Escribe y presiona enter

On
Familia de la casa que se cayó en Valparaíso se iba a cambiar el viernes
Alejandra Tapia regresó a lo que horas antes era la casa de su abuela, en Huito con Aldunate, justo sobre la escala Munich que asciende al cerro Bellavista, en pleno centro de Valparaíso. Cerca de las 20 horas, la construcción cedió y se vino abajo, en medio de un gran estruendo. Hasta la madrugada de este miércoles, el derrumbe había dejado 4 muertos, dos desaparecidos, dos niños hospitalizados y un número aún incierto de heridos y atrapados, que tenía a Bomberos, Carabineros y otros voluntarios de cabeza despejando con urgencia el área.

Según testigos, pasadas las 20 horas se sintió un fuerte estruendo muy parecido al de un sismo y luego una nube de polvo cubrió todo el sector. Alejandra cuenta que en la casa vivían su abuela, nietos, bisnietos, una tía y su pareja y unos primos. Según ella, el viernes la numerosa familia se iba a cambiar porque la construcción que arrendaban presentaba problemas y "por temor a esto, pero el destino lo quiso así".

Para la mujer, que visitaba a lo lejos a su abuela, tía y primos, la construcción "se notaba extraña", presentaba desnivel, filtraciones y se lo habrían planteado a la dueña. "No daba más", asegura. Inc uso, agrega, cada vez que iba se "notaba en peores condiciones". Mientras miraba desde lejos los escombros, Alejandra dice que ella se ha informado más por los noticiarios que por las autoridades y que "a mi abuelita y a mi tía tengo entendido que no las han encontrado". Los dos niños, primos de la mujer y alumnos de la escuela infantil de fútbol de Santiago Wanderers, fueron internados en el Hospital Carlos van Buren.

El pequeño, identificado por otros parientes como Titín, fue dado de alta. Su hermana Fernanda, en cambio, quedó hospitalizada debido a las fracturas. Ambos son hijos de un voluntario de la Segunda Compañía de Bomberos del puerto, que recibió la solidaridad de sus compañeros que realizaban las labores de rescate. Nelly Sáez, hija de la dueña de casa, aseguró entre lágrimas que en numerosas ocasiones le habrían pedido a la propietaria que hiciera reparaciones en la añosa estructura. El fiscal adjunto jefe de Valparaíso, Cristián Andrade, quien comenzó la investigación del derrumbe, no descartó nuevas víctimas fatales que se sumarían a las 4 confirmadas por el intendente Jorge Martínez. Aseguró que en su indagación pedirá planos, testimonios y peritajes.

El temor de los socorristas es el número indeterminado de atrapados por los escombros, debido a que cayeron encima de la escalera Munich, muy concurrida por jóvenes que se reúnen a menudo a tomar cervezas allí. Cada cierta cantidad de minutos, Bomberos y el Gope de Carabineros apagaban las luces y se quedaban en silencio para escuchar el son ido del celular de algún atrapado y facilitar la labor de perros adiestrados en búsqueda. "La alternativa en este minuto es detectar toda persona que se pueda encontrar con vida", dijo el intendente Jorge Martínez. El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, dijo que los trabajos se extenderían toda la noche y que, por la información preliminar del municipio, la casa no presentaba riesgo de derrumbe.

Vivienda antes del derrumbe

Click para comentar