-->

Escribe y presiona enter

Pato Laguna se reinventa en el campo y con gimnasio al aire libre

On
Pato Laguna se reinventa en el campo y con gimnasio al aire libre

Una brisa tibia viene desde el oriente y pasa entre los edificios vacíos del otrora shopping Punta del Sol, en la entrada norte de Rancagua. El único sobreviviente comercial del recinto era el Mall Chino. Desde hace dos semanas hay otro, Free Gym, "el primer gimnasio al aire libre" del país, según su página de Instagram (freegym.rgua).

"Entre las seis de la tarde y las nueve de la noche es exquisito. Todo el día está corriendo viento. Por lo tanto, la ventilación es buenísima", dice Patricio Laguna, alma y corazón de este emprendimiento que luce como un trofeo el permiso municipal.

Viendo que la pandemia no daba respiro, el empresario y modelo tuvo que reinventarse. Mientras contaba con gotario las actividades de su productora de eventos y se dedicaba al corretaje de propiedades, tuvo una brillante idea. Como los gimnasios recién pueden abrir en fase 4 (donde están hoy 59 de las 345 comunas del país, excluida la Antártica), se le ocurrió la idea de sacar las máquinas al aire libre.

"Hace algunos meses empecé a trabajar en un proyecto al aire libre, el primero en Chile, con los protocolos de seguridad, para que la gente pueda entrenar de la mejor manera. Lo presenté, lo aprobaron y podemos funcionar desde fase 3, quizás fase 2, pero al aire libre. Estamos en un estacionamiento con mucho aire, una ventilación espectacular. La gente entrena de manera segura y se cuida. Las personas tienen casi doce metros cuadrados entre las máquinas", cuenta Laguna.

Leonardo Barrera, dueño del gimnasio Olimpo, ubicado en el centro de la histórica ciudad, aportó las máquinas y eligieron Punta del Sol como locación.

"Es un recinto emblemático en que solo funciona el Mall Chino desde hace como diez años, pero la familia dueña lo mantiene impecable. Los conozco, son buenas personas", agrega.

Laguna lleva ya tres años viviendo en Rancagua con sus dos hijos, Patricio (7) y José Ignacio (10). Sus hermanas viven cerca, también.

"Vivo para el lado de la carretera antigua de Graneros, como a diez minutos de Punta del Sol. iEs campo campo! Eso cambió harto, porque a mí me gusta la ciudad, los malls, todo eso, así que el cambio al principio fue difícil. Pero ya estamos acostumbrados. Al final, cuando tienes hijos, lo importante es que ellos estén bien. Van al colegio y están felices", dice Laguna.

-¿Los problemas que hubo con la madre de los niños quedaron atrás?
-Por los dos lados estamos tratando de mejorar eso. Hay mejor disposición, que es lo importante. Muchas familias tienen problemas, pero pasando el tiempo se van arreglando.

-¿Y sus negocios?
-Sigo con mi productora, tengo algunos clientes en Santiago y había eventos programados hasta que comenzó la pandemia. Estoy radicado en Rancagua, pero viajo por todo Chile y dos o tres veces a la semana estoy en Santiago. Trato de funcionar lo más posible desde la casa, en todo caso.

-Harto debe haber bajado.
-Fue duro, porque mis eventos se fueron a cero. La productora también. Todos los eventos de empresas, de los casinos, desaparecieron. Así que empezamos a reinventarnos. Soy ingeniero en construcción y siempre me he dedicado a las propiedades, así que enfatizamos eso, y ahora el gimnasio.

-¿Tiene novia?
-Noooo, estoy soltero. Soltero y cero kilómetros.

Click para comentar