Escribe y presiona enter

On
Si se enfrenta a una situación de peligro, agache la cabeza y suba las manos
El siquiatra de la Universidad de Chile, Juan Arie Zúñiga, detuvo su auto para estacionar en la calle. Un vehículo le interrumpió el paso por adelante. Acto seguido, cuatro hombres se bajaron y lo amenazaron con cuchillos y pistolas. Él levantó las manos y bajó la mirada en señal de rendición. Cuando los asaltantes se relajaron y pusieron las armas hacia el piso, Zúñiga apretó el acelerador, esquivó el auto de los atracadores y escapó. "Fue una situación terrible. Pero lo primero que uno debe hacer es tranquilizarse y demostrarles que no eres una amenaza, que no los vas a atacar ni que los vas a acusar. Pensar rápido y friamente" .

Zúñiga no es el único que pudo salir de una situación de crisis de forma victorioza. Otro caso similar fue la del niño de 14 años que llamó a carabineros desde la pieza de sus padres mientras los ladrones estaban robando en su casa en Talagante. "Los niños no conocen el miedo, por eso es más sencillo para ellos actuar de forma fría e instintiva. Hay personas que tienen estrés postraumático o ataques de pánico producto de situaciones de riesgo, y lo único que puedes aconsejar en esos casos es que se tiren al piso, pongan as manos en el suelo, respiren lentamente y no hablen", detalla el siquiatra.

¿Qué hacer en caso de asalto?

1. Bocanada de aire: Zúñiga aconseja que "ahora una persona sin mayores problemas, lo primero que debe hacer es respirar profundo, tomar aire y botar lentamente. Esto ayudará a oxigenar tu cerebro y permitirá mejorar las conexiones neuronales. Así, pensará de forma racional y no se dejará llevar por las emociones". La neuróloga del Centro Médico Vidaintegra, Perla David, dice que "contenga la respiración y bote lento, como se hace en relajación de yoga. Esto le ayudará a pensar rápido, pero tranquilo. No debe asustarse, piense que lo más importante es la integridad física. Si debe entregar las cosas, hágalo. Piense que la otra persona está llena de adrenalina y puede ser impredecible. Es fundamental estar lo más calmado posible".

2. Aceptar el miedo: Cuando la persona debe enfrentarse a una situación de riesgo, el principal problema es el manejo de miedo. "Debe aceptar que tiene miedo y usar eso a su favor. El miedo sirve para dos cosas: bloquearlo y paralizarlo o para darle la fuerza interior suficiente para salir y enfrentar cualquier situación. Acepte que tiene miedo e intelectualice el problema. Debe tomar todo con calma y mentalícese de que todo saldrá bien, así podrá controlar el estado de angustia al que uno se ve enfrentado en este tipo de casos", explica el siquiatra Alejandro Cuevas.

3. Refugiarse o enfrentar: "Una vez que está pensando de forma lógica debe preguntarse ¿hay algún lugar donde pueda protegerme? Si es un sí, vaya a ese lugar. Se oculta y llama a Carabineros, como hizo el niño de Talagante. Ahora, si no hay donde arrancar, lo mejor es no oponer resistencia. Evite a toda costa la confrontación física. Gritar nunca es una buena opción, alterara más a los ladrones. Levante las manos y muestre las palmas para que vean que usted no tiene nada para atacarlos", asegura Zúñiga. El siquatra relata que cinco asaltantes entraron a robar a a parcela de una colega. "No tenía dónde ocultarse así que optó por dirigir el asalto e indicarles a los ladrones dónde estaban las cosas de valor y entregar las llaves del auto para que se fueran. Con eso salvó su vida, porque cuando ingresaron a la casa le dijeron que la iban a agredir sexualmente y hasta a amenazaron de muerte. Después recuperó el auto y algunas especies, pero lo importante es que ella salvó ilesa".

4. Calmar la situación: El magíster en sicología social de la Universidad de Chile y especialista en rehabilitación de reos, Isaías Hernández, recomienda: "Nunca le diga a un asaltante "tranquilo, calma o todo está bien". Ellos ven televisión y describen ese tipo de frases como 'sicología barata'. Al final, cuando le dice a alguien que se calme y esa persona está alterada, solo consigue ofuscarla más. Hablar pausado, ubicarse contra la pared para sentir un resguardo y mostrar las manos, es lo mejor en estos casos. Los ladrones sentirán que usted no es una amenaza y se calmará a situación". Hernández reflexiona que "sino se pudo encerraren alguna habitación, closet o baño para llamar a Carabineros, la segunda opción es cuidar su integridad física y la de su familia. Mantenga a los niños cerca suyo, igual que a los adultos mayores. Evite mirar a los ojos a los asaltantes porque se puede interpretar como señal de confrontación y puede terminar en agresión".

Click para comentar