Escribe y presiona enter

On
Los mejores datos para pasar la caña
Cuando a usted se le inflaman los vasos del sistema nervioso central, o popularmente resaca o caña, aparecen los consejos para aliviar el desorden corporal. Sepa cuáles son mitos y los verdaderos métodos para sobrevivir a día del "no tomo más".

1. Nada mejor que el H20: una de las consecuencias de la ingesta excesiva de alcohol es la deshidratación. "Como el alcohol es diurético -estimula la orina inhibiendo la hormona ADH- a lo que se suma la presencia de grupos aldehídos (químicos de la degradación del alcohol que se van a todo el cuerpo) y que en el cerebro producen jaqueca" explica el doctor Guillermo García, urgenciólogo y director del Programa de Especializaeón en Medicina de Urgencia de la Universidad Finis Terrae.

"Debe ingerir mucho líquido, agua idealmente, para reponer las pérdidas por efecto de la diuresis aumentada y estimular la eliminación de los grupos aldehidos que producen el dolor de cabeza", precisa el académico. Dice que el alcohol de mala calidad y baja graduación produce más aldehídos (mayor malestar). "La resaca dependerá de la capacidad de metabolización de cada persona y varía según la edad. Después de los 40 años puede durar más de un día porque el metabolismo es más lento". Insiste en tomar H20. "Una técnica es tomar un litro de agua antes del alcohol, esa saciedad lo frenará y no sentirá los efectos de a caña", agrega Carlos Valenzuela, gastroenterólogo de la Clínica Biobío. "También es bueno tomar agua durante la ingesta. Un vaso de vino, un vaso de agua. Esto reduce el volumen de alcohol en la sangre y ayuda a eliminar su exceso por la orina con mayor rapidez", dice Valenzuela.

2. Ventaja de ser carnívoro: "Esta costumbre ayuda porque la carne es de digestión lenta. El alimento absorbe de a poco el alcohol antes de que pase al cerebro", explica el urgenciólogo García. "Podemos reducir malestares e irritaciones estomacales si nos preocupamos de consumir carne o carbohidratos antes de beber", coincide Carolina Espejo, nutricionista de IntegraMédica.

3. ¿Qué tal un sorbo de aceite?: "un gran mito urbano. El aceite no recubre nada. Lo que sí, hace más lenta la digestión. Las grasas en el estómago retardan el vaciamiento gástrico (el paso de la comida desde el estómago hasta el duodeno). Lo que ocurre es que los aceites ayudan a la elaboración del quimo (comida en el estómago) y cuando pasa al intestino se llama quilo. Ese quilo se va humedeciendo cuando hay aceite y mejora el tránsito. Entonces, relentece el paso del estómago al intestino, pero ayuda a la evacuación de la comida", acota Carlos Jorquera, nutricionista y director del Magíster en Nutrición Deportiva de la Universidad Mayor. "Esa costumbre no tiene ningún fundamento fisiopatológico que indique que disminuye la absorción o los efectos de alcohol", dice tajante el gastroenterólogo Valenzuela.

4. ¿A 10 Julieta Venegas, con li- món y sal?: "No sirve porque tiene demasiado ácido. En el día a día, el jugo de limón es útil porque no tiene calorías y aporta vitamina C. En una persona que comió y bebió mucho, aumenta las chances de gastritis. La sal sube la presión", dice García. "El limón con sal solo ayuda desde la perspectiva de la rehidratación porque toma líquido y reincorpora sodio que facilita la absorción de esta", dice el nutricionista Jorquera.

5. Ayúdese con la bebida de los deportistas: "Lo mejor es tomar bebidas isotónicas y sales rehidratantes porque el agua se absorbe rápidamente en el cuerpo. Tomar agua con sal ayuda porque se está ingiriendo sodio que mejora la absorción y hace más fácil la rehidratación. Es como tomar una bebida isotónica, pero natural. Tomar bebidas gaseosas ayuda también, pero lo mejor es que sea un líquido con sales para estar bien hidratado. Tomando agua con sal estará hidratado en dos a tres horas. Es parecido a cuando en los hospitales le ponen suero fisiológico al paciente", argumenta Valenzuela.

6. Cortito de leche para la caña-acidez: "Sirve para la gastritis, pero de forma momentánea porque cambia el pH estomacal. Es un alivio de no más de 45 minutos. Recubre un poco y tiene algo de azúcar que evita la hipoglicemia" acota García.

7. Mariscal para el hachazo: "Da lo mismo si es un mariscal o una hamburguesa, lo importante es ingerir carbohidratos", puntualiza Valenzuela. "Cuando la persona tomó demasiado alcohol se produce una hipoglicemia refleja (baja de azúcar). En pacientes que están inconscientes, se usa suero con azúcar. La gente que está despierta tiene hambre y comiendo se alivia, pero puede ser cualquier comida, no es necesario el típico mariscal", añade García.

8. Consomé, café y otras hierbas: el café y otros líquidos cumplen un rol hitratante que sirven para reponer la pérdida de agua. Tomar líquido con sal ayuda porque se está ingiriendo sodio que mejora la absorción y hace más fácil la rehidratación.

9. Remedios salvadores: "La caña se puede manejar con paracetamol y omeprazol que ayudan a mitigar el dolor de cabeza y la gastrits, los grandes síntomas de la resaca", remata el doctor García, de la Universidad Finis Terrae.

Click para comentar