Escribe y presiona enter

On
Piñera viajaría en marzo a cambio de mando en Uruguay y allí se reuniría con mandatario argentino
El 10 de diciembre era la fecha estimada para el primer viaje internacional del Presidente Piñera desde el estallido de la crisis social. El destino sería Argentina y el objetivo, presenciar el cambio de mando en el que asumió Alberto Fernández como jefe de Estado del país trasandino.

Sin embargo, el accidente del avión aéreo de la FACh, Hércules C-130 —que dejó 38 víctimas—, cambió los planes de La Moneda y el periplo fue inmediatamente cancelado.

Con la reorganización de la agenda, según altas fuentes de Gobierno, el 1 de marzo se concretaría la primera salida de Piñera. Ese día, Luis Lacalle Pou asumirá como Presidente de Uruguay y desde Palacio afirman que la participación del mandatario chileno en el evento estaría confirmada, y también que sería acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera.

Lacalle fue proclamado como ganador de las elecciones presidenciales que se llevaron a cabo el 27 de octubre de 2019, tras alcanzar una ventaja irreversible sobre el oficialista Daniel Martínez, quien reconoció la derrota. La victoria del opositor, candidato del Partido Nacional (PN), significó el fin de 15 años de gobierno del izquierdista Frente Amplio (FA), que en los últimos años ha visto desgastado el apoyo popular que lo llevó a dominar el escenario político uruguayo.

Entre los objetivos del viaje, explican desde Cancillería, está reunirse en una bilateral con Fernández, aunque la visita del líder argentino aún no está confirmada en la ceremonia. Dicha reunión, que se ha intentado programar en distintas oportunidades y sería una de las prioridades a concretar del nuevo embajador de Chile en Argentina —y exministro del Trabajo—, Nicolás Monckeberg, quien viajó a Buenos Aires el miércoles.

Además de dicho encuentro, el Gobierno también espera contar con una reunión entre el canciller chileno y su par argentino, Felipe Solá.

Cita en suspenso

Si bien Fernández asumió como Presidente el 10 de diciembre, ya por esos días se especulaba que uno de sus primeros destinos como mandatario trasandino sería Chile. Esto, ya que para la segunda semana de diciembre estaba programado que se desarrollara en Santiago la Reunión del Grupo de Puebla, cita que convocaba a distintos líderes del “progresismo” latinoamericano, y Fernández —quien, a su vez, fue uno de los fundadores de la instancia— era uno de los confirmados y máximos exponentes del evento.

Sin embargo, tras el estallido social del 18 de octubre, se comunicó que la reunión se reagendaría, argumentando que el país sede no contaría con la “estabilidad política” necesaria para el desarrollo del encuentro.

En tanto, fuentes de cancillería afirman que existe la posibilidad de que Fernández realice una visita al país en marzo. Eso sí, La Moneda espera que el jefe de Estado argentino solo se limite a participar de instancias oficiales y no fuese parte de otras actividades políticas. “Causaría profunda extrañeza”, señalan desde la cartera de Relaciones Exteriores.

Cabe recordar que durante las recientes semanas, Fernández se refirió, en entrevista con América TV, a la crisis social en Chile, criticando a su par chileno. “Yo me acordaba días atrás, cuando recibí a las organizaciones de derechos humanos venezolanas, cuando (Nicolás) Maduro después de una manifestación apresó a 800 personas. Piñera metió presas a 2.500 personas y no pasa nada, nadie dice nada”, dijo, al ser consultado por el informe elaborado por la ONU respecto de la situación del país.

Ante dichas declaraciones de Fernández, la Cancillería, a través de un comunicado, explicó que el ministro Ribera se “contactó telefónicamente con su homólogo argentino, Felipe Solá, con el fin de expresarle su sorpresa respecto de los comentarios que efectuó el Presidente Alberto Fernández en un programa de televisión, en el que aludió a situaciones internas de Chile”.

Click para comentar