Escribe y presiona enter

Científica cuenta de qué trata el amor microbiano

On
Científica cuenta de qué trata el amor microbiano
Un beso de apenas 10 segundos puede hacer que dos personas compartan hasta 80 millones de bacterias, sostiene la microbióloga Cristina Dorador, investigadora de la U. de Antofagasta, que dedica sus días a estudiar a los microorganismos del desierto. Este jueves, la especialista apareció en el capítulo debut a de la serie documental "Efecto Eureka", emitido por Canal 13C, dedicada a explorar la vida y el trabajo de 10 científicos en Chile.

En el espacio, realizado por la productora Neurona Group con la ayuda de un fondo Explora Conicyt, Dorador aplicó un concepto curioso: el amor microbiano. "Somos 50% de células microbianas y 50% de células bacterianas. Ese 50% (microbiano) no sabemos muy bien lo que hace. Se sabe que es muy importante y que está presente en todas nuestras interacciones, incluso en las más profundas, como el amor", dijo en pantalla.

-¿Cómo en el amor, Cristina?
-Cada persona tiene un microbioma, que son los microorganismos que habitan en nosotros. Cuando comenzamos una relación, al dormir juntos, al tocarnos, al convivir, nuestros microbiomas comienzan a interactuar. Con el tiempo compartimos esos microorganismos, entre ellos las bacterias, así que nuestros microbiomas se empiezan a parecer cada vez más. En investigaciones que incluían grupos de personas, fue posible predecir quiénes eran pareja a partir de una muestra de sus microorganismos.

El organismo humano puede tener 48 billones de bacterias. Según Dorador, algunas de ellas pueden tener un efecto positivo para la salud de su nuevo huésped: ocurre con aquellas que se instalan en el intestino que mejoran su funcionamiento y tienen una directa relación con reacciones cerebrales.

"El síndrome del colon irritable es un desequilibrio microbiano del intestino y que puede producir a largo plazo depresión. Los microorganismos se relacionan con el estado de ánimo y enfermedades como parkinson y artritis reumatoide. Se han hecho experimentos con ratones en que la ingesta de probióticos, es decir, bacterias beneficiosas, mejora el ánimo", sostiene.

-¿O sea puede ser que un pololeo sea bueno hasta por las bacterias que nos entrega?
-Con una sensación amorosa se puede tener una sensación de tranquilidad y bienestar. El reflejo de ello se ve a nivel microbiano, así que en ese caso se puede decir que sus microorganismos nos hacen bien. ¿A qué nivel? Eso debemos estudiarlo.

Dorador sostiene que por su formación, repara en que todo está colonizado por microorganismos. "Es como en la película Matrix , cuando Neo se da cuenta que está dentro de ese sistema llamado matrix. Desde hace 10 años se empezó a comprobar que los microorganismos están en todas partes y que las personas dejan una huella sin darse cuenta", dice.

-¿Nos debería dar miedo contagiarnos de algo?
-Si nuestras bacterias son el 50% de nuestra composición celular, convivimos con ellas sin problemas y son muy pocas las que hacen daño. Tenemos en el intestino, que nos ayudan a digerir, y en la piel, que nos permiten aislar nuestro cuerpo.

En los próximos episodios aparecerán otros investigadores: Amelia Bayo, astrónoma española que trabaja para la U. de Valparaíso y que ama el básquetbol; Pablo Salucci, un geógrafo que estudia el cambio climático, cuyas pasiones son la música y el aeromodelismo; y Carolina Simon Gutstein, paleontóloga brasileña que bucea en busca de fósiles marinos, pero que dedica su tiempo libre a bailar salsa.

Click para comentar