Escribe y presiona enter

On
Novedoso parche de células madre para recuperar lesiones de tobillo
El deportista de fin de semana, el que se junta con amigos una vez al mes para jugar a la pelota, el que ya ha adquirido el hábito de salir a trotar unos cuantos kilómetros al día, el que prefiere hacer largas caminatas y hasta el que es profesional corre e riesgo de pisar mal y sufrir una torcedura de tobillo. Un esguince.

"Un esguince es un término que utilizamos médicamente para decir que un ligamento se ha roto. Y esta rotura puede ser parcial o total. Un ligamento es un tejido que une dos huesos entre sí y que permite que los huesos se muevan de una manera normal", explica el doctor Manuel Pel egrini, traumatólogo de la Clínica Universidad de Los Andes e investigador del centro biotecnológico Cells for Cells, que también es parte de la misma casa de estudios.

Pero a pesar de seguir el tratamiento al pie de la letra, de cumplir con la inmovilización, tomar sus antiinflamatorios, aplicarse hielo y seguir una rehabilitación con kinesiólogo hay alrededor de un 30% de pacientes que persisten con dolores.

Hay múltiples factores que dan respuesta a ese dolor, explica el doctor Pellegrini. Entre ellos, lesiones ocultas en el cartílago, también conocidas como lesiones osteocondrales del astrágalo, un hueso cuadrado que, en conjunto con la tibia y el peroné, conforman el tobillo. Su importancia radica en que gracias a él se articulan los otros dos huesos. Y esa lesión del cartílago, cuenta el médico, es problemática pues no hay nada que se haya inventado que sea capaz de reemplazarlo.

"El cartílago es un tejido súper blando que tiene líquido entre medio, que recubre los huesos y permite que un hueso se mueva sobre otro sin fricción. Se mueve como las placas tectónicas uno sobre otro sin permitir que friccionen", cuenta el traumatólogo, quien agrega que, en el caso de los deportistas profesionales, esta dolencia podría obligarlos al retiro.

Hasta ahora, la única forma de reparar el cartílago, cuya lesión es parecida a una carie en el hueso, es por medio de la artroscopía. "Sacamos el cartílago malo y estimulamos el hueso debajo para que sangre hacia arriba, lo que forma un parche. Un fibrocartílago, que es una mezcla entre cicatriz y cartílago. El problema que tiene esa cicatrización es que no es óptima", agrega e doctor Pellegrini, quien lidera un innovador estudio clín.co que permita la aplicación de un parche que encapsula células madre que, en la teoría, deberían engendrar un nuevo cartílago.

"Esas células, a diferencia de lo que pasa hoy con el cartílago, tienen la gran capacidad de que pueden potencialmente formar cualquier célula que quieras siempre y cuando sean expuestas a las condiciones locales óptimas para que esto ocurra", cuenta.

A todos los pacientes que ingresen por esta dolencia a la clín.ca se les explican los alcances del estudio. Quienes acepten ser parte podrán experimentar con este parche que no tiene efectos adversos. Lo peor que podría suceder es que no funcione. Pero la cirugía se les practicará de todas formas.

Hasta ahora, 20 pacientes ya han accedido a la aplicación de este novedoso estudio que, como explica el traumatólogo, no se diferencia de un tratamiento estándar. "Pero a la mitad de los pacientes, sin saberlo ellos, después de la cirugía, les ponemos en el lugar de la lesión este parche específico que es una especie de gelatina con células madre de Cells for Cells", explica.

El grupo que no reciba el parche de células madre servirá para comparar y diferenciar los avances con el otro. De todas formas, no esperan ver los resultados sino hasta un año más por lo menos, por lo que el control de los pacientes que reciban las células madre y los que no lo hagan se extenderá por dos años.

"Es un estudio único en cuento a su diseño, que creo que nos va a reportar tanto a los pacientes como a los médicos de la universidad respuestas claras sobre si es un buen camino a seguir o no", afirma el doctor Pellegrini.

Click para comentar