-->

Escribe y presiona enter

Francini cuenta cómo entrena a 3 cachorros en el patio de la casa

On
Francini cuenta cómo entrena a 3 cachorros en el patio de la casa
El libro que está en el velador de Francini Amaral es "Un cachorro en casa", de lan Dunbar. En su cuenta de YouTube también registra un montón de vistas a videos sobre perros: la brasileña está entrenando a tres cachorros en su casa.

Se trata de Eros, Lara y Lucy, los perritos de cinco meses de raza Pastor Australiano Ovejero, que son hijos de Boo (@boo_aussie), la hembra que Francini tiene hace tres años. Ellos viven, por ahora, en Chicureo junto a tres perros del pololo de la bailarina.

"Como son cachorros estoy justo a tiempo de enseñarles, así que los estaba entrenando con un entrenador de Agility (deporte canino) y ahora lo estoy tratando de hacer sola. Es muy entretenido, como una terapia para uno, pero también los cachorros son como niños, muy desordenados y necesitan mucha atención que me encargo de darles", cuenta Francini.

Para ella esa es la clave: "A los perros hay que enseñarles, porque se motivan a aprender cosas nuevas, se dan cuenta de que estamos atentos a ellos. No es llegar y tenerlos en el patio. Por otro lado la raza de mis cachorros es muy buena para aprender, le gusta moverse, son bien receptivos".

Las clases que imparte la brasileña son a diario, "en cualquier momento del día, porque siempre estoy con ellos. Lo que sí las hago con uno solo, primero y luego otro. Y trato de hacerlo por media hora, porque no aguantan mucho más. También lo hago cuando tienen hambre; o sea, antes de darles su comida".

-¿Por qué a esas horas?
-Porque como me baso en el refuerzo positivo les doy pellet, del mismo que comen de premio, además de mucho cariño y frase como "bien hecho", "muy bien". No soy muy buena dando órdenes, ni tampoco uso palabras en inglés, que dicen que son buenas usarlas en los perros porque son más cortas. Otra cosa es repetirles mucho lo que tienen que hacer.

-¿Qué ha logrado con el entrenamiento?
-Logré que sienten cuando les pido o que se queden quietos cuando están muy desordenados. Lo mejor que hemos logrado hasta ahora fue bajarles la ansiedad cuando les traigo la comida. Esperan que baje los platos y después se quedan tranquilos cuando comen los perros más grandes. Ese ha sido el mejor logro. Mi perra Boo, también me ayuda bastante.

-¿Cómo le ayuda?
-Ella es muy tranquila, hace caso. Ellos son sus hijos, entonces si entra un cachorro a la casa y está Boo la ven cómo se comporta y la siguen en eso. En algo más concreto, por ejemplo, si yo voy a hacer algo a la cocina, la Boo me sigue y se echa a mis pies y su hijo hace lo mismo.

-¿Igual se mandan embarradas o no?
-Son cachorros, hay cosas que no se pueden controlar, como que todavía hacen pipí adentro de la casa, pero no son tan de embarradas. Han tomado zapatos, pero como estoy pendiente de ellos, no alcanzan a destruirlos.

Refuerzo positivo

Marco Yáñez, instructor canino deportivo con especialidad en agility (@agility_lab) conoce a los tres cachorros de Francini. Los entrenó hace unos meses y ahora se encarga de darle tips si la brasileña necesita. Él explica el concepto de refuerzo positivo con el que Francini enseña a sus perros: "Cualquier entrenamiento se realiza a base de este concepto, donde premio a mi perro cada vez que realiza una conducta que me parece correcta. Puede ser comida, un juguete, un muy bien y cariño".

-¿Qué más se puede hacer? Hay perros bien rebeldes.
-El perro no va a aprender mirando a su mamá sentarse, su aprendizaje tiene que ver con el estímulo que le doy para que absorba ese aprendizaje. Por eso con los perros también se trabaja a través de la repetición, que es un condicionamiento: mientras uno más repite la instrucción, más progresa.

-¿Por qué Francini lo hace con uno de los cachorros y no con los tres al mismo tiempo?
-Cuando son cachorros cuesta que se enfoquen en lo que uno les está pidiendo. Si tengo a tres cachorros juntos se van a poner a jugar, a pelear entre ellos. Es mejor entrenarle cada cosa a cada cual y luego de lograrlo, cuando aprendió, se les puede pedir a los tres que se sienten o hagan algo.

Click para comentar