Escribe y presiona enter

▷ Bioquímica probó el jabón Popeye como detergente artesanal

On
Bioquímica probó el jabón Popeye
Javiera Ramírez es ejecutiva de ventas y cuenta que, buscando alternativas más baratas al detergente tradicional, encontró una publicación en Facebook con la novedad.

"La receta es simple: una barra de jabón Popeye, dos cucharadas de bicarbonato y seis litros de agua. Hay que rallar el jabón y ponerlo en cuatro litros de agua hirviendo, mientras uno revuelve y va agregando el bicarbonato. Cuando ya está todo disuelto, se le agrega dos litros de agua fría a la mezcla, se deja reposar por cinco horas y listo", explica Ramírez.

"Yo lo uso hace un mes y me ha funcionado de maravillas, pero he visto comentarios en las redes sociales de gente que lo usó por mucho tiempo y dice que puede dañar la lavadora, pero no sé si es cierto", detalla.

Natalia Serrano, bioquímica y académica de la Escuela de Salud Duoc UC, dice que efectivamente es así.

"Hay muchas recetas en internet y si la preparación no está bien hecha, puede espesar más de la cuenta, generando aglomerantes que obstruyen las cañerías de las lavadoras", puntualiza.

Serrano explica que con su equipo realizó pruebas químicas para comprobar la efectividad de esta mezcla versus los detergentes líquidos.

"Sabemos que muchas personas están usando esta mezcla artesanal porque el jabón Popeye es barato, biodegradable e hipoalergénico. Pero el proceso para poder realizar este detergente artesanal y que quede bien es complicado, aunque en los tutoriales se vea fácil", asegura. "Aquí lo principal son los tensoactivos, que son los componentes que traen jabones y detergentes para aumentar la capacidad del agua para disolver grasa y así lograr que la ropa quede sin mugre".

Detalla que en las pruebas compararon jabón Popeye y detergente líquido convencional. Los resultados arrojaron que Popeye tiene 4,3% de tensoactivos y el detergente líquido sobre 15%.

"Mientras más tensoactivos, más caro porque la limpieza debiera ser profunda", asegura.

La especialista enfatiza en que esto no quiere decir que el detergente artesanal no funcione.

"El bicarbonato que tiene la mezcla también ayuda a sacar la grasa, solo que es un poco menos eficiente en limpiar profundamente la ropa y a veces pueden quedar manchas de jabón", puntualiza.

Diego Sierra, doctor en Química y profesor del Instituto de Química y Bioquímica de la Universidad de Valparaíso, detalla que los tensoactivos son fundamentales a la hora de tener ropa limpia.

"La dureza del agua está dada por los minerales que la conforman, como el calcio. Si no hay suficientes tensoactivos, el calcio se une al jabón cuando se mete en la lavadora y lo vuelve insoluble. Esto produce que precipite y quede pegado en la ropa o en las cañerías", explica.

"La mezcla del detergente artesanal puede parecer perfectamente un detergente, pero no tendrá ablandadores de agua como un detergente convencional que está pensado para esto", agrega.

Según Sierra, dependiendo de la zona geográfica de Chile, el agua es más o menos dura y es un dato a considerar.

"En la zona norte el agua es muy dura, en el centro sigue siendo dura, pero menos, y en la zona sur es blanda porque las napas subterráneas no son tan profundas y no están en contacto permanente con minerales como el calcio", detalla.

Factor agua hirviendo

Serrano dice que hay que tener cuidado con el proceso artesanal porque se usa agua hirviendo.

"La composición de la grasa del jabón puede alterarse al mezclarse con agua hirviendo producto de las altas temperaturas. A veces se corta el jabón y el detergente no resulta porque no queda con las mismas propiedades", especifica.

El gerente comercial de Popeye, Pablo Maritano, dice que en su equipo hay orgullo por lo que representa para la marca este nuevo uso del clásico producto.

"Usarlo siempre es buena idea; sin embargo, este producto está especialmente formulado para lavado a mano y prelavado. Nuestra recomendación es usar jabón Popeye en estas etapas y detergente Popeye en la lavadora automática", dice Pablo Maritano, gerente comercial.

Click para comentar