-->

Escribe y presiona enter

Investigan choque de parapentistas en pleno vuelo: uno está en riesgo vital

On
Investigan choque de parapentistas en pleno vuelo

Cristian Serra es instructor de parapente hace más de 25 años y tiene una escuela de vuelo en Iquique. El miércoles, cuenta, fue un día tranquilo y primaveral en la ciudad, ideal para volar. Sin embargo, terminó de la peor manera, lamenta.

Pasado el mediodía, dos pilotos que practicaban parapente en Alto Hospicio colisionaron en el aire y se precipitaron en caída libre hasta estrellarse en la ladera del cerro Clavijo.

Uno de ellos, de nacionalidad argentina, permanece en riesgo vital. El otro, de origen indonesio, salió del hospital caminando esa misma noche.

Serra estuvo en el lugar del accidente y le practicó los primeros auxilios al piloto argentino.

Esa mañana, un grupo de argentinos y otro de diferentes nacionalidades, que se encontraban haciendo turismo de parapente, llegaron al sitio de despegue oficial de Alto Hospicio, donde también estaba Serra.

"Ambos grupos despegaron alrededor de las 11.30. Entiendo que uno de los recorridos era volar por las laderas hasta playa Brava para aterrizar", relata.

Casi 50 minutos después se enteró del accidente.

"Estábamos a dos kilómetros de distancia del lugar, cuando un trabajador de una de las canteras del sector, vio el choque y como estaba muy cerca, corrió hasta el lugar. Tomó uno de los radios de los accidentados y se comunicó bajo frecuencia, justo en la que estaba yo. Pedía una ambulancia, porque uno de los pilotos casi no tenía signos vitales. Le pedí la ubicación exacta, activé una ambulancia y me fui al lugar", dice.

Al llegar, cuenta, vio a uno de los pilotos sobre un manto de rocas. "En el impacto se golpeó muy fuerte la cabeza. La lesión más grande era en una de sus piernas, porque rompió una de las arterias. Tuve que reanimarlo, pero afortunadamente la ambulancia llegó rápido y en dos minutos lo lograron intubar. Fue tremendo" A unos metros de distancia, se encontraba el piloto indonesio.

"Cuando me acerqué no vi que tuviera lesiones visibles, solamente estaba en shock, llorando y sentado en una de las piedras que estaban ahí".

Según el relato que el indonesio le dijo a Serra, él vio al otro piloto volar cerca suyo. "Dijo que cuando se vio medio acorralado entre el cerro y la distancia en que estaban, trató de sacarse el paramente de encima, pero la vela del argentino le impactó en la cara. Da a entender que el otro invadió un poco su preferencia, que se acercó mucho. Luego del enredo ambos se precipitan".

Experiencia

Desde el Hospital Regional confirmaron que el argentino Mauricio Sirvan, de 50 años, permanecía en estado de extrema gravedad en la UCI.

Carabineros confirmó que el indonesio Boni Sori, de 39 años, regresó al hotel durante esa noche.

El instructor Hernán Figueroa, de la escuela Hernán Parapente, conoce a Sirvan desde hace más de 15 años. "Se estaba alojando en mi casa. La familia viene viajando", comenta.

Cuenta que el argentino, padre de dos niñas, que tiene un cargo de jefatura en un banco en su país, vuela desde hace unos 14 años. "Es su pasión. Viene todos los años a Iquique, menos en pandemia".

Click para comentar