Escribe y presiona enter

On
Blanquita Nieves desmenuza sus primeros 3 meses como mamá
Ser mamá es súper demandante pero el tiempo pasa volando. Esa es una de las mayores enseñanzas de mi guagua, que me enseña a vivir el aquí y ahora. No perder ningún segundo" , es la primera reflexión de Francesca Cigna, "Blanquita Nieves", sobre Amayra, su primera hija que este martes cumple 3 meses de vida. Este sábado, la actriz y bailarina asistió a primer Simposio internacional de porteo en Chile en el Aula Magna de la U. Central, y desmenuzó sus primeros meses como madre.

Buen dormir. "Estoy durmiendo harto y súper bien. Me salió dormilona, como la mamá. Duerme conmigo, abrazadita. Despierta sólo una vez tipo 3 o 4 de la mañana, toma leche y sigue durmiendo. Después de nuevo despierta a las 6.30 o 7, donde vuelve a tomar otro poquito y se vuelve a dormir. Con mi pareja (Rodrigo Zarzar) nos levantamos recién a las 8.30, 9 de la mañana. Amayra tiene súper buen horario. Cuando estoy muy cansada, duermo con ella la siesta", detalla Cigna.

Lactancia. "Le estoy dando pecho a libre demanda y es bastante demandante, jajajá. La lactancia es amor, contención y seguridad para ella", sigue.

Lenguaje. Blanquita asegura que ha aprendido a reconocer gestos de su guagua para entender qué necesita: "Ya conozco sus sonidos, sé cuando está cansada o quiere regalonear. Ya está empezando a reírse con la boquita bien abierta, sé que en un par de semanas escucharé alguna carcajada. Tengo opiniones divididas, unos dicen que se parece mucho a mí y otros al papá. Yo digo que tiene la forma de mis ojos. En mi Instagram (@blanquifran 99.700 seguidores) me dicen que es igual a mí".

Salidas. "Los primeros dos meses los pasé en hibernación en mi casa porque ella era muy chiquita y todavía hacía frío. Para mí ir con ella al pediatra era una fiesta, era mi ocasión para salir al mundo, vestirme bien porque pasaba en pijama de polar y tomaba una ducha ocasional cuando el papá la cuidaba. Cuando duerme sola, porque siempre está en brazos, aprovecho de comer, dormir, ducharme, lavar, ordenar. Ahora ya salimos a pasear, nos hemos juntado con una amiga que nos conocimos en el embarazo haciendo pilates y nuestras hijas sólo tienen 3 semanas de diferencia. Para las Fiestas Patrias fuimos a una fonda un ratito y a ver mis papás a Curacaví", comenta la actriz.

Ejercicio. "En el embarazo volví a encantarme con el baile, y bailé hasta un día antes del nacimiento. Ahora tengo la rutina que cuando Amayra está quieta pongo música que está de moda, bailo con ella y se tranquiliza. Ocupo el porteo ergonómico, que es una especie de mochila que va delante y ahi se pone a la guagua. Entonces se me ocurrió hacer una clase de baile entretenido con este portabebé, y lo haré con Natalia Castillo, una asesora de porteo para que todo sea seguro para las guaguas y donde se enseña a usar este implemento. Le puse Baby dance y la primera clase será el 17 de octubre en el Parque Inés de Suárez", adelanta Blanquita.

Nostalgia. «Extraño tener la guatita de embarazada, pero cuando la porteo es parecido. Extraño eso de sentir un ser vivo dentro de una, es una linda conexión. Nunca me pasó eso de sentir que mi guatita fuera incómoda o pesada. Cuando recién nació a veces me levantaba y me tocaba la guatita y me acordaba que ya no tenía a mi guagua ahí", asegura.

Trabajo. En septiembre la actriz ya realizó cuatro reemplazos del rol de Titi García Huidobro en el montaje "Departamento de solteras" en el Teatro San Ginés. "No quise hacer la temporada completa porque eso significaba estar todos los fines de semana. También hice otra obra en (la comuna) de Padre Hurtado y es muy probable que me toque otra luego. Y ya me están empezando a cotizar para animar eventos de empresas de fin de año. Lo bueno de mi trabajo que implica salir sólo un ratito de mi casa, pero igual fue difícil la primera vez separarme de mi guagua. Quiero ir volviendo de a poquito a las pegas así que estoy viendo alternativas de trabajo que involucren estar con la Amayra. Como soy life coach (coach de vida), hacía talleres para mujeres y ahora estoy armando uno para mamás", sostiene.

Cuerpo. En su activo embarazo, Cigna sólo subió 10 kilos. "No siento presión por bajar de peso, me lo estoy tomando con tranquilidad. De hecho no tengo pesa en mi casa. Sé que esto es un proceso, la piel debe volver a su lugar pero ya volví al teatro usando un vestido ajustado. Me siento orgullosa por mi cuerpo a los tres meses de un parto. Se me ensancharon un poquito las caderas y eso me encanta", cierra.

Click para comentar