Escribe y presiona enter

On
Recuperan sable de la estatua de Baquedano y detienen a implicado en su sustracción
Como ya se ha hecho habitual, el viernes, cerca de las 21:00 horas, en medio de las manifestaciones que ocurrían en el sector de Plaza Baquedano, un grupo se acercó a la estatua del general que le da el nombre al sector e intentó desestabilizarla y sustraer elementos de su estructura.

Alrededor de 40 minutos después, estos sustrajeron el sable de bronce que portaba la efigie que honra al militar.

Tras el robo, efectivos de la PDI realizaron un seguimiento a estas personas, en específico de quien tenía en su poder el objeto, dando con su paradero y realizando su detención en las inmediaciones del Parque Bustamante a eso de la medianoche.

Concertación del robo y detención del imputado

“Un grupo en particular estaba dañando la estatua, sacando partes de esta. Mientras que otro se enfocó en hacer la contención de los alrededores, se preocuparon de la seguridad”, señaló el prefecto Jorge Sánchez, jefe nacional Contra Robos y Focos Criminales (Jenacrof) de la PDI. Y agregó que un tercer grupo “en donde estaba el detenido” es el que se encarga de recibir la especie, teniendo “la función de ocultar la espada y trasladarla fuera del perímetro inmediatamente”.

No más de 40 minutos duró toda la operación, indicó Sánchez, por lo que se tuvo que tomar especial resguardo en no perder de vista al principal sospechoso de poseer la espada, por lo que se realizó un seguimiento de alrededor de tres horas, en el que se individualiza a Diego Álvarez Corona, de 28 años, como el autor del delito de receptación flagrante.

El sujeto la tenía escondida en una carpa artesanal emplazada en Parque Bustamante.

El policía explicó que se tomó ese tiempo para poder minimizar el riesgo, tanto de la ciudadanía como de los efectivos policiales y del mismo sujeto perseguido. Se lo vio “cambiándose de ropa, en contacto con otras personas”, muchas encapuchadas, y se esperó el momento en que se encontraba dispuesto a trasladar el arma —que tiene un peso de entre 15 y 20 kg— “para realizar la detención en flagrancia”.

Si bien solo se detuvo a quien mantenía en su poder la espada, el prefecto detalló que los demás involucrados están por ser identificados, pero que al ser muchos toma tiempo individualizarlos. “La investigación sigue en curso”.

Tres minutos de formalización

Ayer se realizó la audiencia de formalización en el Centro de Justicia, en la que la fiscal América Vergara, de la jurisdicción Oriente, en menos de tres minutos leyó los hechos a la magistrado Alicia Rosende, la que, de acuerdo a los antecedentes mostrados y las penas por el ilícito cometido, los que configuran el delito de receptación de especies de un monumento nacional, sancionado en la Ley N° 17.288, decretó la medida cautelar de firma mensual al imputado. Además, dictaminó 45 días de investigación.

Cuestionamientos al resguardo del monumento

Esta semana, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) sesionó durante tres horas y decidió mantener en su lugar la estatua del general Baquedano, en el monumento central de la plaza homónima de Santiago. En las últimas semanas tomó fuerza la idea de retirarla preventivamente por los constantes ataques a los que es sometida desde el inicio de la crisis social.

Entre las razones que se esgrimieron para llegar a esta resolución fue que la figura principal del monumento no presenta riesgo de caer, por lo que no pone en peligro la integridad de las personas que se congregan a diario a manifestarse en ese lugar.

Esto no descarta que a futuro sea trasladado a modo de resguardo, en especial porque hay ciertos elementos en que se detectó que hay riesgo de que se caigan o son más frágiles.

Por los ataques que ha sufrido el monumento, “lo que prosigue es hacer una querella, y para eso vamos a establecer todos los procesos de evidencia para poder respaldar al Consejo de Defensa del Estado (CDE), que es quien nos representa”, señaló Erwin Brevis, secretario técnico del CMN.

El escenario en el cual se mantiene el monumento ha hecho que, por ejemplo, el comandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez, escribiera una carta al CMN, en la que mostró la preocupación de la institución tras la “reiterada acción vandálica de la que está siendo objeto el monumento ecuestre del general Manuel Baquedano, incluyendo un intento de derribarlo”.

Click para comentar