Escribe y presiona enter

Francisca Mardones, la mejor atleta paralímpica del año

On
Francisca Mardones, la mejor atleta paralímpica del año
El 12 de noviembre marcó un antes y un después en la vida de la deportista paralímpica Francisca Mardones, cuando batió el récord mundial en el lanzamiento de bala, con 8,19 metros, en el Mundial de Atletismo de Dubái. Logró la marca con una terrible pena en el alma: cinco días antes, había fallecido su padre.

"Cuando supe, lo primero que hice fue hablar con mi familia. Me quería venir pero a los pocos minutos de haber analizado todo lo que estaba pasando, decidí quedarme en Dubái y competir. Ese mismo día debutaba y ahí tomé la decisión de poder, de cierta manera, rendirle algún homenaje a mi papá compitiendo. Fue muy difícil. Mi cabeza no estaba concentrada en lo que era el mundial, me costaba dormir y estaba con mucha angustia por estar tan lejos. Finalmente, al ir a la competencia tenía una energía que solamente la podía haber recibido de mi papá: que era competir y dar el mejor resultado por él", recuerda la atleta.

Dice que recién está tomando el peso de lo que ocurrió en Dubái. "Haber roto el récord mundial fue algo muy bonito. Y aunque no era importante en esas circunstancias, por lo que estaba viviendo, terminó siendo un momento mágico".

El Círculo de Periodistas Deportivos destacó su trayectoria y la coronó a ella, Christiane Endler y Joaquín Niemann como los mejores deportistas del 2019.

"No me lo esperaba, sabía que podía estar dentro de los candidatos pero no pensé que el premio pudiera ser para mí. Siento que corona muchos años de sacrificio que he tenido en el alto rendimiento", explica.

Aunque lleva dos años en el lanzamiento de la bala, durante más de una década jugó tenis en silla de ruedas, en el que también destacaba.

"La bala pesa tres kilos y pasar de una raqueta de 500 gramos es una gran diferencia. Ha sido un proceso largo de adaptación, pero en el tenis ya estaba un poco cansada de tantas competencias. Es muy desgastador tener 20 0 más competencias al año, pero me encantaba aunque lo que me estaba costando era desplazar la silla".

Ahora está en vacaciones activas, como le llama, y realizando charlas para la Fundación Ronda, organización sin fines de lucro que impulsa la inclusión sociolaboral, de la que es directora.

El 15 de enero vuelve a los entrenamientos para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 que comenzarán el 25 de agosto.

"Uno trabaja cuatro años para lograr un buen resultado ahí. Y vengo haciendo las cosas bien. La idea es perfeccionarme. Eso significa mucho sacrificio que daré. Somos alto rendimiento y tenemos que tener una performance de gran nivel", asegura.

Click para comentar