-->

Escribe y presiona enter

Por qué Kim Kardashian tiene una cámara de frío en su casa de Hidden Hills

On
Por qué Kim Kardashian tiene una cámara de frío en su casa de Hidden Hills
Kim Kardashian ha hecho de la ostentación una parte clave de su marca. En sus redes documenta las prendas de diseñador que viste, los jets privados en los que viaja y los futuristas tratamientos que toma para mantenerse joven. La mansión que comparte con su marido, el errático rapero Kanye West, ubicada en el sector Hidden Hills de Los Angeles, está avaluada en 60 millones de dólares y no ha estado exenta de su sello.

Aunque tiene comodidades que uno encontraría más comúnmente en un resort: una cancha de básquetbol, estudio de grabación y una piscina temperada, son los detalles los que más han llamado la atención, como el refrigerador principal de su mansión, que es una cámara de frío o walk in fridge, como le dice ella para que suene más cool.

"Nos cambió la vida tener un refrigerador industrial, tenemos una cocina que es del porte de un restaurante, con un montón de sartenes y ollas, para poder cocinar a cualquier hora y estar siempre listos para recibir a nuestra familia y visitas", le contó al portal de estilo de vida, Poosh, que es propiedad de su hermana, Kourtney.

Hay que recordar que Kim tiene cuatro hijos y a menudo recibe al equipo de grabación de su reality show "Keeping up with the Kardashians" en casa, por lo que su enorme refrigerador puede tener cierto sentido. ¿Qué guarda ahí? Porciones de comida preparadas, frutas y verduras muy bien, condimentos y harto producto plant based.

Lo que dicen en Chile

En Santiago, a 9.139 kilómetros de distancia de Los Ángeles, el walk in fridge para una casa particular, resulta inédito. "Nunca había escuchado algo así. Es algo que solo una Kardashian puede tener", dice el arquitecto Marcial del Río. "¿Quién necesita eso? Nadie. No sacas nada con tener tanto refrigerado, si todo vence, como en cualquier refrigerador, vas cambiando las cosas con el tiempo. Que Kim Kardashian tenga un clóset de 100 M2, ya te la compro, pero un refrigerador así, no".

Según Del Río, lo más frecuente en entornos acomodados es tener un refrigerador grande, y uno o dos freezers para guardar el resto de los productos. "Y creo que no se necesita más que eso, incluso si tienes una familia demasiado grande. Todo lo otro es cómo guardar por guardar".

David Cancino, consultor en climatización y académico de la escuela de Ingeniería en Medio Ambiente y Sustentabilidad de la Universidad Mayor, explica que nunca le han pedido algo así y que resulta muy poco práctico y caro. "Desde hace unos 12 años existe un cuidado energético que regulariza el gasto de los refrigeradores y puede ayudar a escoger uno con menor o mayor consumo, en el caso de una cámara esto no está regulado, no existen las clase A, clase C, no se habla de eficiencia, por lo que sí o sí el consumo energético el consumo va a ser alto".

-Es muy factible que Kim no escatime en gastos.
-No tiene mucha lógica. Eso es como pensar en abastecerse para varios meses y las familias por lo general van al supermercado una vez por semana, en la medida que van consumiendo lo que compran.

José Antonio Espinoza, arquitecto especialista en eficiencia energética, explica este tipo de artefactos puede servir para grandes grupos familiares, pero hay que considerar varios aspectos. "Los refrigeradores son los elementos que consumen más energía en los hogares, llegando a superar el 30% del consumo energético global de acuerdo a la CGE, un refrigerador de buena calidad de 300 litros tiene un consumo entre 200 a 500 Watts. Un walk in fridge tendría un consumo de 1.500 watts por hora o superior, llegando a ser equivalente al consumo de energía de un hogar promedio al mes", dice. ¿Lo otro? Deben contar con mantenciones al menos cada seis meses. "Las unidades condensadoras de los sistemas de ventilación deben ser limpiadas para mantener un funcionamiento correcto con regularidad".

-Parece algo difícil llegar e instalar uno.
-Este tipo de equipos debe ser pensado desde el diseño de la casa, por las dimensiones, instalación eléctrica y ventilación. Si estamos pensando en viviendas sobre 200 m2, también está el tema del empalme eléctrico, que debe ser mayor que el normal de cada casa, y eso debe ser autorizado por la distribuidora de energía.

Jerson Domínguez, técnico de Frigomaster, empresa especialista en la instalación de cámaras de frío, explica que las cámaras se usan más en supermercado, hoteles, restaurantes y algunas carnicerías. "Por el volumen de cosas que guardan".

Click para comentar