Escribe y presiona enter

Alfredo Ugarte adoptó una alpaca huérfana y la tiene viviendo en su casa

On
Alfredo Ugarte adoptó una alpaca huérfana y la tiene viviendo en su casa
La imagen principal de este artículo muestra a dos seres vivos ligados por las circunstancias. A la izquierda de la fotografía principal figura un ser humano (homo sapiens sapiens) que cuenta 55 años de edad, 1,68 metros de estatura y que recibe por nombre Alfredo Ugarte. A su lado, al costado derecho, aparece un camélido de un mes de existencia, más precisamente una alpaca (Vicugna pacos), cuya altura alcanza los 60 centímetros y bautizada hace poco como Chaleco. La historia entre ambos se inicia con una tragedia.

Ugarte, el homo sapiens del relato, entomólogo de profesión y ex rostro de "La ley de la selva", la recuerda: "Un amigo que tiene una parcela grande en Talagante tiene una crianza de alpacas. Son como 10 0 12 alpacas. Siempre le dije que me regalara o que me venda una. Y eso nunca lo hizo porque significaba separar a una alpaca de su mamá. Pero hace tres semanas me llamó y me dijo que una alpaca que había parido recién, murió. Mi amigo no se podía hacer cargo, entonces me avisó y la fui a buscar".

-Pobre alpaca mamá.
-La pobre no soportó el proceso. El parto y la lactancia la debilitaron mucho, estaba viejita y un día amaneció muerta. Era necesario que alguien se hiciera cargo de la cría, o si no se iba a morir. Así es que nosotros nos hicimos cargo.

Cuando Ugarte habla en plural se refiere a su esposa y sus siete hijos, tan amantes de los animales como él. "Le pusimos como nombre Chaleco por razones obvias, es peludito. Todos nosotros lo adoptamos como si fuera un hijo más de la casa y le preparamos todo para que pudiera vivir bien", retoma el también conocido como Bichólogo, quien por esta época anima desde su Instagram el programa digital "Mascotidiano" (que puede verse en su perfil @AlfredoUgarte1).

-¿Cómo alimentan a Chaleco?
-Se le da leche Nido, un tanto más diluida que la concentración para una persona. Cuando llegamos tenía su mamadera y su chupete listo. Enseñarle a tomar mamadera fue un tema. Ella era una cría que había estado tomando leche de su mamá por una semana, entonces debía acomodarse. El primer día no quería tomar y estábamos preocupados, porque son animales que deben tomar leche cada dos horas. Al final, en la noche de esa jornada, mi esposa la abrazó harto rato y le dio mamadera. Así empezó a tomar leche, y bueno, desde ahí es una bomba de succión de leche. También come pasto, y es notable eso porque lo deja cortito, pero no lo daña.

Betty Zapata, veterinaria y académica de la Universidad Santo Tomás, aprueba la alimentación de Chaleco. "Las alpacas como todo mamífero necesitan leche materna, pero ahí lo más importante es el calostro, que es la primera leche que tiene la madre y que contiene todas las inmunoglobulinas, que ayudan a su sistema inmunológico. Esa es la fundamental, y por supuesto siempre es necesario que tome leche ante la inexistencia de la leche materna. Se dice también que la leche de cabra es mejor, pero es difícil conseguirla. Si ya toleró bien la leche de vaca, se le puede seguir dando", advierte ella, indicando que las alpacas pueden estar un año tomando leche, pese a que su alimento principal es vegetal.

-Chaleco también come pasto, veterinaria Zapata.
-Las alpacas son rumiantes, herbívoros, por lo tanto se alimentan de pasto. Lo que más les gusta es el heno o la alfalfa. También hay pellets especiales.

En la propiedad de Ugarte, una especie de parcela ubicada en la comuna de Colina, Chaleco comparte habitación con gallinas y pollos. "Nosotros vivimos en un cerro, entonces tenemos este gallinero seguro, confortable, que la protege de eventuales perros u otros animales. Se lleva bien con las gallinas, aunque también él se pasea por todos lados", establece el también agrónomo.

"Las alpacas son animales domésticos, sus ancestros silvestres son las vicuñas, son animales sociales, gregarios, por lo que para evitar problemas deben estar criadas junto a otros animales", agrega Zapata, la veterinaria.

Alfredo Ugarte retoma: "Veo contento a Chaleco, es muy juguetón. Adoptó como mamá a mi hija menor, la Magdalena, que tiene 11 años. Él la sigue para todos lados. Todos mis otros hijos están un poco celosos porque independiente de que Chaleco juegue con ellos, les chupetee y se deje hacer cariño, ve a la Magdalena y parte donde ella. Sin ella se pone un poco nervioso. Y Magdalena lo llama como si fuera un perro. Le silba".

-Qué lindo tener un alpaco.
-Imagínate cómo ha influido Chaleco para nuestra familia en cuarentena. Nos ha ayudado a pasar mejor el tiempo, a que haya una distracción adicional y a poder entregarle tiempo a él, que requiere harto cariño.

Click para comentar