-->

Escribe y presiona enter

Los electricistas evolucionaron: la SEC les exige licencia

On
Daniel Morales tiene 52 años, de los cuales lleva 32 trabajando como instalador eléctrico. Cuando empezó en el rubro hacía los planos eléctricos en papel; hoy los confecciona en forma digital, con Autocad. "Hay que estar actualizándose siempre", dice Daniel, quien está certificado como instalador clase D por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC). ¿Qué significa ser "clase D"? "Puedo realizar todo tipo de trabajos domiciliarios, en locales comerciales y el área industrial", explica. Su labor se inicia desde la etapa de construcción de una vivienda. "Se hace un estudio de carga, cálculos nominales de tuberías y de conductores y cálculos de puesta a tierra. Posteriormente se realiza el plano y se proyectan los conductores, todo en base a la normativa vigente: nada queda al azar", subraya.
Los electricistas evolucionaron: la SEC les exige licencia
El proyecto eléctrico, con todos los datos del instalador, se entrega a la SEC para que lo apruebe o lo rechace. "Eso significa que la SEC entrega un documento de que la instalación está conforme a la normativa actual; con ese documento el cliente va a la compañia para que le instalen el servicio eléctrico en el domicilio", agrega el especialista. En su opinión, la experiencia no lo es todo en este trabajo: "Usted debe tener una base técnica de conocimientos, de cálculo, de magnitudes eléctricas, de instrumentación. Todos esos temas son los que evalúa la SEC antes de certificar a un técnico", detalla Morales (contacto@ingenieriaelectricidad.cl). 

Curso abierto 

Precisamente en la formación de instaladores eléctricos domiciliarios -el viejo electricista- está enfocado el curso de capacitación que ofrece Inacap Capacitación. Dura 80 horas cronológicas. "Está dirigido a los instaladores electricistas de las empresas del área de la construcción o mantenimiento de viviendas y oficinas comerciales. También a las personas que trabajan en forma independiente en el mismo rubro", explica Claudia Rojas, subdirectora de Mercado Abierto de Inacap Capacitación. "Lo bueno del curso es que la mayoría de las personas que ingresan después hacen la continuidad de este oficio. Comienzan con instalación eléctrica domiciliaria y después continúan con instalaciones eléctricas industriales. Puede ser una entrada al rubro", destaca Rojas. 

"Entre los alumnos hay bastantes personas que buscan un segundo oficio", agrega. El curso se realizará desde el 20 de julio en La Serena y el 27 de julio en Arica. En regiones tiene un costo de En Santiago se inicia el 23 de julio y tiene un valor de 5640.000. Hay descuentos para alumnos y ex alumnos de Inacap y por pago anticipado (más información e inscripción en esta pagína.

"Podemos recibir llamados de regiones; si hay una empresa interesada o un grupo, podemos armar el curso en las dependencias que necesiten. Eso se da gracias a la cobertura nacional de Inacap", cierra Rojas. Lo preparan para la prueba La SEC entrega cuatro tipos de licencias para instaladores eléctricos: A, B, Cy D. Están divididas según el grado de conocimiento. Por ejemplo, para la primera clase (A), se requiere el título de Ingeniero Civil Electricista y se pueden encargar de instalaciones sin límite de potencia. El profesional clase D es el que más frecuentemente realiza trabajos domiciliarios. 

"Todo el mundo tiene que rendir un examen para sacar la licencia clase D", aclara Gilberto Tapia, gerente general de Sfcapacitación.cl, donde dictan cursos para preparar a quienes van a realizar esa prueba. Aquí la capacitación dura 64 horas cronológicas -las clases son tres veces a la semana- y cuesta $340.000. Tiene código Sence y el próximo curso abierto de preparación para la licencia parte el 12 de agosto. Para la prueba clase D la persona debe tener experiencia al menos de un año trabajando en el área eléctrica, rendir un test teórico y Otro práctico. "Como esto mide competencias laborales, la persona debe saber qué hacer. En el curso los preparamos para la prueba teórica con toda la normativa y cálculo en función de la ley chilena, porque la prueba es mucha norma. La práctica es en función de la experiencia de la persona", explica Tapia. El examen no lo toma la SEC, sino entidades certificadoras autorizadas. En caso de salir airoso, la superintendencia entrega la licencia. Y con la licencia se abre el campo laboral. "Puede trabajar como independiente o que lo contrate una empresa -una constructora, normalmente- o una industria donde requieran personal con conocimientos eléctricos" indica Tapia.

Click para comentar