Escribe y presiona enter

On
Funa a Beatriz Sánchez
"Yo no tengo nada que esconder, vinimos a hacer un punto de prensa, estaba acompañando a parlamentarios y parlamentarias", intentaba explicar la ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, mientras caminaba con rostro de preocupación junto con las diputadas de Revolución Democrática, Natalia Castillo, Catalina Pérez, Claudia Mix y la presidenta de Comunes, Javiera Toro, por la calle Ramón Carnicer en dirección a avenida Rancagua. A su alrededor un grupo de personas gritaba a todo pulmón "vendidos", "traidores", reclamaban por el sueldo de los congresistas, decían que habían ido a "provocar" y pedían que se fueran de la "Plaza de la Dignidad" (como llaman estos días a Plaza Italia)

El complejo momento comenzó cuando un grupo de parlamentarios del FA y la ex abanderada convocaron a un punto de prensa a las 1 1.30 del domingo, en la entrada del Metro Baquedano, en Plaza Italia, epicentro de las manifestaciones, para hablar de una propuesta del partido Comunes sobre lo que denominaron una Mesa de Verdad, Justicia y Reparación por violaciones a los derechos humanos por parte de efectivos de Carabineros, exigir la renuncia del general Mario Rozas y plantear una acusación constitucional contra Sebastián Piñera.

No habían comenzado a explicar su idea, cuando un grupo de manifestantes levantó la voz para reclamarles a las políticas el haber apoyado el acuerdo del jueves pasado en que participó el Frente Amplio con el resto de partidos políticos para crear una nueva Constitución. "No era mucha gente, eran pocos, pero muy violentos, muy agresivos, fue difícil entablar un diálogo, no hubo un espacio para conversar, empezamos a caminar porque la situación se empezó a descontrolar un poco y después llegó un grupo de ciclistas, también con gritos. Seguimos caminando y ahí la situación se ca mó un poco más, unas personas nos hicieron preguntas y se pudo dialogar", relata de diputada Natalia Castillo.

¿Sintieron temor de que agresiones pasaran a mayores? "Eramos solo mujeres las que estábamos ahí. En algún minuto temí que pasara a alguna agresión física, pero afortunadamente no ocurrió. A mi no me amedrentan este tipo de cosas, el acuerdo al que llegamos con los distintos partidos, lo hicimos consecuentemente con lo que creemos que hay que hacer defendimos los puntos y sabemos que quedaron cosas pendientes

"Era tanta la gritadera que escuchaba pocos detalles", comentó Beatriz Sánchez, quien relató: "Al mismo tiempo había una pauta también de gente a la que no le gusta el acuerdo, vinieron a manifestarse y hubo un intercambio bien duro. Yo entiendo que hay grupos molestos, entiendo también la desconfianza en la política y creo que es justificada. Creo que nos falta explicar más el acuerdo. En medio de los gritos, varias personas hacían preguntas legítimas y yo trataba de contestarles, no sé si alcanzaron a escuchar

Catalina Pérez, presidenta de RD, dice entender la rabia de la gente: "Es natural que, después de 30 años que la política los traicionara, reaccionen de esa manera y es pega nuestra explicar. Entiendo esas reacciones, pero no las comparto porque no es la manera de conversar".

Click para comentar