Escribe y presiona enter

On
Senadora DC Carolina Goic
Tras participar en Punta Arenas de una actividad relacionada al Congreso Futuro, la senadora DC Carolina Goic entra de lleno a lo que considera debe ser la principal prioridad del oficialismo y oposición durante las semanas siguientes: la reforma previsional.

Desde Magallanes, la parlamentaria de la comisión de Trabajo de la Cámara Alta efectúa un llamado a apurar el avance de la reforma previsional, a casi tres meses del inicio de la crisis.

—¿Qué espera del Gobierno y oposición para agilizar ese proyecto?

—Hoy, tras la crisis, cobra mucho más fuerza y se hace fundamental tener una reforma aprobada mayoritariamente, para hacerse cargo de la falta de legitimidad del sistema, y que tenga sustento político-social. Hay urgencia, porque en pensiones el tiempo corre en contra. Después del estallido social, ya no hay espacio para seguir dilatando este gran acuerdo para sacar el proyecto.

—El presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), al respecto, dijo que era “iluso” despachar la iniciativa en enero, porque aún el Ejecutivo no ingresa las indicaciones y porque el Congreso no sesionaría en febrero.

—Lo importante, más allá de cuándo aprobamos el último artículo, es que esta semana se tiene que gestar un gran acuerdo mayoritario en pensiones, que permita garantizar un nuevo sistema más justo. Esta tiene que ser la semana del gran acuerdo, como sucedió en el tema constitucional. La ciudadanía nos está mirando, y uno entiende la molestia de la gente cuando estás en terreno.

—La oposición está trabajando una propuesta para entregársela al Gobierno, ¿qué puntos son esenciales?

—Es clave tener un sistema realmente mixto, que fortalezca la participación del Estado, con un ente público para administrar la cotización adicional que hoy ya está en el proyecto, pero que debe robustecerse en su gobernanza y atribuciones. Ya hay claridad de que no es suficiente un 5% de cotización adicional, sino que se requiere un 6%, que se incremente gradualmente; y en que esto no puede ser solo capitalización individual, debe haber solidaridad. Y también hay una brecha de género a superar.

—¿Cuán gradual debe ser el aumento de la cotización de cargo del empleador?

—Estamos aún trabajando en la mesa técnica de la oposición, pero entendemos que esto tiene que ser una reforma sostenible financieramente.

—¿Y el Gobierno se ha abierto a llegar al 6%? Hasta ahora ha planteado un 5%.

—Hoy estamos en construir un acuerdo de oposición, y eso es un avance relevante, porque necesitamos que esto sea lo más amplio posible. La ministra María José Zaldívar (Trabajo) ha destacado en capacidad de diálogo, y espero esté la disposición de acoger nuestra propuesta.

—¿Cuánto de ese porcentaje debiera destinarse a reparto y cuánto a ahorro individual? ¿Hay un consenso en la oposición? Porque algunos partidos han pedido una mayoría de ello destinada a solidaridad.

—En la oposición creemos que en la medida en que ponemos primero los principios, podemos avanzar luego al número exacto. Sí hemos avanzado en que se requiere de ambos, porque si destinas todo a reparto, descuidas a futuro las pensiones. Ese equilibrio se debe construir: una parte para reparto y una parte para contribuir a mejorar las pensiones futuras, que es por supuesto un beneficio individual, pero que queremos que se construya en una lógica distinta a la capitalización individual. Hay un compromiso del ministro Ignacio Briones (Hacienda) de dar aporte fiscal para que estos beneficios sean inmediatos ya aprobada la reforma.

—La oposición también ha planteado el fijar un techo a las utilidades de las AFP. ¿Se ha abierto a ello el Ejecutivo o mantiene su idea de que las administradoras decidan si reparten utilidades a sus cotizantes?

