Escribe y presiona enter

Carola Correa y su separación: "Nuestros intereses comenzaron a ser distintos"

On
Carola Correa y su separación
Fue una confesión que ella define como "no planeada". Se separó hace dos años y medio, pero recién esta semana Carola Correa (45) reveló su nuevo estado civil: soltera.

Todo ocurrió en el programa "Al desayuno", el Live que realiza Angélica Castro para revista 'Velvet". "Me habló varias veces de mi marido y yo pensaba qué hago, no puedo no decir nada. Lo voy a tener que contar. Y eso hice, lo conté", dice la recordada chef del matinal "Buenos días a todos", de TVN, que actualmente también es instructora para activar la glándula pineal, un método de crecimiento personal.

El matrimonio duró 20 años y pololearon alrededor seis. Tienen cuatro hijos. "Fue mi único pololo, realmente una relación de una vida entera. Tengo recuerdos de ser chica y pensar que me iba a casar con él", asegura la cocinera (@carolacorrea, 90 mil seguidores en Instagram), que se casó con su primo hermano. Aún están tramitando el divorcio.

-¿Por qué se separó?
-Nuestros intereses comenzaron a ser distintos. Yo comencé un trabajo interno profundo, uno muy espiritual. Cuando comienzas a navegar en ese mundo uno descubre cosas que en el día a día no observas por los hijos, la pega, el consumismo o lo que sea. Me di cuenta que tenía la vida perfecta: una casa linda, un marido, hijos maravillosos, pero no estaba feliz. Nos separamos un rato y me gustó mucho esa libertad.

-Suena a que su cambio de vida los separó
-Sí, yo cambié mi alimentación y me dejaron de gustar los asados que antes compartíamos. También dejé de tomar alcohol. Yo traté de traerlo a mi mundo, pero ahora sé que nadie puede cambiar a nadie. Él me quería cambiar a mí y yo a él. Me decía cosas como pucha Carola, antes eras tan divertida. Antes celebrabas tu cumpleaños e invitabas a 50 personas, ahora te vas a meditar a la montaña Después de muchos años nos dimos cuenta que no había un punto de encuentro entre ambos en términos de pareja y decidimos separar los caminos. Es duro separarse. Hay un duelo.

-¿Cómo se lo tomó la familia?
-En general, muchas personas ven una separación como un acto muy terrible porque les han enseñado que uno no se puede separar, algo muy común en la gente adulta. Hay una creencia que uno se casa para toda la vida y que hay que morir con las botas puestas, pero no es así: si yo estoy feliz y contenta, eso recibirán mis hijos. Le tendré un amor incondicional para siempre, pero ya no existe ese amor de pareja. Ese amor cambió. La pareja perfecta no existe, tampoco el príncipe azul o la princesa ideal. Uno aprende de sus parejas, pero no tiene por qué ser hasta que la muerte nos separe.

-¿Afectó que fuesen primos hermanos en la separación?
-No afectó nada en el quiebre, pero que fuéramos primos hermanos si afectó obviamente al entorno familiar

-¿Está pololeando en la actualidad?
-Sólo puedo decir que estoy muy feliz.

Vida de campo

En 2012 -cuando aún estaba casada- Carola Correa se fue vivir a Olmué. "Vivo una vida muy de campo, incluso cultivo la fruta y la verdura. Es otra onda al estilo de Santiago, como que se vuelve al origen. No es que sea una onda hippie, sino más auténtico porque se valora el tiempo y uno comparte más. Estoy todo el día a pata pelada en mi huerta con los perros", explica la chef, que en su casa armó un centro donde, antes del Covid-1 9, realizaba seminarios sobre glándula pineal, entre otros temas.

-¿Todo lo hace un su casa?
-Sí, también tengo un espacio que pronto, cuando pase todo esto, ocuparé para realizar retiros de conciencia y de cocina saludable. Mi casa es mi empresa. Ahora estoy haciendo clases de automaestría por Zoom. También leo, estudio y cocino mucho.

Click para comentar