-->

Escribe y presiona enter

Nueva forma de acoso escolar: burlarse de lo que se ve por Zoom

On
Nueva forma de acoso escolar
Debido a la pandemia de Covid-19, donde las escuelas están cerradas, los profesores han tenido que recurrir al aprendizaje virtual remoto. Ahora tenemos estudiantes educados en línea a través de plataformas como Zoom o Web Ex. Y como el tiempo frente a la pantalla aumentó, también el ciberacoso, señalan tres expertos.

Bretta Palma es sicopedagoga y orientadora de la Clínica Santa María. Dice que en los últimos meses ha surgido una nueva forma de ciberbullying. Se trata de niños que, conectados a una clase en línea, molestan a sus compañeros haciéndoles fotos, que después incluso transforman en memes, en las que burlan de sus casas o el lugar desde donde se conectan.

"Es terrible reírse por la condición en que vive el niño. Hay familias que viven en una pieza y se conectan con su teléfono", dice Palma. "Todo eso tiene que ver con la formación, con la educación, en cuanto a los valores".

Ariel Quezada es doctor en sicología social. Explica que quienes hostigan lo hacen para conseguir una relación de poder y de superioridad con su víctima. "En el caso de adolescentes, en donde la reputación y la construcción de una identidad es crítica, aquellos elementos que permitan mostrar una superioridad serán empleados para este fin. Si en otro momento el usar un determinado teléfono caro, zapatillas de marca o una ropa que muestre estatus, en estos momentos el entorno del hogar está siendo el espacio en donde ellos realizan estas comparaciones", afirma Quezada.

Las formas de ciberacoso

"Los ejemplos de ciberacoso que se pueden dar durante una clase en línea son enviar mensajes instantáneos en la plataforma, o un chat para herir a una persona, o publicar fotos o hacer videos instantáneos que pongan en vergüenza. Son situaciones que antes pasaban en vivo y se llevaron a las clases online", dice la sicopedagoga y orientadora. Y menciona que ahora estas formas de se han acrecentado con la velocidad en que se propagan los mensajes. "Esos mensajes van siendo transmitidos, y lo peor que puede ocurrir es que cuando hay un chat que es común, pueden ser vistos por todos de manera instantánea. En segundos se puede transmitir un mensaje de acoso y se puede hacer hasta viral".

Leonel Navia es magíster en Dirección y Gestión Escolar de Calidad. Dice que los ciberacosadores se aprovechan de que no tienen que encontrarse cara a cara con sus víctimas. "Al no tener a la otros compañeros presentes, en persona, se dan estas atribuciones de que es más fácil insultar o menosprecian Y se dan descalificaciones con lo que tiene que ver con la imagen personal y de su entorno. No cuesta nada colocar una foto, hacer un meme, colocar un texto o algo que haga que inmediatamente la otra persona, la víctima, se vea afectada", dice Navia, director del Magíster en Gestión de la Convivencia Escolar de la Universidad Mayor.

Cómo evitarlo

Los tres expertos coinciden en que lo primero es detectar ciertas señales. Por ejemplo: baja en las notas, baja de ánimo, cambio en los hábitos alimenticios y los patrones de sueño, sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima, evasión a las clases online: no querer conectarse.

Lo segundo, pero no menos importante, es enseñarles a los niños que no respondan los mensajes, sino que informen de inmediato a un adulto en que confíen, ya sea papás, tutores o profesores.

"¿Qué más? Promover que el autoconcepto se construya en base a los gustos, preferencias y habilidades por sobre las condiciones materiales", cierra el doctor en sicología social.

Click para comentar