—No se sostiene que sea voluntario, esas utilidades deben repartirse en los trabajadores. No podemos seguir con las AFP como las conocemos hoy, y eso incluye limitar las millonarias utilidades cuidando un incentivo para el mejor rendimiento de los fondos, los temas de participación de los usuarios, y fortalecer el rol del Estado en revisar las tasas de interés y tablas de mortalidad

—El 6%, que exista reparto y el techo en las utilidades ¿son para usted “intransables”?

—Exacto. Son condiciones mínimas para un acuerdo.

—¿Y cuál es el costo fiscal de la propuesta opositora, en medio de un contexto de ralentización de la economía a raíz de la crisis? Usted planteaba que debe ser sostenible financieramente.

—No entregaré el monto. Prefiero poner la urgencia en el rostro de los pensionados, que merecen un cambio significativo. Me gustaría que no se confunda la “responsabilidad” con una reforma debilitada.

—¿Cuán viable ve acercar puntos con el Gobierno para un acuerdo?

—Lo que uno ha escuchado de la ministra es apertura. Tenemos la obligación ética de un acuerdo. Muchas cosas que planteamos, el Gobierno está dispuesto a incorporarlas, y en la medida en que se acojan, se facilita mucho la pronta tramitación.

—Hay sectores de la oposición, como el Frente Amplio y el PC, que están en la mesa, pero que han mostrado posiciones más duras anteriormente. ¿Qué mensaje les envía a ellos y, en general, a su sector?

—Que el ánimo que prime sea el entender que hoy tenemos una responsabilidad frente a los pensionados y que debemos hacer una reforma sustantiva y audaz, pero que para ello se debe hacer una propuesta responsable fiscalmente. Espero que el Gobierno haga lo suyo, porque ellos tienen la iniciativa para las indicaciones; pero también en la oposición tenemos que hacer lo propio, porque todos tenemos una responsabilidad. Lo que nos deja el acuerdo constitucional es ese aprendizaje de que ambos deben ceder, es eso lo más valorado por la gente. Así que espero que la oposición dé muestras de acuerdos mayoritarios.

—Ha surgido una propuesta de separar las funciones de recaudación de la cotización y pago de la pensión, a ser realizadas por un ente distinto, de las de administración de la inversión, a ser manejadas por las AFP. ¿Lo ve como una opción?

—Eso viene de la comisión Marcel y me resulta muy atractivo; he sido parte de las conversaciones para que la recaudación la haga un ente no relacionado con las AFP, para hacernos cargo de la deslegitimidad del sistema.

—La medida estaba en el programa presidencial de Felipe Kast, en cuya redacción participó Briones. ¿Lo puso en discusión el mismo ministro?

—Sí, pero el tema es cómo le damos viabilidad. Lo que yo exijo ahí es que los cambios profundos al sistema de AFP tienen que ir dentro de esta reforma, a la par de subir la cotización.

—¿Desde el Ejecutivo le han pedido verlo en una segunda fase?

—Ha sido parte de las alternativas, pero yo creo que todo esto debe ser una unidad.

Rol del Gobierno

—¿Cómo evaluó las interpelaciones que realizó esta semana la oposición a Zaldívar, Briones y Jaime Mañalich (Salud) en la Cámara?

—Zaldívar sorprendió a muchos con manejo técnico y teniendo apertura, que contrasta con Mañalich, que no está a la altura de lo que demanda la crisis, que es generosidad en vez de soberbia y desconexión. En Magallanes, tenemos detenidas las licencias en Compin, porque no hay médicos. Lo invitaría a ver el libro de reclamos. Y Briones también mostró diálogo. La interpelación es un buen mecanismo, pero no se puede abusar.

—¿Ve una mejora en la reacción del Gobierno a la crisis, o desempeños puntuales?

—El Gobierno sigue llegando tarde, con una acción fragmentada. En la PSU, por ejemplo, ojalá la misma fuerza que vemos hoy contra un estudiante la hubiera tenido la ministra Marcela Cubillos para cautelar el proceso. El Gobierno aún no ha entendido que la ciudadanía necesita una hoja de ruta clara en reformas sociales, con actitudes coherentes, y no con zigzagueos en el oficialismo.

Click para comentar