Escribe y presiona enter

El caso de la lacrimógena que se usó como cenicero en edificio de Providencia

On
El caso de la lacrimógena que se usó como cenicero en edificio de Providencia
Unos pololos, mujer y hombre, disfrutaban del casi nulo frescor que hubo la noche del domingo pasado. Fumaban cigarrillos. Días antes, el primo de uno de ellos recogió una bomba lacrimógena para atesorarla. Pero esa noche, el joven pololo, quien estaba en el departamento de su primo, decidió darle utilidad al exótico recuerdo: la usó como cenicero.

La lacrimógena detonó en su mano. Inmediatamente, en el sexto piso del edificio ubicado en la comuna de Providencia, un polvillo en suspensión se esparció por cada rincón.

"Pucha que tengo mala cue... Es que mi primo va a las marchas y le llegó esta lacrimógena. Supuestamente, había reventado. Estaba ahí guardada en la terraza y como no teníamos cenicero, se me ocurrió utilizarla porque tenía un hoyo. Nunca pensé que iba a detonar", le contó el joven a Javier Aravena, jefe de Seguridad Municipal de Providencia, quien registró el procedimiento con la cámara que utiliza en todos los procedimientos.

Aravena fue el primer socorrista en llegar. "El procedimiento ingresó al teléfono de emergencias y seguridad de Providencia a las 22.22 horas. La primera información que tuvimos fue que en Julio Prado 11.070 había una gran emanación de humo. Al llegar, nos dimos cuenta de que se trataba de la activación de una lacrimógena", relata.

¿Por qué se activó? Andrei Tchernitchin, presidente del Departamento de Medioambiente del Colegio Médico, teoriza. "Si la usaron como cenicero, ahí tienes la respuesta", comenta el especialista en toxicología ambiental.

El médico explica que las lacrimógenas se activan porque contienen algún explosivo pequeño. "Puede ser pólvora. Al detonarse, expulsa el polvo y éste queda en suspensión. Esa sustancia (el polvo) generalmente es clorobenzilideno malononitrilo (conocido como CS)", asegura el profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Las lacrimógenas, enseña Tchernitchin, detonan porque algo activa esa detonación. "Puede ser un golpe o la fuerza de la escopeta lanzadora", dice. Y continúa: "Si tenía pólvora, detonó con el calor del cigarro".

Javier Aravena, jefe de Seguridad Municipal de Providencia, cuenta que al llegar a la emergencia no sabía si subir o no al sexto piso. "Para nosotros fue súper inusual este procedimiento porque no contamos con elementos que nos permitan respirar de mejor manera en casos de emanación de gas o humo", relata.

En el video grabado por la cámara de Aravena, se ve cómo un joven se le acerca para pedir ayuda. Le explica que una lacrimógena había detonado en el departamento y que su polola estaba en el balcón. En ese momento, asegura, decidió subir junto a su compañero de patrulla.

El video registró el rescate de la joven, que estaba de rodillas, con las manos en la cara, en un rincón del balcón. El socorrista la sacó en brazos.

Cuando llegó Bomberos, explica Aravena, tuvieron que realizar una limpieza con un objeto similar a una aspiradora. El objetivo era eliminar el polvo suspendido en el ambiente.

Francisco Luco, mayordomo del edificio (el representante de la administración), describe que el sexto piso tuvo que evacuarse completo. "Los propietarios estaban desesperados. Los adultos mayores, quienes se estaban asfixiando, fueron asistidos por Bomberos. Les hicieron reanimación", dice.

Marcos Guzmán, vecino del primer piso, recuerda que se dio cuenta de que algo raro pasaba en su edificio porque sintió la explosión, el caos en la recepción y el olor a lacrimógena. "Es muy grave y peligroso que alguien manipule algo así en un espacio reducido. Hay muchos adultos mayores en este edificio, también niños. Esto amerita seguir un juicio legal correspondiente", menciona a la salida del edificio afectado.

Andrei Tchernitchin finaliza la historia con un consejo para los recolectores de artilugios extraños. "Yo no le diría a nadie que se lleve una lacrimógena de recuerdo". Lo dice un médico.

Click para comentar