-->

Escribe y presiona enter

Terapeutas cuentan los problemas de amor que más se repiten en la cuarentena

On
Terapeutas cuentan los problemas de amor que más se repiten en la cuarentena
La plataforma PsyAlive.com, un sitio web que ofrece terapias sicológicas online a más de 30 mil usuarios en todo el mundo, acaba de liberar los resultados de un estudio sobre las consultas más demandas en medio de la cuarentena. Según la investigación, los conflictos amorosos han sido uno de los tópicos más tocados en las teleterapias recientes.

La sicóloga Marcela Jiménez atiende a sus pacientes a través de la plataforma y coincide con los resultados: "He visto varios quiebres en este tiempo y varios que se están gestando. Diría que el doble que antes. A las personas les está costando comunicarse con el otro y actúan desde la impulsividad. Cuando les molesta algo, acumulan rabia y estrés".

"Este tiempo es una prueba enorme para las parejas", opina la siquiatra Ximena Fuentes, terapeuta de parejas de la Red de Salud UC Christus. "Pienso que este espacio servirá para conocerse y amar con los ojos abiertos: saber francamente cómo es el otro. Se pueden descubrir cosas que me desagradan del otro y aprender a aceptarlas o no", agrega.

Ambas terapeutas relatan los principales conflictos amorosos que han visto en el último tiempo.

"Me ha tocado ver parejas con hijos que ahora tienen desafíos respecto a la crianza. Algo típico que pasa es que un papá desautoriza al otro frente a los niños. Eso hay que conversarlo antes y mucha gente no le da importancia. Es clave definir las cosas y decir, por ejemplo, que jamás nos vamos a desautorizar frente a los niños", dice la sicóloga Jiménez.

"Una discusión recurrente ha sido el tema de la proximidad. Las personas necesitamos estar solos, dedicados a nuestras cosas y nuestros pensamientos. Cuando no se ha resuelto este tema, cuánta distancia quiere uno y cuánta quiere el otro, eso se puede convertir en un conflicto. La necesidad de distancia se puede sentir con una exigencia o demanda", agrega la siquiatra Fuentes.

"Otra cosa que me ha tocado ver son los dramas en las parejas a distancia", dice la sicóloga Jiménez. "Un gran problema que he visto es este: el que está en la casa quiere mantener las medidas de precaución y el que está saliendo por trabajo quiere pasarlo a ver a la casa. Este es un problema a la hora de ponerse de acuerdo", puntualiza.

"Y se empiezan a cuestionar los valores", agrega Jiménez. "Uno le empieza a decir al otro: pero cómo no te importa que nos cuidemos, mira lo que está pasando, eres un irresponsable. Y el otro responde: no es eso, solo te quiero ver; ¿acaso no me quieres? Ahí aparecen creencias muy distintas y que entran en juego ahora. Lo peor es que a distancia no se puede conversar bien y se producen muchos malos entendidos".

La siquiatra Fuentes aporta una explicación: "Es probable que las comunicaciones virtuales no tengan la sensibilidad y la riqueza que tiene la comunicación cara a cara, el contacto visual, cercanía. Los mensajes escritos, por ejemplo, no tienen la flexibilidad para expresar bien una idea. Siento que escuchar la voz ayuda a transmitir y expresar las emociones".

"Otra cosa que me ha tocado ver con las parejas a distancia es el tema de la sexualidad", dice la sicóloga Jiménez. "Como se interrumpe y se hace mucho menos frecuente, hay parejas que lo resienten más que otras. También me ha tocado ver muchos celos. Si hay uno que está saliendo y el otro no y, por ende, tiene menos cosas que contar, surgen las inseguridades".

Fuentes recomienda a las parejas que comparten el mismo techo separar el trabajo del hogar. Ojalá trabajar en espacios separados y establecer rutinas bien definidas. Por nada del mundo, agrega, hay que trabajar en el dormitorio. El consejo para las parejas a distancia es aprovechar este tiempo para conocerse más y conversar de otros temas.

La sicóloga Jiménez aconseja definir espacios individuales de esparcimiento y de pareja. También recomienda desempolvar los recuerdos y utilizar el tiempo muerto en ver fotos y videos de antaño. Los buenos momentos del pasado, agrega, atraen puras emociones positivas.

Click para comentar