Escribe y presiona enter

On
Fiscal explica cómo carabineros de civil identificaron a acusado de incendiar iglesia
Según relató el fiscal Mauricio González en la audiencia donde se formalizó al único imputado hasta ahora por el incendio de la iglesia San Francisco de Borja, a eso de las 19 horas del viernes cerca de 400 manifestantes comenzaron a atacar y a acorralar a unos 30 efectivos policiales que custodiaban el templo, ubicado en calle Carabineros de Chile.

"En un momento nos vimos sobrepasados y tuvimos que retroceder", relató el fiscal, citando a uno de los efectivos que se encontraba en el lugar.

Cuando el reloj bordeaba las 20 horas, los manifestantes, en su mayoría encapuchados, se habían enseñoreado del lugar. Pocos minutos después lograron tumbar el cerco perimetral del recinto y casi enseguida arremetieron contra el ingreso principal, una puerta doble de madera.

González relató ante el juez de garantía Jaime Fuica que un número indeterminado de individuos ingresó a la iglesia, algunos para arrancar bancas y utilizarlas como combustible para las barricadas, mientras otros se dedicaron a prenderle fuego a lo que pillaran a mano. Sin embargo, ninguno de ellos sospechó que entre los manifestantes había dos oficiales de Carabineros vestidos de civil grabando todo lo que ocurría dentro, según confirmó el propio fiscal González a la salida de la audiencia.

Ambos oficiales lograron captar a un joven de 1 ,70 metros de estatura, delgado y que vestía pantalones negros, guantes y un polerón gris con capucha, que en su parte de atrás llevaba un logo rojo donde se leía la palabra "State". <
br> "El imputado", relató el fiscal, "le prendió fuego a los fardos de un pesebre, a unas bancas, a la mesa del altar y a una alfombra con un encendedor, luego de aplicarles un líquido acelerante que llevaba en una botella transparente".

Siguiendo al persecutor, el joven luego salió de la iglesia y se dirigió a la Alameda. En la intersección con Namur, y gracias al trabajo de otro carabinero de civil, "fue grabado a las 21:11 horas arrojando una bomba molotov a efectivos policiales, operación que repitió a las 21 :34 horas".

En otra grabación, agregó González, "se ve al imputado dirigirse al Parque Forestal donde se saca el polerón y los guantes los cuales mete en un bolso gris". Enseguida regresa a la Alameda y se detiene en una barricada. "En ese lugar se saca la ropa que había metido en el bolso y la arroja al fuego". Otro carabinero, también de civil, logró rescatar el polerón gris.

El joven se retiró del lugar ya de noche, sin caer en la cuenta de que era seguido por la policía, siempre vestida de civil. A las 22:30 horas fue detenido en la intersección de Diagonal Paraguay con Lira.

El imputado tiene 26 años, no presenta condenas anteriores, pero el juez decidió su prisión preventiva "por ser un peligro para la seguridad de la sociedad". El fiscal González explicó que por las dos bombas molotov arriesga hasta seis años de prisión, mientras que por el delito de incendio podría ser condenado a una pena que parte en cinco años de cárcel.

Click para comentar