Escribe y presiona enter

On
Fulvio Rossi habla de su trabajo como traumatólogo
Fulvio Rossi comienza su trabajo a las ocho de la mañana, como cualquier médico que atiende en el sistema público de salud. Es uno de los cuatro traumatólogos encargados de monitorear el estado en que se encuentran las rodillas de los pacientes en el Hospital del Salvador, en Providencia. Realiza operaciones, supervisa el avance de las lesiones y orienta el trabajo de otros especialistas en el policlínico del recinto. "Ha sido súper gratificante esta etapa de mi vida, después de haber vivido tanta cosa en la política", dice.

El ex senador PS lleva un año y medio trabajando en este lugar. Comenta que optó por esta opción laboral porque le permitía tener mayor independencia. "Puedo estar más tiempo con mi hija. La práctica clínica es muy distinta a la actividad política. Ya no tengo que viajar todas las semanas. Antes dormía tres a cuatro veces a la semana en lugares distintos", añade.

¿Cuál es la reacción de los pacientes cuando entran y ven a Fulvio Rossi como doctor?
Es interesante eso y meda un poco de pudor contarlo. Algunos me dicen que es un honor que yo los atienda, aunque no encuentro nada del otro mundo que los atienda yo. Pero ocurre. Otros me preguntan si acaso no seré hermano de Fulvio Rossi y yo les respondo que solo tengo una hermana; y otros me piden selfies, por ejemplo.

¿Y qué le parece esa dinámica?
Se genera mucha confianza, viví momentos muy duros, de mucho cuestionamiento de la elite cuando estaba en la política. Pero aquí hay gente humilde que valora mucho que yo esté aquí. Una mujer de Isla de Pascua una vez me trajo una madera tallada como obsequio, otro caballero me regaló huevos de campo.

¿Podríamos hablar entonces que usted se encuentra en un proceso de sanación?
Claro, poder volver a una relación cercana con la gente ha sido gratificante. Muchas personas no solo vienen por la rodilla, también cuentan que se separaron, que su hijo cayó en la droga o que el yerno le pega a su hija. En este último caso por ejemplo, me terminé involucrando y terminé orientando a la mujer desde el punto de vista judicial.

¿Y cuál es el análisis del estado de las rodillas de sus pacientes?  La principal molestia de las personas es la artrosis (enfermedad crónica que involucra el desgaste del cartílago articular y que puede ser progresiva). Mayoritariamente viene gente que tiene entre 50 y 60 años para tratarse este problema y, como atiendo en el sistema público, el desarrollo de la lesión es muy similar en la mayoría de los casos. Por ejemplo, como aquí llegan pacientes que son derivados de los consultorios deben enfrentarse en primer lugar a la lista de espera. Como deben esperar entonces, el problema se acrecenta y al momento de atenderse conmigo ya no tenían esa molestia sino que otra también. En esos casos me cuestiono: para qué voy a operar el menisco si lo que necesita ahora es una prótesis.

¿Piensa volver a la política?
Me lo han planteado. Todavía tengo tiempo para tomar una decisión. La prioridad en estos momentos es mi hija.

¿Cuál es su análisis sobre su ultimo año como senador, en 2018?
Viví un momento de mucha agresividad en mi última campaña. Cuando a mí me hirieron con un cuchillo en Iquique (noviembre del 2017), colegas decían que yo estaba mintiendo siendo que aún no se realizaba la investigación.

¿Y ahora no nota esa agresividad?
La gente es cariñosa cuando uno los atiende.

Click para comentar