Escribe y presiona enter

Videojuego hecho en Talca llega a la Nintendo Switch

On
Videojuego hecho en Talca llega a la Nintendo Switch
La voz de un ser errante, con forma de bola luminosa, despierta a Alexander, quien está dentro de un reloj gigante que funciona a vapor. Antes hubo una explosión. El protagonista de la historia no recuerda nada y solo sabe que el tiempo colapsó. La misión de Alexander, quien comienza el videojuego con 30 años, es evitar llegar a los 90 y rescatar a su esposa, que está cautiva.

Aquella historia pertenece a "The Watchmaker", un videojuego creado por la empresa chilena Micropsia Games, que acaba de firmar un contrato con Nintendo para que su creación pueda jugarse en la consola Switch.

"Cambiamos la barra de vida que aparece en los videojuegos por el envejecimiento. El personaje envejece aceleradamente, puedes ver el proceso, el cambio de sus rasgos físicos y del movimiento corporal", explica Marco González, docente de la carrera de Ingeniería en Desarrollo de Videojuegos y Realidad Virtual de la Universidad de Talca.

Negociación con Nintendo

González es el fundador de Micropsia Games, empresa que desarrolló" The Watchmaker" para computadores, en el año 2018.

Cuenta que llegaron a la empresa japonesa gracias a Jaime Rivera, agregado comercial de Chile en Japón. "La Universidad de Talca ha tenido buenas oportunidades para conversar con empresas japonesas. En la casa de estudios se discutieron formas de adaptar las mallas curriculares en relación a lo que ocurre en el mundo", destaca Rivera.

El agregado comercial asegura que la exportación de videojuegos es una buena entrada de dinero al país. "Creo que podemos llegar a los 50 millones de dólares en los próximos cinco años. Para eso se necesita talento y en Talca lo están preparado", enfatiza.

Según González, Nintendo se fijó en "The Watchmaker" (cuyo trailer se puede ver en Youtube en https://bit.lyL2GytRv5) porque es un videojuego similar a lo que la empresa busca y ha trabajado. "Nintendo tiene por historia juegos con mucho colorido y sin violencia. El nuestro tiene eso", menciona.

Estándar japonés

González dice que para entrar al mercado del país asiático tuvieron que cumplir requisitos: contar con un videojuego original, con gráfica llamativa, que corra bien, que el jugador pueda configurar la resolución en las pantallas, que el tiempo de juego esté sobre las tres horas, que la historia sea entretenida y que el usuario pueda elegir entre varios idiomas.

"The Watchmaker" tiene siete idiomas para configurar en el juego. "Japonés, italiano, francés, inglés, español, ruso y alemán", detalla González. ¿Por qué falta el coreano? Dice el desarrollador que a los surcoreanos les gustan los juegos móviles, tipo "Fortnite".
Micropsia tiene un publisher español, que en lenguaje de desarrollador gamer es el símil de una discográfica. "Es un publisher de consolas que se encarga de negociar con Play Station 4 y Nintendo Switch. Aún no está definido el valor del videojuego, pero puede ser $14,99 dólares", relata González, quien agrega que el lanzamiento está planificado para agosto.

"Me saco el sombrero"

El periodista Alejandro Alaluf, especialista en videojuegos y académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, explica que los videojuegos suelen ser creados para un formato en particular y dependiendo de su éxito, pueden saltar a consolas o plataformas más grandes. En la mayoría de los casos, dice Alaluf, todo parte en el computador, ya que gran parte de los juegos independientes son desarrollados para jugarlos en el PC.

Según Alaluf, hace un buen rato que Nintendo está llevando adelante una política de incorporar a sus consolas juegos independientes, como "The Watchmaker", ya que suelen ser de bastante interés para el público de la Switch.

"El juego tiene montones de cosas súper choras, está muy bien construido, con algunos detallitos, como todos, pero me saco el sombrero con lo que hicieron", dice Alaluf.

El académico explica que hacer un videojuego es caro: requiere bastante personal y la inversión puede durar fácilmente dos o tres años. Pero más allá del proceso creativo, agrega, la principal barrera para los desarrolladores es que el público conozca el juego. Y eso se logra solo con un buen publisher.

"Para hacer que la gente sepa de tu juego hay que conseguir que un publisher (la discográfica) se interese por él, le dé un potencial comercial y decida distribuirlo de forma global. Cuando se logra eso, ya la hiciste", ilustra.

Alaluf cuenta que altos ejecutivos de Nintendo estuvieron en el país hace un par de semanas participando de un encuentro organizado por ProChile. La idea del evento - que se realizó en el Centro de Conferencias de la Sofofa- fue justamente presentar las fortalezas de los desarrolladores chilenos y el potencial que tiene la industria creativa nacional a los representantes de la empresa asiática.

"Nintendo vino a participar en este workshop y de alguna manera te da una luz de que están interesados en la región y en Chile en particular", asegura.

"Aún no está definido el valor del videojuego, pero puede ser $14,99 dólares"

Click para comentar