Escribe y presiona enter

On
Hermano, amigos y vecinos cuentan el proceso de recuperación de Gustavo Gatica
En un breve comunicado emitido hace cinco días, la Clínica Santa María confirmó que Gustavo Gatica Villarroel (21), estudiante de psicología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, herido por balines en sus dos ojos el 8 de noviembre en medio de protestas, perdió completamente la visión.

Durante los últimos días, Gatica descansa en su hogar de la comuna de Colina, mientras espera iniciar su proceso de recuperación. Su hermano Enrique (30), profesor de Historia, ha estado a su lado desde el primer momento, acompañándolo junto a sus padres y Javiera Sánchez, la polola del joven aficionado a la fotografía, brindándole los cuidados pertinentes.

"Mi hermano es un chico súper fuerte. Ha tenido harto apoyo de su familia y sus amigos. Es un joven muy resiliente que está tranquilo dentro de todo. Es muy maduro y está con harta fortaleza enfrentando todo esto", cuenta Enrique Gatica.

Francisca Castro (21), amiga de la infancia de Gustavo, todavía no ha tenido tiempo de acudir a la casa de su amigo, pero ha estado en constante comunicación con la polola de él. "Ella me ha contado que está mucho más tranquilo ahora que salió de la clínica, que está de buen ánimo. Ella es quien está con él la mayor parte del día, al igual que sus papás", confirma.

Los vecinos de la Villa Pacífico, lugar donde reside la familia Gatica Villarroel, han seguido la evolución del estudiante a través del grupo de WhatsApp que crearon, donde Prudencia y Enrique, padres del joven, les informan sobre su estado.

"Cuando ocurrió lo de Gustavo, don Enrique nos comentó la situación y lo que pasaba. Han sido los papás los que han salido a conversar; Gustavo, no. Él todavía no está preparado, lógicamente", revela la vecina Scarlett Arancibia, que es profesora.

Scarlett agrega que los vecinos han recolectado dinero "en caso de que tenga que hacer viajes, porque sabemos el gasto que implica", dice. "No solo es para los gastos hospitalarios, porque creemos que el Estado se tiene que hacer cargo de este caso, sino que en el caso de que tenga que salir a hacer terapia a otra parte. Y si quiere ocupar el dinero para salir y relajarse, yo creo que es lo más legítimo que puede hacer", dice.

Enrique, el hermano de Gustavo, reconoce que como familia aún no se han organizado para realizar eventos de beneficencia para apoyar a su hermano económicamente en los tratamientos que requerirá, pero sí está al tanto de varias iniciativas de vecinos y compañeros de colegio y de universidad de distintos lugares. "Nos hemos sentido bien apoyados", agrega.

Sin ir más lejos, el próximo 21 de diciembre a las 19:00 horas se realizará un bingo solidario organizado por el Colegio San Sebastián de Colina, lugar donde Gustavo Gatica estudió. El evento, organizado por sus ex profesores, se efectuará en el Centro de Eventos Rincón Santa Filomena y el valor de la entrada será de $2.000.

Click para comentar