-->

Escribe y presiona enter

Destapar cañerías sin soda caustica

On
Dentro del sinfín de desafíos de la vida adulta, destapar el lavaplatos debe ser el de solución más conocida: la soda cáustica. Este compuesto, cuyo nombre químico es hidróxido de sodio, es popular en parte por su precio -menos de $2.000 la bolsa de kilo- y en parte porque funciona. "La soda cáustica es a más efectiva para destapar. 

El otro es el ácido muriático, que no es lo mismo: sirve para sacar el sarro y mantener limpias las cañerias; cuando ya están tapadas y no corre el agua, ahí entra la soda cáustica", explica Orlando Freire, de Ferretera Cario. ¿Cómo funciona la soda cáustica? "Por su poder corrosivo, a mezclarla con agua o un ácido produce una reacción exotérmica que libera gran cantidad de calor. Eso, junto a su capacidad para degradar grasas y proteínas, logra destapar los conductos de agua" , explica Fernando Torres, director de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello. Por eso mismo, es corrosiva y muy tóxica para el cuerpo humano. "Su poder irritante de la piel y mucosas ocurre porque afecta a las proteínas de esos tejidos y ataca a los lípidos con los que puede tomar contacto" , advierte Moscoso. 
Por eso, si decide usar esta opción en casa, use guantes muy resistentes, protéjase bien los ojos y siga as instrucciones paso a paso. "Se diluye en agua caliente en un recipiente resistente de plástico o algo como un tarro de pintura. Se aplica y se deja trabajar unos 15 a 20 minutos", explica Freire. 

La opción ecológica

"Desarrollamos soluciones ecológicas ambientales en formato domiciliar o disponibles a través de ferreterías": así se presenta Osmán Acuña, gerente comercial de Maxzyme, empresa chilena que lleva varios años vendiendo distintos productos (maxzyme.cl). Uno de ellos es su digestor biológico para limpiar y destapar cañerías. "Está compuesto de bacterias y enzimas específicas, como proteasas. Lo que hacen es digerir la materia orgánica en descomposición, hidrolizándoa", explica Acuña. La hidrólisis, por cierto, define a la "descomposición de sustancias orgánicas por acción de agua". El producto cuesta $8.900 el envase de 1 litro. Su modo de uso es simple. 

El digestor se echa en el ducto -100 ml en lavaplatos o lavamanos; 300 ml en la taza del baño- y se deja actuar toda la noche. Así las bacterias tienen un buen tiempo para "comer" mugre en las tuberias. "Estas enzimas, además de ser inocuas y biodegradables, tienen un uso residual súper bueno, ya que al echarlas a la red de aguas servidas se quedan ahí. Las bacterias se multiplican y tienen un periodo de vida más largo. Por eso es util : no quita el Olor sólo en el momento, sino que dura en el tiempo", promete Acuña. 
Las alternativas

Pese a que los chilenos somos animales de costumbres, el mercado lleva mucho tiempo ofreciendo alternativas menos cáusticas para destapar las cañerias (y, mejor aún, prevenir que se tapen). "Existen muchos productos más, en general líquidos. Incluso hay una bola que se echa y trabaja, pero todos ayudan a mantener limpio. Cuando está tapado es mucho más complejo que funcionen bien", explica Freire, de Ferretería Cario. El más conocido es el llamado "plomero líquido". El de la marca Passo , formulado con una mezcla de químicos, promete mayor capacidad para destapar tuberías que la soda cáustica. El envase de 200 gramos cuesta $2.480 en Sodimac; se recomienda su uso preventivo y de mantención, ojalá mensual.

Click para comentar