Escribe y presiona enter

On
Desde suspender clases a contratar estudiantes
Con su publicación en el "Diario oficial", el sábado comenzó a regir la alerta sanitaria emitida por el Ministerio de Salud debido a la epidemia de coronavirus que afecta a la ciudad china de Wuhan y que se teme que en algún momento llegue a Chile.

La medida fue tomada por el gobierno debido a que el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, declaró que el brote alcanzó la categoría de Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) envió una carta el 24 de enero al ministro Jaime Mañalich, donde le compartió indicaciones sobre cómo prevenir el contagio, basándose en la detección temprana, el aislamiento y el seguimiento de los contactos de quienes tengan en virus.

Qué es la alerta. Según la subsecretaria de Salud, Paula Daza, la alerta sanitaria durará un año y, en lo administrativo, entregará facultades especiales al Ministerio de Salud a través de la subsecretarías de Salud Pública, la de Redes Asistenciales y sus órganos independientes, como el Instituto de Salud Pública, la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast), el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y la Superintendencia de Salud.

Qué facultades entrega. Las secretarías regionales ministeriales podrán contratar personal y reasignar funciones a sus trabajadores. En caso de que lo necesiten, también podrán contratar a alumnos de último año de las carreras de la salud, profesionales extranjeros, y también solicitar la colaboración de personal de salud que haya jubilado.

Compra de insumos. El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, afirmó que la alerta sanitaria por coronavirus implica mayor cantidad de insumos de protección para el personal médico, que se comprarán. "Son más de 20 millones de unidades de elementos de protección personal -guantes, delantales y mascarillas- que cuestan más de 10 mil millones de pesos", dijo.

Mayor capacitación. La subsecretaria Daza detalló que los 29 servicios de salud del país han comenzado un proceso de capacitación para prepararse cuando llegue el primer caso y evitar que ese paciente contagie a otras personas. La capacitación también se realiza al personal de laboratorio, la que será realizada por el Instituto de Salud Público (ISP). "Se han realizado simulaciones en distintos tipos de establecimiento, ya sean consultorios, cesfam y hospitales", explicó.

Colaboración de Fuerzas Armadas. Para no colapsar las redes de atención de salud, el subsecretario Zúñiga enfatizó la importancia de la colaboración de las Fuerzas Armadas para tener una mayor infraestructura. "La idea es poder disponer de un mayor número de camas en corto plazo. Es decir, una respuesta rápida. Así las Fuerzas Armadas nos pueden colaborar con sus hospitales de campaña, sus hospitales institucionales y los puestos avanzados médicos que tienen en todo el territorio nacional", dijo.

Suspensión de clases. Según manifestó la subsecretaria Daza, en caso de necesidad, la alerta sanitaria también permitirá suspender las clases y/o eventos masivos para evitar aglomeraciones.

Suspensión de cirugías. Ante la aparición de un caso de coronavirus, el subsecretario Zúñiga mencionó que "si requerimos suspender cirugías, porque esta intervención requiere de camas criticas, los directores de establecimientos de salud también lo podrán hacer".

Click para comentar