Escribe y presiona enter

Con sabueso buscan a desaparecido en aluvión de Chaitén

On
Con sabueso buscan a desaparecido en aluvión de Chaitén
Las luces del amanecer marcaron el reinicio de las labores de búsqueda de Héctor Muller, el administrador del hotel Termas Amarillas, en la zona de Chaitén, Región de Los Lagos, que desapareció el pasado sábado, luego que un aluvión arrasara completamente con el edificio. Mojada, golpeada y completamente incomunicada, de no ser por un helicóptero de la Fach que casualmente sobrevolaba el lugar, la única sobreviviente podría haber esperado ayuda por días.

Según detalló el teniente coronel Oscar Muñoz, comandante a cargo de la búsqueda, "el descubrimiento lo hizo un helicóptero de la Fach, que regresaba del rescate de unos turistas, por lo que los equipos de rescate dieron aviso y se pusieron inmediatamente en marcha hacia la zona oriente del Parque Pumalín, donde funcionaba el complejo termal municipal, destruido".

Del edificio de tres pisos no quedó nada. Pasadas las ocho de la mañana del sábado la masa de agua, tierra, rocas y árboles golpeó la construcción levantada en los noventa por el norteamericano Douglas Tompkins, el mismo del parque Pumalín. Mientras Muller, de 65 años, quedó atrapado dentro de la casa, su esposa Ercilia Urrutia logró subir al techo. Desde ahí fue rescatada poco después por miembros de la Fach. Actualmente se encuentra bajo observación en el Hospital de Chaitén. Su diagnóstico es reservado.

Además de los policías y vecinos del sector, a la búsqueda río abajo se sumó un equipo del Grupo de Operaciones Especiales de Carabineros (GOPE) compuesto por un capitán, cinco especialistas en rescate y un perro entrenado en búsqueda de cuerpos. "La capacidad de búsqueda y rastreo de un sólo can es tan grande, que aumenta considerablemente las posibilidades de dar con la persona que buscamos", explicó el uniformado, quien fue cauto en las expectativas. "Las condiciones climáticas no son las mejores y no está claro si vayan a mejorar", dijo.

La búsqueda se centra río abajo. "Como es un área muy extensa, de varios kilómetros cuadrados, decidimos hacer cuadrículas en el mapa, para que nada quede sin revisar", explicó Muñoz.

En la zona, de otras cien familias que quedaron aisladas, la mayoría ha recuperado la conectividad terrestre, la única forma de llegar a un comercio o centro asistencial.

Click para comentar