Escribe y presiona enter

On
Diferencias entre las mujeres chilenas, colombianas y venezolanas
Por qué a la chilena Geraldine González, de 1,75 metros de altura, y que postula al Miss Universo Chile la confunden con una venezolana o colombiana? Especialistas en genética resaltan rasgos fenotípicos (características de estructura) en las tres nacionalidades. Para tener en cuenta: todos somos una mezcla genética y la expresión del ADN está sujeto a factores ambientales y alimenticios.

Porcentaje genético

"Los chilenos y chilenas tienen en su ADN, en promedio, 4% de genes africanos, 44% de indígenas y 52% de europeos", confirma Francisco Rothhammer, doctor en Genética Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, Premio Nacional de Ciencias Naturales 2016 y académico de la Univers dad de Tarapacá.

Rothhammer, junto con especialistas de la Universidad de Pittsburgh, rastreó el ADN mitocondrial de 1.300 nativos americanos y en 300 restos humanos precolombinos. Realizó así a primera descripción de la ola migratoria que pobló el continente hace 14 mil 500 años. Actualmente, el genetista trabaja en el análisis de la composición genética de la población latinoamericana.

A diferencia del ADN chileno, "en Venezuela y Colombia estas mezclas son 20% africana, 40% indígena y 40% europea", agrega Carlos Valenzuela profesor de genética de la facultad de Medicina de a Universidad de Chile. Una mezcla prominentemente de español con indígena. También hubo mezcla con esclavos negros, pero en Chile fue menor que en estos países caribeños. Así, las características fenotípicas (de estructura) de las mujeres varían por país de origen.

Altura, curvas y hombros

Según Valenzuela, las formas más comunes en el caso de las mujeres de estas tres naciones son: las chilenas, en su mayoría, tienen hombros angostos y caderas anchas, herencia amerindia. Es un triángulo. Estas curvas se notan porque, en general, la chilena no supera los 1,60 metros de altura. "Este tipo de características son entregadas por la madre y en Chile hablamos de una mezcla dada por madre indígena (amerindia) y padre español, todo porque Chile en sus inicios fue territorio bélico, o sea, conquistado por hombres solos que se mezclaron con las nativas", recuerda el médico.

Agrega que "en el caso de las venezolanas y colombianas también hay presencia de caderas anchas, pero los esclavos africanos que llegaron a ambos países eran más altos que los indígenas. La mujer descendiente de africano llega a medir, en promedio, 1,70 metros. Debido a la mayor altura, se produce un camuflaje de las curvas. Las mujeres venezolanas y colombianas son de caderas anchas, pero no se notan tanto como en la chilena promedio".

"La modelo (Geraldine González, la postulante a Miss Universo Chile 2019) reconoce que de nacimiento es más chilena que los porotos, pero en el detalle de su ADN, sí o sí vamos a encontrar distintos porcentajes. Sus 1,75 metros de a tura indican mayor porcentaje europeo. Los pueblos nativos americanos, todos eran de baja estatura", resalta Sebastián Salina, bioquímico especialista en genética humana de Clínica OriGen.

"En nuestro país, las mujeres de sur, mezcla ona con europeo, son más altas que las mujeres del centro y norte de país. Por lo general, los pueblos extremos tienden a tener mayor altura, por adaptación ambiental", aporta Ricardo Cubillos, doctor en genética y profesor de la facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago.

Piel canela y pelo rizado

Por la misma mezcla africana e indígena es que el tono de piel de mujeres provenientes de estas naciones es mucho más canela que el de la Chilena. "Esta característica fenotípica viene de la mano con el tipo de pelo. Es por eso que la mayoría de las mujeres que son de tez más oscura, tienden a tener pelo rizado y apretado. El pelo ondulado es de origen libanés, con presencia en cierta población europea, y el pelo liso es netamente indígena", resalta Carlos Valenzuela.

Al ritmo del tambor

El doctor Pablo Toro, siquiatra de la Universidad Católica, argumenta que "la personalidad está dada principalmente por factores ambientales, no por factores genéticos. Si pensamos en las venezolanas y colombianas podemos decir que ellas fueron criadas en una cultura con influencia africana y eso las acerca a una cultura lena de danza y ritmo. El baile es beneficioso para la salud no solo como ejercicio sino que en términos neurocientíficos. La actividad física activa sustancias neurotróficas cerebrales como la proteína BDNF (Brain-Derived Neurotrophic Factor) que agranda la neurona y fortaleza las conexiones neuronales. Esto favorece los procesos de aprendizaje y emocionales".

"Hay que tener en cuenta que entre los venezolanos y colombianos hay diferencias culturales, que quizás nosotros no notamos. Variaciones en las costumbres, en a forma de expresarse, en la idiosincrasia. Es lo que les pasa a ellos cuando nos comparan con los argentinos", reflexiona Toro.

Click para comentar