Escribe y presiona enter

On
Acusan a cazatesoros de infringir la ley y activa acción que podría expulsarlo del país
El Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) acordó iniciar acciones legales contra el empresario estadounidense Bernard Keiser, quien desde hace un mes y medio realiza excavaciones con maquinaria pesada al interior del parque nacional Archipiélago Juan Fernández.

El norteamericano reinició de esta forma la búsqueda de un tesoro de origen azteca —faenas iniciadas en 1998—, el que por disposición del comodoro británico George Anson habría sido enterrado hacia 1760 en el sector de Puerto Inglés, en la isla Robinson Crusoe. El organismo lo acusa de estar realizando esas actividades sin su permiso y de poner en riesgo la integridad de sitios arqueológicos protegidos.

El acuerdo fue adoptado por los consejeros del CMN en sesión del miércoles pasado, luego de analizar las respuestas que los abogados de Keiser entregaron a advertencias formuladas por ese organismo en un oficio que le enviaron el 15 de octubre pasado. En él, el secretario general, Erwin Brevis, le señalaba que ya en su última campaña de los años 2017 y 2018, cuando las excavaciones eran hechas mediante palas manuales, ya intervino sitios arqueológicos, lo que quedó en evidencia, pues los trabajos descubrieron restos de este tipo.

La misiva de octubre puntualizaba, además, que insistir ahora en sondear el lugar sin el permiso del CMN, utilizando maquinaria pesada, constituye infracciones a la ley de Monumentos Nacionales, que son castigadas con multas de 10 a 500 UTM ($496.730 a $24.836.500 en la actualidad) e incluso con la expulsión del país si el infractor es un ciudadano extranjero.

Pese a ello y fundado en una autorización que en 2012 le otorgó el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), actualizada el año pasado por ese servicio y sin la participación del CMN, el empresario inició hace un mes y medio la nueva campaña de sondajes. El consultor ambiental de Keiser, Jaime Solari, confirmó que ya han retirado unas 50 camionadas de material. “Nuestra autorización ambiental dice que solo si encontramos algo de real importancia, como el tesoro, vamos a detener la excavación y daremos la alerta. En 10 años de faenas solo hemos hallado seis fragmentos de porcelanas y botellas de origen inglés”, comentó.

Pero para el CMN, Keiser también infringió los propios términos de la Resolución de Calificación Ambiental que autorizaron esas faenas, que en su opinión lo obligaban a alertarle de cualquier tipo de esos hallazgos históricos.

Por eso, en su sesión del miércoles pasado, el organismo resolvió “solicitar al Consejo de Defensa del Estado que inicie acciones legales en su representación en contra del señor Bernard Keiser” y efectuar una fiscalización en terreno a fines de mes. Si esta revisión comprueba daños a la zona, se interpondría una denuncia penal ante el Ministerio Público.

Solari acusó un cambio de actitud del CMN, asegurando que durante la tramitación de la RCA de 2012 su interés estaba centrado solo en el posible tesoro. “Me parece una sobrerreacción, considerando la actitud que ha tenido frente al vandalismo al monumento a Baquedano durante el estallido social. Nosotros entregamos todo lo que hallamos al Museo de Historia Natural, no nos llevamos nada para la casa”, dijo.

El exsecretario del CMN Óscar Acuña también nota una mayor diligencia del organismo en este caso. “Será que perseguir los daños a monumentos públicos o históricos vandalizados por la revuelta social es más incómodo o políticamente incorrecto. Se privilegia lo que genera menos rechazo en el people meter comunitario”, comentó.

En la isla Robinson Crusoe, la concejala Elizabeth Celedón de Rodt dice que la comunidad está dividida frente a estas nuevas faenas. “El alcalde y parte de la comunidad lo apoya”, dijo. Ella, por su parte, interpuso un recurso de protección para tratar de detener las faenas, pues es crítica en el modo como el Ministerio de Bienes Nacionales y la Dirección Nacional de Conaf, a través de un convenio con Keiser, autorizaron intervenir una reserva mundial de la biósfera.

Click para comentar