-->

Escribe y presiona enter

▷ Enrique Paris: el médico que asumió como ministro de Salud

On
Enrique Paris Mancilla
Su nombre sonaba desde hace semanas como uno de los posibles sucesores de Jaime Mañalich, en un eventual cambio en el ministerio de Salud. Finalmente, este sábado el doctor Enrique Paris Mancilla pasó a liderar el ministerio clave en el combate contra la pandemia del coronavirus. ¿Quién es el nuevo jefe de la salud pública y por qué lo eligió el Presidente Sebastián Piñera?

1. Pasta de comunicador. Durante años, el doctor Paris ha sido un visitante asiduo de programas de televisión como un conocedor de enfermedades infantiles o de políticas públicas respecto a situaciones de salud contigente. Esa capacidad, la de informar y ser creíble en el mensaje, es una de las fortalezas más importantes en la que se fijó Piñera al escoger al nuevo ministro de Salud. Algo que debía reforzarse con urgencia. Y Paris lo hizo patente ya en su primera declaración pública: "Quiero llamar al diálogo y a la colaboración, a trabajar en conjunto", pidió Paris. , y agregó que el llamado lo hacía a todas las sociedades científicas, centros de estudio, gremios como los colegios médico, de enfermeras, matronas, kinesiólogos, sociedades científicas. "Se abre una nueva etapa". Y hasta se emocionó al recordar sus inicios como médico general de zona, en Chiloé.

2. Muñeca con el Colegio Médico. El doctor Paris fue dos veces presidente del Colegio Médico (entre 2011 y 2017). Eso le da un conocimiento invaluable en la relación con un gremio, liderado por Iskia Siches, que ha sido especialmente crítico con el manejo de la pandemia. El diputado Juan Luis Castro, también ex presidente del Colegio Médico, lo conoce bien y dijo en CNN que Paris "tiene una doble misión que es muy desafiante: recibir un paciente grave, que está entrando a la UCI, como es el país y la Región Metropolitana, y recuperar la credibilidad del ministerio de Salud, y cambiar la estrategia, porque no se lograba combatir el virus con más ventiladores, que fue la estrategia de Mañalich. Aquí hay un sentido de urgencia".

3. Carrete. El mandatario, al darle la bienvenida, expresó: "Su primera misión será liderar la lucha contra el coronavirus para poder proteger la salud y la vida de nuestros compatriotas, pero también el doctor Paris tiene la labor y la misión de liderar la profunda reforma a la salud, tanto pública como privada, en la cual estamos empeñados". No hay que olvidar que Paris ya ha estado en mesas de crisis, como cuando llegó el virus de la influenza HINI al país. Su experiencia se va basa en su trabajo clínico: se especializó en Cuidados Intensivos Pediátricos en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, además cuenta con especializaciones en Toxicología y Cuidado Intensivo Post Operatorio Cardiaco, ambas en prestigiosas universidades norteamericanas.

4. Un hombre del Presidente. El médico cirujano es cercano al mandatario. Junto con Emilio Santelices, Luis Castillo y María Teresa Valenzuela elaboró el Plan de Salud del Presidente Sebastián Piñera para su programa de gobierno durante su segunda candidatura presidencial, con el eje puesto en la atención en los consultorios, la salud primaria, reducir las listas de espera, rebajar el precio de los medicamentos y fortalecimiento del programa Elige Vivir Sano, entre otros puntos, por lo que conoce de cerca las políticas en salud de la actual administración.

5. Buena relación con la oposición. La ex ministra de Salud, Helia Molina, valoró que "el doctor Enrique Paris cumple con algunos criterios que podrían dar señales de optimismo, es mejor comunicador que Mañalich; ha estado cerca de este gobierno todo el tiempo y conoce con certeza cuáles son los principales aportes y cambios que el gobierno está dispuesto a hacer frente a un cambio de estrategia, transparencia, de proyección, de escuchar y de contactarse de forma más cercana con la gente. Espero que el cambio sea para mejor".

6. Currículo a la altura del problema. El mismo mandatario destacó su trayectoria, durante la ceremonia de cambio de ministerio: "Fue, hasta el día de hoy, decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Mayor, ha sido dos veces presidente del Colegio Médico de Chile, es profesor de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, también fue jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos en Hospital Sotero del Río, fue médico general de zona en la Isla de Chiloé, fue fundador del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica, es médico cirujano de la Universidad Católica y tiene especializaciones y título de posgrados en importantes y distinguidas universidades de los Estados Unidos, como Georgetown y Michigan". La vocera de gobierno, Karla Rubilar, completó el perfil: "Conoce perfectamente la realidad de los servicios públicos y privados, la realidad gremial, una muy buena relación con los científicos y sin duda alguna, una maravillosa y gran capacidad humana".

La hora de convocar y escuchar

El desafío que Enrique Paris tiene por delante es tremendo. Y, por lo mismo, es importante que admita desde un comienzo que no podrá resolver la crisis unilateralmente, sino que tendrá que hacerlo en conjunto con distintos sectores que hasta ahora han sido excluidos de la toma de decisiones. Su éxito necesariamente pasará por su propia capacidad de convocar y escuchar a todos quienes quieran y puedan contribuir.

Afortunadamente, hay razones para pensar que el nuevo ministro está dispuesto a hacerlo. Para empezar, su independencia lo posiciona en un excelente lugar para articular acuerdos transversales. Su historial de colaboración con políticos de todos los sectores, incluida Michelle Bachelet cuando ella fue titular de la cartera, reafirma que para él la salud es más importante que la política. Pero también porque conoce los distintos sectores y sus capacidades.

Como ex presidente del Colegio Médico, y antecesor de la actual presidente lzkia Siches, sabe cómo los gremios médicos pueden aportar a la causa. Y como ex decano de una facultad de Ciencias, conoce bien las contribuciones que se pueden hacer desde la academia, de organismos no gubernamentales e incluso desde la sociedad civil.

En sus primeros días el ministro Paris deberá reafirmar su historial de transversalidad y apertura para convocar y escuchar a todos quienes quieran y puedan ser parte de la solución. Esta señal será clave no solo para combatir de mejor forma la pandemia, sino que para reconstituir confianzas que se han quebrado. Esto último es especialmente importante, considerando que queda un largo camino por delante.

Click para comentar