-->

Escribe y presiona enter

Renata Ruiz: "Me costó un montón que me saliera guata de embarazada"

On
Renata Ruiz
La modelo y locutora de radio Play, Renata Ruiz (35), se casó en enero de 2019 en el patio de su casa en Providencia con Maximiliano del Río, director de Lotus. Tras eso planeó dejar paulatinamente el modelaje y sus colaboraciones para el canal TNT para dedicarle tiempo a su primer hijo. Hoy, con más de seis meses de embarazo, está chocha aunque un asunto la importunó las primeras semanas. "Me costó un montón que me saliera guata", alega. Recién comenzó a notársele que estaba embarazada a los cinco meses y medio.

"Al principio fue emocionante escuchar los latidos. Antes lo sentía irreal, como si no estuviese sucediendo, pero cuando empecé a sentir la presencia de la guagua fue cuando me pateó y me salió guatita", admite ella.

-¿Cómo es eso?
-Recién me salió la guata a los 5 meses y medio. Tenía como una cosita así como de haber comido pan. Yo me miraba al espejo y decía "¿dónde está la guagua?". Yo sabía que estaba ahí porque la había visto y escuchado en las ecografías, pero nunca la sentía ni se me notaba. Llegaba a cualquier lugar y nadie me decía nada. Me sentía medio extraña. Cuatro amigas del colegio que estaban embarazadas al mismo tiempo que yo tenían las medias guatas. Y yo nada.

-¿Qué explicación le dio su doctor?
-Que soy muy alta (mide 1,77) y que tengo mucho espacio para que la guagua se mueva dentro de mí. Fue creciendo más para arriba que para los lados o para adelante. Tengo un tronco muy grande. Esa fue la respuesta.

-¿Qué sintió cuando le apareció?
-Estoy feliz, me la miro todo el día, me toco la guata. Yo no tenía el ejercicio de tocarme la guatita, por ejemplo. Y era fome porque sentía que no estaba generando un vínculo con mi guagua. Ahora me toco la guata todo el día y le hablo. Estamos juntas, la siento y me patea. Cuando tomo helado le encanta.

Luis Herrera, gineco-obstetra de la Clínica Universidad de Los Andes explica que "la prensa abdominal es una musculatura en algunas personas muy potente y en otras muy atrofiada. Eso va a comandar cuándo sale (la panza). A las 20 semanas en general tiene ya cierto volumen el útero y puede manifestarse si es que la persona es algo baja, pero si es alta y con buena musculatura, puede perfectamente seguir adentro por más tiempo el abdomen y no notarse todavía su embarazo". Aclara que "si la paciente es una persona que tiene muy buena musculatura, va a lograr estar plana más tiempo, pero no es porque la guagua no siga creciendo".

Su colega Marcelo Pradenas, gineco-obstetra de Clínica Las Condes recalca que más que la altura, lo que importa es la musculatura de la paciente: "Si una mujer tiene rectos anteriores (músculos en el abdomen) súper desarrollados le va a costar un poco más que le aparezca la guatita. Por ejemplo, a las mujeres que son más fibrosas y atléticas les sucede eso. Al contrario, a las que tienen más grasa, a las más gorditas les va a costar menos que se les note". El facultativo advierte, eso sí, que en el segundo embarazo la panza aparece antes porque "el primer bebé ya hizo el trabajo de distender los tejidos".

El parto de Renata Ruiz está planificado para julio en la Clínica Las Condes y aunque a los tres meses le comunicaron que esperaba un niño, en la siguiente ecografía le confirmaron que en realidad se trataba de una niña a la que llamará Maya.

-¿Por qué Maya?
-Fue el único nombre que nos gustó a los dos con mi marido. No quisimos pensarlo más. A mí siempre me ha gustado la civilización maya y fonéticamente es un nombre muy bonito, corto e internacional. No cuesta pronunciarlo como el mío.

-¿Prefería una niña?
-Siempre había dicho que las mujeres eran complicadas y que ojalá me hubiera salido un hombre porque yo fui súper dramática de chica, siempre tenía problemas en el colegio. Me peleaba y llegaba llorando. Me dije a mí misma no quiero lidiar con esa situación. Sentía que era más fácil tener un hombre porque además el mundo lamentablemente sigue estando hecho para ellos. Pero cuando me confirmaron que estaba embarazada y que tenía que esperar tres meses para saber lo que era, empecé a pensar que quería una niñita y se cumplió. Ahora siento que tengo a mi mejor amiga garantizada de por vida, porque los niños nunca quieren acompañarte a ningún lado. Son pesados.

Click para comentar