ejemplo, trotar)

Ejercicio e inmunidad

La inmunóloga de la clínica Biobío Tamara Pérez, aporta un dato tan simple como relevante para tener en cuenta: "El ejercicio es un potenciador de la inmunidad". ¿Por qué? La especialista detalla que "la actividad física mejora la actividad de células inmunitarias, porque se eleva la temperatura corporal moderadamente y esa alza contribuye a eliminación de microorganismos y disminuye la secreción de hormonas negativas".

Click para comentar