-->

Escribe y presiona enter

De Tezanos cuenta lo duro que ha sido este mes y medio sin fútbol

On
De Tezanos cuenta lo duro que ha sido este mes y medio sin fútbol
El 3-2 de Cobresal a Unión Española fue el último partido disputado en la liga chilena este año. Se jugó el viernes 22 de noviembre. Pero la actividad venía suspendida desde el 17 octubre producto del estallido social en el país, cuando se transmitió el duelo entre la U e Iquique (después vino el inconcluso duelo entre los dragones y La Calera en La Florida). Luego de un intenso tira y afloja entre dirigentes y jugadores, la ANFP dio por terminado el campeonato sin completarlo.

En el CDF, estación que transmite el fútbol nacional, este periodo se vivió con mucha incertidumbre. "Estuvimos sin ir al canal la primera semana luego del estallido. Hay mucha gente que trabaja detrás de cámaras y era peligroso para algunos regresar a sus casas", recuerda Manuel De Tezanos, panelista del programa "Todos somos técnicos".

-¿Cómo fue trabajar en un programa de fútbol sin tener fútbol?
-Desde que volvimos a pantalla, tratamos de hablar de las razones de fondo del estallido social, siempre con la esperanza de que volviera el fútbol. La cuestión fue tomando un color medio feo en contra del fútbol y ahí se hizo un poco difícil hacer programas. Se mezclaban cosas políticas, hubo mucha confusión por parte del fútbol como estructura.

-¿Se sintieron cómodos tocando temas ajenos al fútbol?
-Nosotros no hablamos de política, ni de partidos, ni de tendencias. Hablábamos de lo vivido, desde lo humano. En vez de hablar de lo que pasa en una cancha, hablábamos de lo que pasaba afuera y en el país. En todo caso, creo que es peor limitar que una persona opine porque viene de otra actividad. Todos hemos interpretado esto como una crisis importante en muchas áreas como la salud, pensiones, educación, etc. Pero creo que el fútbol fue lento a la hora de interpretar que esa crítica les caía a ellos como estructura. Se perdió una gran oportunidad de entender que se estaba escuchando poco a los hinchas y que se estaban tomando demasiadas decisiones entre cuatro paredes.

De Tezanos cuenta que el tema del rating no fue preocupación durante este mes y medio porque "tenemos un público que nos ve siempre y está contento con lo que hemos hecho. Lo más tenso fue el tema de las redes sociales. Sobre todo los primeros días, con ataques fuertes", añade.

-¿Lo dice por la gente que reclamaba el cobro del CDF sin dar partidos?
-No, no. Entiendo que haya gente que reclame eso, pero por parte del CDF nunca hubo intención de no transmitir. Estábamos dispuestos a ir a todos los partidos. De hecho, a mí me tocaba la U con Huachipato.

-¿A qué ataques se refiere, entonces?
-Cada uno daba una opinión en política y eso generó mucha agresividad. Esa agresividad llegó a todos los que estábamos siendo parte de los medios, dando opiniones. Además, también fue difícil el no poder planificarte más allá del día a día. Uno tenía los pasajes, los partidos programados y luego se cambiaba todo.

-Ustedes abogaban porque se reanudara el torneo. Mucha gente no quería eso.
-Hubo mucha desinformación y poca convicción. Fuimos tibios a la hora de defender el fútbol como una actividad justa, digna y honesta. No diría que es pan y circo, pero es entretención. Y esa entretención significa un montón de trabajo y una gran oportunidad para manifestarse. Vi a Palestino llevar la causa palestina a lugares inesperados en la Copa Libertadores, por ejemplo. En Europa he visto manifestaciones contra el racismo e injusticias sociales. Se pudo hacer de otra manera, sin contravenir las peticiones del movimiento social.

-¿No les preocupa, a nivel de canal, que pase lo mismo cuando empiece el próximo torneo?
-Terminar el torneo por secretaría fue una pésima idea porque no se atacó el problema de fondo. El torneo no se jugó por amenazas de violencia, pero esas amenazas no tienen mucho que ver con las peticiones del país, sino que son algo que está enquistado en el fútbol hace 30 años. Las personas que amenazaron se aprovecharon del pánico. No creo que vuelva a pasar en enero, pero tampoco se puede garantizar. Eso sí, se podría haber aprovechado la oportunidad para hacer algo serio, un plan de violencia en el fútbol. El Plan Estadio Seguro ha sido mucho maquillaje y poca solución a los problemas de fondo.

-¿Cree que el fútbol chileno va a resentir esta crisis?
-Sí. Gustavo Quinteros (técnico de la UC) ya se fue y probablemente muchos jugadores importantes están pensando lo mismo. Esto va a tener serias consecuencias. Los seleccionados nacionales, por ejemplo, que pusieron una foto en Instagram, pero no hicieron nada en proponer una solución, se van a dar cuenta del error que cometieron a largo plazo. Los votantes del Consejo de Presidentes lo único que hicieron fue pensar en sus intereses. No pensaron en el fútbol chileno, en lo que significa para la gente, ni en su coherencia como torneo. Es como una serie de Netflix: no se puede cortar a la mitad del camino o cambiar los personajes de un día para otro. Hoy en día hay un montón de espectáculos y posibilidades de entretenerse con fútbol u otro tipo de deportes, en los que hacen muy buenas televisaciones y hay buenos jugadores. Si le das ventaja a otros espectáculos, te van a sacar el público.

-Al menos el CDF está diversificándose en estos tiempos y ahora dan fútbol uruguayo...
-Y ecuatoriano también. Más que la importancia de dar fútbol, hay una intención del canal de darle la oportunidad a los que no pudieron trabajar porque se suspendió el campeonato, darles un ingreso de aquí a fin de año.

Click para comentar