-->

Escribe y presiona enter

Cinco formas de usar mascarilla sin empañar los lentes

On
Cinco formas de usar mascarilla sin empañar los lentes
Uno de los principales inconvenientes de usar mascarilla, es su tendencia a concentrar el aire caliente y los vapores que emanan de boca y nariz, para redireccionarlos a la zona de los ojos, donde suelen empañar los lentes.

Para evitar accidentes, como caídas o cortes, los usuarios habituales de mascarillas han desarrollado sus propios métodos para mantener bien secos, tanto mascarillas como escudos faciales.

Agua jabonosa: "Se prepara una lavaza con jabón de cara y agua tibia, y luego se seca bien, hasta que los vidrios queden transparentes. Las micropartículas de jabón absorben la humedad, aunque sólo dura aproximadamente una hora", recomieda Pedro Correa, ingeniero químico de la Pontificia Universidad católica de Valparaíso.

Jabón en seco: Es una variación de la anterior, pero funciona de la misma manera. "El problema es que después de frotar el jabón sobre los vidrios hay que sacar todos residuos, lo que no siempre se consigue, por lo que los lentes podrían quedar sucios. Para evitarlo, después de un paño limpio y seco, hay que pasar vigorosamente una franela, ojalá de las mismas que vienen en los estuches de lentes", cuenta el capitán de Ejército Nelson Sabugo Sánchez, de la Jefatura Veterinaria, que ya lleva más de cincuenta sanitizaciones, entre hogares de ancianos, hogares de niños, centros de salud familiar (Cesfam) y aeropuertos.

Elásticos en ocho: "El principal motivo por el que se empañan los lentes, es porque no hay una barrera física que impida el ascenso del aire caliente y húmedo desde la zona de la mascarilla hacia los anteojos. La forma más rápida de corregir este problema, es tensar los elásticos de la mascarilla, de manera que quede bien ajustada sobre el monte de la nariz. De ese modo el aire caliente en vez de subir, obligadamente escapa por los costados, hacia atrás". Éste es el simple tip que según el capitán de Ejército Nelson Sabugo, "ha salvado más de algún operativo, pues muchas veces las mascarillas nos quedan grandes o se nos sueltan".

Lentes sobre la mascarilla: "Un modo muy sencillo de evitar el empañamiento de lentes, es subir la mascarilla casi a la altura de los ojos y poner sobre ella los lentes. Esta configuración convierte a la mascarilla en una barrera mecánica que impide el ascenso del aire caliente y húmedo de la boca. Es muy efectiva", asegura el doctor Sebastián Ugarte, médico jefe de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica Indisa.

Ocupar bien el alambre: "Todas las mascarillas profesionales tienen un alambre delgado y maleable, que permite marcar el perfil de la nariz para "cerrar" el paso de los vapores bucales a la zona de los ojos. En el caso de las mascarillas caseras, este alambre se puede remplazar fácilmente por los que traen los envases de pan de molde. Son muy seguros y vienen forrados en plástico, lo que evita posibles reacciones alérgicas", explica Raúl Montenegro, licenciado en Diseño e Indumentaria por la Universidad de Morón, en Buenos Aires.

Click para comentar