Escribe y presiona enter

Juanita Ringeling relata cómo aprendió a hacer escalada deportiva en roca

On
Juanita Ringeling relata cómo aprendió a hacer escalada deportiva en roca
Fue por el entusiasmo de Matías Assler, su pololo, que Juanita Ringeling comenzó hace casi un año a practicar escalada deportiva en roca. El actor aprendió este deporte hace 8 años y la actriz tuvo su primera aventura en esta disciplina en California. "Siempre me han gustado los deportes que están relacionados con la naturaleza. Me gusta surfear, he buceado, hago trekking y también yoga en @yoga_artstudio. La escalada nunca me había tocado y la encontré súper interesante", explica ella.

Su primer objetivo fue una roca cerca del mar de aproximadamente 23 metros de altura. Esa vez, el encargado de asegurarla -es decir, la persona que está abajo en control de la cuerda que sostiene al que sube- fue Assler, el protagononista de "Amor a la Catalán", de Canal 13. Para esa experiencia, detalla Juanita, "no hice ningún entrenamiento especial porque las rutas que estoy subiendo no son tan difíciles y yo no soy la que está asegurando. En mi caso, cuando uno escala con cuerda, tiene que haber una persona que de verdad sepa (asegurarte) y que esté entrenado porque toda la parte de la seguridad es súper importante. No hay que lanzarse".

De su segunda travesía en Estados Unidos, la conductora recuerda que "los dedos me dolieron un montón. Ese tipo de roca se rompía un poco y se me hicieron heridas. Estaba enrabiada porque no podía hacer la ruta, me frustré y se me acalambraron los dedos".

Dos semanas atrás, Juanita escaló una roca de alrededor de 16 metros en Río Serrano, cerca de las Torres del Paine. Ahí la persona que la aseguró fue Isidora Assler, su cuñada, campeona nacional de freeride snowboard y que escala hace 6 años. "Al final cuando uno asegura, lo que se hace es asegurarle la vida a la otra persona... mientras Juanita escalaba, yo estoy cuidando su subida y en caso de que ella se caiga o quiera descansar, yo le tenso la cuerda", detalla la deportista. Por el lado de Juanita, destaca que "nunca había escalado con una mujer y entendí lo importante que es".

-¿Por qué dice eso?
-Las mujeres en general tenemos más flexibilidad, algunas más equilibrio, entonces nos basamos en eso. Los hombres muchas veces usan más fuerza para llegar a los mismos lugares. Y a veces no es la fuerza lo que necesitas, sino estar súper conectada con las oportunidades que te da tu cuerpo para buscar en la roca. Hay que ir tocando la roca con los dedos, ver dónde acomodas tus pies e ir respirando.

La actriz, que se define como "una aprendiz muy básica" en el mundo de la escalada, admite que no ha sido constante entrenando. Entre visitas a distintos muros de escalada en Santiago y las seis rocas que ha subido, "terminé practicando al menos una vez al mes pero de todas maneras me falta constancia", reconoce.

-¿Siente que ha avanzado en su técnica?
-He aprendido a utilizar mucho mejor mis pies, a confiar en que son un buen soporte. Para escalar se usan zapatos que son una talla menos de la que usas. Son bien apretados, pero tienen mucho soporte. He aprendido a usar el metatarso interno, el lado, el talón y las puntas de los pies. Es confiar en todos los lugares del pie que uno ocupa pocazo.


-¿Le dan ganas de escalar rocas cada vez más altas?
-Me he dado cuenta de que la escalada no tiene que ver necesariamente con la altura, sino con la dificultad de la roca, del muro, de cuan plano es, de cuántos agarres tiene. Entonces uno tiene que estar muy conectado con la particularidad de cada muro, es como ir reconociendo un cuerpo. Hay que ver dónde están las hendiduras, dónde hay profundidad, qué tipo de roca es, si te agarras con los dedos o con las palmas.

Una de las metas de Juanita es "aprender cosas técnicas para en un futuro yo poder asegurar a alguien. Y también tener más confianza, decir voy a llegar a ese agarre. Ojalá en Chile nos apropiáramos de este deporte".

La lesión más frecuente al inicio

Para Lucas Gaona, entrenador deportivo, especialista en escalada y que competirá en el torneo The North Face Master de Boulder, comenta que la lesión más frecuente en las y los que practican esta disciplina por primera vez es en los dedos de las manos. "En la escalada se usan las cuatro extremidades para progresar y te vas a agarrando de tomas o de la roca con tus manos. Y por más que tú hagas otros deportes, no estás acostumbrado a sustentar todo el peso de tu cuerpo con las manos, entonces por eso se fatigan tanto. Ése es el principal cuidado que uno tiene que tener al inicio. Si tú te lesionas un dedo es un retroceso enorme", comenta Gaona. Para disminuir la posibilidad de daño, explica el entrenador, algunos colocan las manos en hielo una vez que terminan de practicar.

En caso de que alguien ya esté decidido a practicar escalada con regularidad, se debe entrenar "el tren superior con ejercicios de tracción, como remo, por ejemplo. También se necesita el fortalecimiento del core (desde el abdomen a gluteos) y mantención de la fuerza de piernas porque se requiere mucha flexibilidad y movilidad de caderas en la escalada".

Click para comentar