Escribe y presiona enter

On
Carolina de Moras
Carolina de Moras (38), modelo y conductora de televisión, apareció la semana pasada en el lago Vichuquén, sobre una tabla de surf, tirada por una cuerda. La ex animadora del Festival de Viña del Mar practicaba wakesurf, una modalidad de deporte acuático, muy de moda, que consiste en avanzar sobre las olitas que deja la embarcación de arrastre. Comentar la foto sirvió además para que profundizara en la pasión que siente por todo tipo de actividad física.

"He sido deportista toda mi vida. Fui atleta muchos años, en toda la época del colegio, en el Osorno College. Competí en torneos nacionales. Corría 800 metros y hacía salto largo. Después entrené en la selección de la Católica. Luego me dediqué al mundo laboral, pero siempre he hecho mucho deporte. Lo hago en verano y en invierno, todos los días. Los domingos me levanto y voy al cerro, salgo a trotar o ando en bicicleta", dice.

¿Pero qué hace que Carolina de Moras sea tan aficionada al deporte? "Me puse a hacer deportes porque soy operada del pulmón. Me sacaron un pulmón. Cuando tenía 8 años me sacaron uno y ahí empecé a hacer mucho deporte", explicó.

-¿Qué le pasó?
-Tuve una infección pulmonar y me lo tuvieron que sacar. No he tenido problemas, al contrario, porque con el deporte desarrollé mi capacidad pulmonar de forma normal.

-¿Se sabía que usted tiene solo un pulmón?
-Ha salido en alguna parte, pero nunca lo hablo mucho. Ha salido porque tengo la cicatriz en la espalda. Entonces, creo que en alguna oportunidad me han preguntado por qué tengo esa cicatriz. Después hice todos los deportes. Soy de esquiar y de bucear. Todos los deportes me encantan. Me gusta aprender cosas nuevas y probar mis límites. Aprender las disciplinas de forma correcta, aunque no quiero ser campeona mundial de nada.

De Moras relató la pérdida de su pulmón en el programa "Mucho Gusto", de Mega, el 26 de noviembre de 2018. En aquella oportunidad se refirió al tema, en el marco de la historia de Danixa, una niña trasplantada de pulmón, y de Francisco, quien esperaba un órgano. "No sé si mucha gente lo sabe, pero vivo con un pulmón. Me sacaron uno justo cuando tenía 8 años. En ese tiempo no existían los trasplantes y el mío se infectó con un cuerpo extraño", declaró.

Jorge Jorquera, doctor broncopulmonar, de la Clínica Las Condes, es tajante: "Uno puede vivir normalmente con un pulmón, pero debe cuidarse". La actividad física puede ser normal, con resguardos. En la medida que ayude al buen funcionamiento de la actividad cardiopulmonar. "Uno debe disminuir en lo más posible la carga del pulmón. Eso implica tener un buen peso. Si tengo más peso el esfuerzo para hacer mis actividades será mayor, por lo que el pulmón a partir de los 60 años podría empezar a claudicar. Lo otro importante es no dañar el pulmón. No hay que fumar", agregó.

-¿El deporte ayuda a mejorar el pulmón que queda?
-No mejora el pulmón propiamente tal. Lo que hace es optimizar todo el resto para que el pulmón que te queda funcione perfecto. Imagínate con un pulmón, pero con el corazón malo. Si logras, gracias al deporte, con el pulmón que tienes, optimizar la función del corazón, que interactúa muy cercanamente con la función del pulmón, no es que mejores el funcionamiento del pulmón, pero haces que tu pulmón trabaje perfecto.

-¿No es que por hacer más deporte se consuma más oxígeno, el pulmón se expanda y se haga más fuerte?
-Se expande un poco, pero es un mecanismo de compensación fisiológico que ocurrirá independientemente de la cantidad de ejercicio. Lo que hace el ejercicio es que el funcionamiento del organismo en general se verá optimizado.

Mauricio Ruiz, jefe de la Sección de Enfermedades Respiratorias del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, advierte que en ningún caso hay que fumar, cuando se prescinde de un pulmón.

-¿Qué otros cuidados se deben tener?
-Inyectarse las vacunas antigripal anual y la antipneumococcica (previene infección en los pulmones) y evitar las conductas riesgosas.

Soy de esquiar y de bucear. Todos los deportes me encantan.

Click para comentar