Escribe y presiona enter

On
Influencers en crisis
Hoy la moda es cuestionar a los influencers. Desde la diseñadora de modas Carolina Herrera ("no tienen estilo") hasta la RAE, que sugiere usar el término "influyente" en vez de "influenciador".

En estricto rigor, ¿qué es un influencer? Se supone que alguien entendido en algún tema, creíble y con opinión.

Sin embargo, en demasiados casos estos personajes se han convertido en vallas publicitarias humanas. De hecho, pareciera que estamos en un punto de quiebre: Instagram está dejando de mostrar los likes ajenos en las fotos y la crisis chilena ha empujado a que las campañas publicitarias se reduzcan al mínimo.

Hablan las agencias

¿Qué pasó en este mundo tan ostentoso con el estallido social? "Muchas figuras no lograban conectar con el mensaje. A muchos los trolearon o les pidieron opinión, que se hicieran parte", cuenta Alvaro Sepúlveda, director de Media Trends, agencia enfocada en estrategias de redes sociales. Así fue como Paloma Mami, tras demorarse dos días en comentar la situación país , tuvo su primera mala racha con un público que le había sido devoto.

-Se ve mucho odio hacia el influencer. Tú dices que la misma palabra está manoseada.
-El público despertó. Muchos han notado que los influencers tienen muy poca calificación para decirle a su audiencia qué comprar, dónde ir y qué pensar. Ya no basta que simplemente se tomen fotos arregladas o hagan como que viven una vida perfecta. Hace tiempo que hablamos de "creadores de contenido" y no de influencers.

Pink Comunicaciones, agencia de comunicaciones que trabaja con marcas relacionadas a belleza, moda y estilo de vida, suspendió todas sus actividades con influencers. "Habrían perjudicado más que ayudado al producto que se promociona. Hay que ser muy cuidadoso con lo que se habla en redes; no es llegar y subir una imagen", advierte su directora Andrea Nasser.

-¿Los influencers estaban sobrevalorados?
-Hay de todo; así como los medios tienen diferentes tarifas para una publicación, los influencers también. Hay influenciadores con más de 600.000 seguidores que sólo promocionan algo cuando les gusta la marca; aceptan solo canjes, compran sus productos e incluso pueden subir fotos a sus redes sin que exista pago. Y hay otros con 10.000 seguidores que cobran y no publican nada si no hay pago asociado.

El mal momento es pasajero, cree Simón Durán, director de la agencia Not Media: estas figuras, a su juicio, deberán cambiar su enfoque hacia uno más honesto. "Es un desafío grande para las marcas encontrar creadores de contenidos que realmente estén alineados a su campaña. Eso hará que las campañas busquen más calidad que solamente cantidad de seguidores", proyecta.

Qué dicen los influencers

Para Pedro Dimitrov (@elbusquillo en Instagram) ser influenciador es su trabajo: se enfoca en buscar ofertas y descuentos del retail. "Mi target es el público que consume, así que se congelaron muchas campañas y en términos monetarios todo se congeló", asume. Este último mes sus ingresos bajaron 80%, pero sigue al pie del cañón.

"El influencer que no mostró la realidad está acabado. Hoy se valora algo más real", afirma. Y por eso, dice, él también va a cambiar su foco hacia el comercio sustentable. "Creo que me voy a ir más por el lado de cuestionarte lo que compras: ¿ vale la pena comprarte un televisor nuevo? , por ejemplo".

-Has subido varias fotos polémicas. ¿Has perdido seguidores?
-Perdí muy pocos, los he mantenido. Desde el día uno decidí involucrarme, opinar, ir a marchas y mostrar la realidad.

Alberto Ulloa (@albertulloa) cuenta que en noviembre del 2018 los eventos eran nutridos. "Pero ahora es uno por semana con suerte, siendo que el año pasado eran treinta". Actualmente no tiene ninguna campaña publicitaria activa. "Todo está más o menos cancelado hasta nuevo aviso", afirma.

Ulloa reconoce que entre los influencers existe un dilema: si suben fotos descontextualizadas de la realidad actual, la gente los puede acusar de ser muy frívolos. "Ninguna marca se quiere arriesgar a presentar un producto con todo lo que está pasando", recalca. ¿Cuánto le ha bajado el sueldo? "Al menos 50%. También produzco las fiestas 'Eleven' y eso me ha salvado".

"Muchos han notado que los influencers tienen muy poca calificación para decirle a su audiencia qué comprar, dónde ir y qué pensar"

Click para comentar