-->

Escribe y presiona enter

Detalles de la dura reconstitución de escena por muerte de Fernanda Maciel

On
Detalles de la dura reconstitución de escena por muerte de Fernanda Maciel

Felipe Rojas Lobos (26), único imputado por el caso de Fernanda Maciel (21), quien tenía siete meses de embarazo cuando fue asesinada el 10 de febrero del 2018, reconoció este domingo por primera vez el homicidio de la joven.

La confesión ocurrió durante la reconstitución de escena del crimen, que se realizó este domingo en la esquina de las calles Puntiagudo con Llaima, en la comuna de Conchalí. Específicamente en la casa- bodega de Carpas Totomax donde el 24 de junio del 2019 fue encontrado enterrado el cuerpo de Fernanda.

Pedro Díaz, abogado de la familia Maciel, estuvo en el desarrollo de la diligencia y fue testigo de la confesión de Rojas, quien fuera vecino y amigo de Fernanda durante diez años.

"No se le movió ningún músculo de la cara cuando reconoció el crimen. Ni siquiera un atisbo de arrepentimiento en sus declaraciones, nada. Durante el relato, la PDI iba tomando fotografías y grabando con cámara las recreaciones de cada una de las acciones del crimen", asegura Díaz.

Cerca de 20 personas, incluyendo al abogado, estuvieron presentes en la reconstitución de escena al interior de la casa-bodega, ubicada apenas 100 metros de las casas contiguas donde vivían Maciel y Rojas.

"Fue una declaración muy estructurada. Se notaba que había un análisis previo de lo que él iba a declarar", comenta Díaz.

La confesión

Según el abogado de la familia Maciel, así fue el relato que dio Felipe Rojas a la fiscalía este domingo.

"Dijo que el 10 de febrero del 201 8, él se contactó vía WhatsApp con Fernanda y se pusieron de acuerdo para juntarse en la bodega a fumar un pito de marihuana. La joven ingresó y se sentó en unos sacos que había en el primer cuarto de la casa, que era el living comedor. Él se sentó frente a ella y se pusieron a conversar sobre algunos amigos que tenían en común".

"Mientras conversaban, este sujeto sacó una foto con su celular de las piernas de Fernanda, que andaba con vestido ese día; en ese momento, dijo que comenzó a pasarse rollos con la foto y a crear una suerte de obsesión sexual con ella".

"Cuando Fernanda dijo que se iba, de acuerdo con el relato de Rojas, él se desesperó y dijo que no sabe qué le pasó, que se nubló porque pensóse me va esta persona . Entonces la tomó del cuello, la arrastró nuevamente hacia la bodega y la ahogó con su brazo hasta que ella quedó inconsciente. En el suelo procedió a violarla".

"Después de eso, la amarró, la envolvió en unas telas y la metió en unos sacos; se dirigió al fondo de la bodega donde había un hoyo listo de 70 centímetros, supuestamente dijo que era para botar escombros. Allí enterró el cuerpo, lo tapó con cal y tierra para al día siguiente cubrirlo con cemento".

"Inmediatamente después de enterrar el cuerpo, según Rojas, el se dirigió hasta la casa de Fernanda, se subió a la pandereta y comenzó a llamarla hasta que salió su madre. Ella le dijo que su hija no estaba, que había salido", relató Díaz.

Dos años y 10 meses

La confesión de Felipe Rojas ocurrió dos años y 10 meses después de la desaparición de Fernanda Maciel. Su cuerpo fue encontrado 500 días después, en la casa- bodega que antes había sido periciada en cinco oportunidades por la policía.

Según el abogado Pedro Díaz, junto con la familia de Fernanda ya tenían conocimiento que la joven había sido estrangulada y violada por Rojas; esas fueron las principales conclusiones de una investigación privada que le encargó la familia a la doctora Carmen Cerda, tanatóloga de la Universidad de Chile. Este preinforme fue entregado a la fiscalía el lunes pasado.

Paola Correa, madre de Fernanda Maciel, comentó que su mayor anhelo es que "esta bestia (Rojas) nunca más vuelva a salir a la calle. Que sea condenado y que no tenga derecho a ningún beneficio, porque es un peligro para la sociedad y si algún día sale libre, estoy segura que volvería a hacer lo mismo. Jamás mostró arrepentimiento. Yo creo que el nunca se imaginó que íbamos a encontrar a mis niñas. (Fernanda y su hija en gestación, Josefa)".

Al finalizar la reconstitución de escena, su hija Valentina Maciel, dijo que "lo único que pido es justicia. Que las mujeres dejemos de ser víctimas de violación y de maltrato. Pido que la fiscalía por una vez haga bien su trabajo; no por ser personas de escasos recursos van a dejar de investigar o que las policías hagan mal su trabajo".

Según el abogado Díaz, la diligencia que se hizo este domingo "despejó algunas y con esta confesión de Rojas, la fiscalía lo puede llevar a juicio. Por lo pronto, viene el cierre de la investigación, la acusación y la audiencia de preparación de juicio oral, donde se muestran todas las pruebas de la investigación. El juicio sería entre marzo y abril del próximo año".

Click para comentar